Ficha de partido: 25.10.2015: Atlético de Madrid 2 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

At. Madrid
At. Madrid
2 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Shkodran Mustafi
15'
Paco AlcácerRodrigo Moreno
23'
Jackson
31'
Carrasco
40'
Descanso
45'
Carrasco
52'
Dani Parejo
52'
Zakaria BakkaliDani Parejo
55'
Fernando TorresJackson
57'
Enzo Pérez
64'
OliverCarrasco
67'
Paco Alcácer
71'
Juanfran
80'
Pablo PiattiEnzo Pérez
80'
CorreaGriezmann
81'
André Gomes
84'
Correa
86'
Gabi
93'
Final del partido
94'

Estadio



Nombre: Vicente Calderón
Aforo: 54.851 espectadores
Ubicación: Madrid / España 
Inauguración: 02/10/1966

Rival: At. Madrid

Records vs At. Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (16 goles)
Goleador rival: Luis Aragonés (12 goles)
Mayor victoria: 9 - 1 (13.09.1936)
Mayor derrota: 0 - 5 (10.11.1985)
Más repetido: 1-1 (20 veces)

Crónica

El Valencia cayó derrotado ante el Atlético de Madrid en el Vicente Calderón por 2-1. Un resultado engañoso a tenor de los méritos obtenidos por unos y otros, ya que el equipo de Nuno, que fue un absoluto desastre a nivel táctico, fue arrollado en la primera mitad por un Atlético intenso y luchador, que superó en todo momento a los jugadores valencianistas, que deambulaban por el campo con una actitud tremendamente indolente. Porque la propuesta del conjunto rojiblanco fue potente de principio a fin, por la manera en la que manejó, movió y jugó con la pelota, por su despliegue hacia el ataque y por ambición. El gol de penalty de Alcácer, en la única única ocasión valencianista, añadió algo de emoción a una derrota muy merecida.

No se guardó nada el Atlético, con combinaciones y paredes por todos los lados, con efectos primero inquietantes y después demoledores para su rival, achicado con el paso del tiempo, más allá del 2-1 anotado en el minuto 71 y de más amagos que ocasiones del Valencia en los instantes finales y con un marcador apretado. Mucho mérito ante el Valencia, un equipo que midió el partido desde el orden, la concentración y la consistencia, pero derribado más allá de la media hora, después de muchos minutos de resistencia y contundencia atrás, hasta que un balón dividido premió al Atlético y al colombiano Jackson Martínez, favorecido en dos lances seguidos.

En el primero, el alemán Mustafi no logró despejar un balón llovido ante el acecho del ariete; el segundo tampoco lo manejó el brasileño Santos, ya con vía libre para Jackson, que definió como lo que es, un delantero de alto nivel, con sutileza, raso y junto al poste, engañado ya Jaume Domenech, vencido hacia el otro lado. Era el minuto 31, el principio del fin para el Valencia y el impulso definitivo para un estupendo Atlético, apabullante ya camino del descanso para su rival, arrinconado por los continuos golpes ofensivos del equipo local, dos en menos de un minuto, el 34, el primero salvado por Domenech; el segundo por Gayá bajo la línea.

El siguiente fue el 2-0, en el minuto 40. Un golazo que peleó, fabricó y culminó el belga Yannick Carrasco, cuya evolución en el Atlético ha tomado velocidad de crucero, la misma con la que se desenvuelve él, un extremo valiente, que encara sin miedo. Fue aclamado cuando salió del campo superada ya la hora de encuentro. Mucho antes, protagonizó toda la jugada del segundo gol. Desde que robó la pelota en un costado, desde que transitó desde la banda hacia dentro, desde su conducción, un quiebro imparable y un ajustado tiro raso, al borde del área, hasta la celebración del 2-0.

Ya no había rastro del Valencia, superado en cada sector del campo, sin capacidad de respuesta, limitado en toda la primera parte a un par de acercamientos, uno de ellos de Rodrigo Moreno, fuera del partido por lesión y retirado en camilla del campo en el minuto 23, y doblegado con rotundidad al descanso, sin matices y sin ocasiones. Un partido incontestable del Atlético, liderado por la pelota, por un juego de alto nivel, por su mejor encuentro de la temporada y continuado en el inicio de la segunda mitad, sin ninguna discusión sobre el ganador hasta que un penalti del uruguayo Godín a Mustafi, transformado por Paco Alcácer, alteró el control de los locales.

Un lapsus efímero y una prueba de carácter para el Atlético, también cumplida con nota, porque también demostró personalidad cuando el marcador y el Valencia apretaban en el tramo final, cuando debía soportar una inquietud impensable muchos minutos antes.