Ficha de jugador: Mario Kempes

Ficha de Mario Kempes

Nombre completo: Mario Alberto Kempes Chiodi
Fecha de nacimiento: 15/07/1954
Lugar de nacimiento: Bell Ville (Córdoba) 
Nacionalidad: Argentina  
Altura / Peso: 1,87 m. / 78 Kg.
Títulos:  Campeón de CopaCampeón de RecopaCampeón de Supercup(3)

Biografía

Hablar de Mario Alberto Kempes representa para muchos hablar del mejor jugador de la historia del Valencia CF. Un delantero que marcó una época por su personalidad, velocidad, calidad, fuerza, potencia y por todo lo que significó su estancia en el club de Mestalla. Ídolo de varias generaciones, Kempes marcó goles de todas las clases: de cabeza, de penalty, de falta directa, con la zurda, con la diestra, hasta totalizar 149 goles en 246 partidos oficiales. Su escalofriante capacidad goleadora le permitió ganar dos trofeos Pichichi en España, llegando a convertirse en algo tan habitual que la prensa titulaba «No diga gol, diga Kempes». Pero su simbolismo llegó mucho más allá de Mestalla. Fue el primer campeón del mundo mientras defendía la camiseta valencianista, siendo además protagonista indiscutible de aquel primer mundial de la selección argentina en 1978 con sus dos goles en la final ante Holanda, siendo además el máximo goleador del Torneo. Un futbolista que hoy en día no tendría precio.

Pero empecemos por el principio. Mario comenzó a jugar al fútbol en las categorías inferiores de Talleres de Bell Ville, un modesto club de su localidad natal, mientras estudiaba y trabajaba en una carpintería, cuyo dueño le consiguió una prueba a los 17 años con Instituto Atlético Central de Córdoba. Marcó dos goles en menos de 15 minutos, por lo que los técnicos lo ficharon sin dudarlo un segundo. Con sus goles, Instituto se coronó campeón de la Liga Cordobesa seis años después, logrando el pase al Campeonato Nacional de 1973, marcando 78 goles en 81 partidos. Debutó en Primera en octubre de 1973 y finalizó el torneo como tercer máximo goleador. Sus delirantes cifras le permitieron debutar ese mismo año con la selección nacional absoluta y jugar el Mundial de Alemania en 1974. Ese verano, Rosario Central lo fichó a cambio de 130 millones de pesos. Allí comenzó jugando en la zona izquierda del ataque y acabó convirtiéndose en uno de los mayores devoradores del área de la Liga argentina, marcando 107 goles en 123 partidos oficiales.

Por aquel entonces el presidente del Valencia CF, Ramos Costa, perseguía la idea de crear un proyecto multimillonario en el que Rainer Bonhof se había convertido en el sueño imposible. En el verano de 1976, el club valencianista decidió prescindir de Salif Keita, y Pasieguito, buen conocedor del fútbol argentino, marchó al país sudamericano con la misión de no volver de allí sin el delantero argentino. Ante la imposibilidad de fichar al centrocampista alemán, Costa dio el visto bueno y Kempes llegó al Valencia a cambio de 300.000 dólares tras un referéndum en el que participó toda la hinchada de Rosario Central. De sobra conocido es su accidentado debut contra el CSKA de Moscú en el Trofeo Naranja y las dificultades para su adaptación en los torneos veraniegos, pero una vez empezó la competición, Kempes se desató como un huracán asombrando a los aficionados de todos los estadios de España.

Mario era un delantero alto y de figura espigada. Su melena al viento y sus medias caídas le conferían un aspecto simbólico de héroe de guerra, una especie de Atila que sembraba el pánico a su paso y ante el que los rivales apenas podían apartarse a su paso. Le marcó dos goles al Celta en su debut liguero y a partir de ese momento no dejó rival ni portería sin batir. Eran los tiempos de el «Matador», de los goles de bandera, de sus electrizantes carreras y sus disparos imparables que todos sabían que iban a acabar en gol, en primera, segunda o tercera instancia, porque cuando Kempes fallaba o el portero acertaba, insistía una y otra vez en el envite hasta conseguir su objetivo. Poco a poco se fue convirtiendo en la estrella del equipo y su imagen luciendo la senyera y marcándole dos goles al Real Madrid en la final de Copa de 1979 supuso su encumbramiento final. Su garra y coraje le habían convertido en el líder del equipo y de la afición. Para aquel entonces Mario ya era una leyenda del Valencia CF que, de pronto, se había convertido en un club universal. Llegaron ofertas de giras por América y Asia, y un prestigio internacional nunca antes conocido.

En octubre de 1980, una inoportuna lesión de hombro durante la eliminatoria de Recopa contra el Carl Zeiss Jena en Alemania Oriental pareció anunciar el final del héroe invencible. Cuando regresó, ya no era el jugador explosivo que había maravillado al mundo del fútbol meses atrás. En marzo del 81, River Plate se empeñó en su fichaje para contrarrestar la llegada de Maradona a Boca. Ofreció diez veces más de lo que le había pagado el Valencia, que accedió a su venta ante la resignación de sus aficionados. Pero su marcha apenas duró un año, porque River no pudo hacer frente a los pagos. Kempes regresaba al Valencia tras el Mundial de España 82, al mismo tiempo que Maradona aterrizaba en el FC Barcelona. Jugó en el Valencia dos temporadas más, pero ni el equipo ni él estuvieron a la altura. A pesar de todo, la afición mantuvo su admiración hacia él, consciente de que se hallaba frente al mayor ídolo de su historia. En su primer curso, el equipo estuvo a punto de descender, pero su segundo año lo empezó de forma estelar, hasta que una nueva lesión de hombro terminó su aventura en el Valencia de forma definitiva a los 30 años.

Kempes marchó del Valencia dejando tras de sí un halo de nostalgia y tristeza que tardó muchos años en curarse, demasiados. Aficionados, directivos y medios de comunicación parecían aferrarse a una imagen y una mística que ya no estaban, pero cuya trascendencia iba mucho más allá de lo normal. La crisis llevó al equipo al pozo de la Segunda División, y la gloria tardó más de una década en regresar a Mestalla. Mientras tanto, Kempes marchó al Hércules de Alicante, donde marcó 11 goles en 42 partidos hasta el descenso a Segunda, justo el mismo año que el Valencia. De Alicante partió a Austria, donde inició un largo peregrinaje por diversos equipos hasta su retirada. En 1993 volvió a Mestalla para recibir su homenaje y le marcó tres goles al PSV Eindhoven. Fue entrenador con Héctor Núñez y en diversas ocasiones se le buscó un puesto permanente en el club, pero nunca se le ofreció un puesto a la altura que realmente hubiera merecido hasta que en 2013 fue elegido embajador del Valencia CF, un puesto que lamentablemente sólo ocupó durante unos pocos meses. Para la eternidad queda este excepcional jugador que, a los 22 años llegó al Valencia, en cuyo club lograría un envidiable palmarés y en el que llegó a ser el más grande ídolo de toda su historia.

Posición

Otros equipos

Instituto, Talleres de Córdoba, Rosario Central, River Plate,  Hércules CF, First Viena FC, St. Polten, Kremser FC, Fernández  Vial, Pelita Hyatt

Récords

Más goles: RCD Espanyol (11 goles)
Más partidos: Real Sociedad (15 partidos)
Más tarjetas: FC Barcelona (3 amarillas)
Más expulsiones: Ninguna
Edad debut: 22,10 años (CSKA Moscú)
Edad 1º gol: 22,16 años (Celta de Vigo)
Edad ult. gol: 38,81 años (PSV Eindhoven)
Edad ult. part.: 38,81 años (PSV Eindhoven)

Estadísticas con el VCF

Competición:
Cambiar jugador:
Comparar con:
Temporada
Min
PJ
Tit
Sup
Cam
PG
PE
PP
Goles marcados
Asistencias
Tarjetas amarillas
Tarjetas rojas
1976-1977 3244 37 37 0 4 13 12 12 24 3 3 0
1977-1978 4660 56 56 0 10 32 11 13 48 12 2 0
1978-1979Campeón de Copa 4854 55 55 0 3 27 11 17 25 19 4 0
1979-1980Campeón de Recopa 4379 49 49 0 1 19 17 13 34 12 6 0
1980-1981Campeón de Supercup 2246 28 28 0 10 17 5 6 16 6 2 0
1982-1983 3642 45 42 3 6 13 11 21 15 6 7 0
1983-1984 2593 40 33 7 17 19 8 13 24 5 5 0
1992-1993 80 1 1 0 1 0 0 1 3 0 0 0
Total 25698 311 301 10 52 140 75 96 189 63 29 0