Ficha de partido: 17.09.1989: Real Madrid 6 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Real Madrid
Real Madrid
6 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Butragueño
7'
Míchel
10'
Toni Gomes
23'
Fernando Hierro
31'
Schuster
39'
Carlos Arroyo
44'
Descanso
45'
Javier SubiratsCarlos Zurdi
45'
Tomás GonzálezNando Martínez
45'
Schuster
47'
LlorenteMartín Vázquez
56'
SolanaFernando Hierro
66'
Míchel
71'
José Miguel Torres
72'
Hugo Sánchez
75'
Hugo Sánchez
83'
Hugo Sánchez
85'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Santiago Bernabéu
Aforo: 85.454 espectadores
Ubicación: Madrid / España 
Inauguración: 14/12/1947

Rival: Real Madrid

Records vs Real Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (13 goles)
Goleador rival: Raúl (17 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (09.06.1999)
Mayor derrota: 0 - 6 (25.12.1932)
Más repetido: 1-2 (26 veces)

Crónica

Gran entrada en Chamartín, donde se rozó el lleno. Recaudación de 38 millones y satisfacción generalizada por el gran partido del Real después de los últimos acontecimientos. Schuster recibió el premio al mejor jugador del trofeo Santiago Bernabeu. Arbitró Enriquez Negreira, que tuvo una mala actuación. Cometió errores de bulto, sobre todo la no señalización de un penalty en el minuto 3 por derribo de Boro a Butragueño. Sus jueces no le ayudaron lo más mínimo. Amonestó a Schuster, Hugo Sánchez por protestar y a Hierro y Torres por juego duro. A Torres tendría que haberle expulsado por su reincidencia a la hora de realizar entradas punibles sobre el "Buitre".

Goles: 1-0, minuto 7. Córner que saca Michel, remata Martín Vázquez y Butragueño mete el pie desviando la trayectoria del balón que se cuela en el marco. 2-0, minuto 10. Hugo Sánchez mete el pase de la muerte sobre Michel que marca de potente remate con la derecha. 2-1, minuto 23. Cesión de Hierro a Schuster, el alemán se despista y deja pasar lastimosamente el cuero, lo que aprovecha el brasileño Toni para elevar el balón sobre la salida de Buyo. 3-1, minuto 39. Falta que lanza Schuster de forma magistral con la pierna derecha, sin que Ochotorena pueda hacer nada. 3-2, minuto 45. Sensacional jugada individual de Arroyo que tras burlar con habilidad a Sanchís y a un lento Schuster supera la salida de Paco Buyo con un suave remate por alto. Un golazo. 4-2, minuto 71. Tremendo disparo de Michel con su pie enfermo, el izquierdo. El balón se cuela como un obús. 5-2, minuto 83. Centro de Michel y Hugo bate a Ochotorena con un remate raso. 6-2, minuto 86. Jugada individual de Paco Llorente por la banda izquierda que culmina centrando sobre un Hugo que fusila con la zurda.

La genialidad de esos monstruos llamados Míchel, Butragueño y Hugo Sánchez, algunas rectificaciones de Toshack en la posición de sus hombres, aun sin cambiar su polémico esquema y la bondad de un Valencia que vino a jugar al fútbol a pecho descubierto y con una defensa de chiste fueron las claves de un choque espectacular y vibrante en el que los merengues se reconciliaron con su afición. El público acabó entregado a la exhibición de unos hombres que destaparon el tarro de las esencias y que volvieron a demostrar que en fútbol al margen de los sistemas, lo que cuenta es la calidad. Y esta plantilla del Madrid la tiene por arrobas.

Espárrago vino a Madrid a jugar de tú a tú. Incluso comenzó con tres puntas que fijaban a los zagueros blancos y que obligaban a Chendo a convertirse en lateral real. Sin embargo no se pueden tener estas alegría si atrás no estás bien guarnecido. Y por ahí llegó el principio del fin para los che. Las bajas de Giner, Arias y Bossio fueron fundamentales. Les sustituyeron unos chicos que ni las olieron. Butragueño y Hugo pudieron deleitarse ante Torres, un duro cuyas entradas no sirvieron de nada y Boro. Camarasa más que un libero parecía el mejor amigo de Toshack, dispuesto siempre a demostrar que con su sistema el Real Madrid puede crear infinidad de ocasiones de gol. Llegaron dos tantos en los primeros diez minutos que ya se convirtieron en una pesada losa para un Valencia que aun así siguió luchando con la guardi alta.

Los valencianistas tienen hombres de calidad y pudieron reaccionar antes del descanso. A ello contribuyó mucho la lentitud de un Schuster que puede tener problemas como líbero ante rivales encopetados. El alemán marcó un gol de bandera pero su intervención en los tantos valencianistas que dejaron las espadas en alto en el descanso, dejó mucho que desear.

El espectáculo, con dos equipos abiertos, era impresionante. Pero en la reanudación el Real Madrid hizo valer su mayor peso específico y su gran acierto a la hora del remate. La alegría de los levantinos permitió que aun manteniéndose el sistema Toshack, las llegadas blancas a puerta fueran constantes. Un aspecto determinante fue el retorno de Chendo al lateral, en tanto que Sanchís se situaba como eje por delante de la zaga, lo que daba más claridad de ideas a la hora de crear juego. Además, Butragueño actuó esta vez un poco más adelantado, cerca de Hugo en tanto que Míchel, con total libertad dio todo un recital como queriendo demostrar que la fascitis no le va a impedir seguir actuando a un gran nivel. El partido de Míchel con dos goles, un tiro al poste e intervención en los momentos decisivos fue para filmarlo en vídeo y deleitarse hora tras hora.

En la última media hora la entrada de un centelleante Paco Llorente, que se movió por la banda izquierda como pez en el agua fue igualmente fuendamental para aprovechar los muchos huecos creados por el rival y sellar una goleada que aleja los fantasmas de Chamartín y que permite a Toshack un gran respiro después de haber sufrido las primeras críticas. La virtud blanca fue la de mantener un tono constante de juego aun con las dificultades planteadas por los valencianistas en algunos momentos. Ni siquiera influyeron los cambios posicionales realizados en la segunda parte cuando Sanchís pasó al centro de la defensa, Chendo volvió a ser pivote y Solana se situó como lateral. El Real Madrid mantuvo su ritmo y ayudado por la candidez de un rival noble acabó el partido entre ovaciones. Esta vez sí hubo espectáculo y del bueno.