Ficha de partido: 01.09.2002: RCD Mallorca 0 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

RCD Mallorca
RCD Mallorca
0 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Gonzalo De los SantosAsist: Francisco Rufete
10'
Curro Torres
34'
Lozano
44'
Descanso
45'
Kily GonzálezVicente Rodríguez
53'
Rubén Baraja
56'
Miguel Ángel AnguloJohn Carew
60'
GüizaNovo
61'
Salva BallestaFrancisco Rufete
79'
Francisco SolerLozano
83'
Turu FloresPandiani
83'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Iberostar Estadi
Aforo: 23.142 espectadores
Ubicación: Palma de Mallorca (Baleares) / España 
Inauguración: 1999

Rival: RCD Mallorca

Records vs RCD Mallorca

Máximo goleador: Silvestre Igoa (7 goles)
Goleador rival: Ninguno
Mayor victoria: 8 - 0 (07.05.1950)
Mayor derrota: 0 - 4 (19.02.1961)
Más repetido: 1-0 (10 veces)

Crónica

Empezar la temporada con una victoria es lo que mejor que le puede suceder a un equipo y lo que todos los entrenadores sueñan en los días anteiores. Se sabe que el triunfo es el mejor bálsamo para restañar las heridas y para eliminar cualquier duda. El Valencia comienza el nuevo curso al igual que despedió el pasado: sumando los puntos, ganando y siendo los centrocampistas los encargados de marcar los goles. Mejor imposible. La victoria frente al Mallorca sirve para despejar las incógnitas que dejaron las dos derrotas consecutivas ante el Dépor en la Supercopa, y, al mismo tiempo, para percatarse de que se mantienen intactas las virtudes y los defectos que condujeron a este equipo discreto y trabajador a ser campeón.

No es extraño que así suceda, ya que se mantiene al mismo entrenador y a la misma plantilla, sin bajas y sin altas. Durante las jornadas previas al inicio de este campeonato se reclamaban fichajes, pero si todo sigue igual, al final tendrán razón quienes dicen que no es necesario gastarse el dinero, ni con un delantero, que es lo que mayoritariamente reclaman los aficionados para este equipo. Claro, no siempre se tendrá de adversario a un Mallorca en fase de composición, donde su entrenador, Gregorio Manzano, posee serias dificultades para alinear un equipo con garantías. En las horas previas a enfrentarse al Valencia perdió a Luque y con anterioridad a Eto´o e Ibazaga por lesión. Demasiadas ausencias para un conjunto que pretende mantenerse en la elite del fútbol español, aunque no desmerecen en nada al Valencia, que ha sabido ganar en un campo que por lo general se le resistía y, ya se sabe, para ser campeón hay que sumar los puntos cuando las ocasiones son propicias.

Rafa Benítez suspendió el entrenamiento del sábado porque sus jugadores no lo afrontaron con la predisposición que era de esperar. Para unos, el gesto de Benítez iba dirigido a llamar la atención de sus profesionales y hacerles ver que una nueva singladura se iniciaba y que la anterior ya es historia, por bonita que sea. Para otros, el comportamiento del entrenador servía para ponerse la venda antes de la herida, es decir, buscaba un gesto de antemano para justificar una posible derrota ante el Mallorca que al final no se produjo.

Sea cual fuese la intención de Rafa Benítez, el Valencia tuvo ante el Mallorca un buen comportamiento y sin estar a la altura que se le puede exigir sumó los puntos con autoridad y máxime cuando dio una impresión clara de superioridad en los noventa minutos. De entrada, Rafa Benítez no sorprendió a nadie con su planteamiento dado que estaba en sintonía con el que ya utilizó en la pasada temporada, donde destaca el doble pivote que suele actuar en el centro del campo y que en esta ocasión, fruto de las circunstancias, estuvo integrado por Baraja y De los Santos, dos jugadores de distintas características y, también, de desigual rendimiento.

Este hecho sirvió, al menos en el primer tiempo, para sujetar por completo al adversario, al que dejó en constante evidencia a pesar de que el cuadro valenciano no se vio obligado a rendir a un alto rendimiento, quizás también porque sus fuerzas a estas alturas de la temporada aún están lejos de alcanzar su máximo nivel. Durante los primeros 45 minutos, de seis lanzamientos a puerta el cuadro valencianista obtuvo el rendimiento de lograr un gol, precisamente marcado por De los Santos, un jugador que no se caracteriza por ser eficaz de cara a la puerta adversaria, pero este hecho también venía a indicar que el Valencia es una continuidad del pasado, tanto en lo bueno como en lo malo y, por esta razón, sabe rentabilizar el esfuerzo ofensivo de los jugadores que no suelen cobrar por marcar goles, como fue en esta ocasión el citado De los Santos.

El lado más negativo del cuadro de Benítez fue la banda derecha, donde Curro Torres fue incapaz de frenar a Riera, el mejor jugador mallorquín. En varias ocasiones le tomó con claridad la espalda y no sólo se conformó con ello, también realizó precisos centros al punto de penalti, donde en una ocasión Pandiani estuvo a punto de marcar, pero su remate de cabeza dio en el palo cuando el árbitro se disponía a señalar el final del primer tiempo, donde el Valencia dominó como lo hizo hasta el final.