El 18 de julio de 1936, en plena pretemporada, estalló la Guerra Civil Española y con ella, se produjo la desaparición paulatina de la actividad futbolística en España. El calendario de la Liga estaba preparado, a falta de fechas. Se conocían todos los enfrentamientos de los clubes. El Valencia debía enfrentarse en la primera jornada al Hércules en tierras alicantinas, y en la última, al Barcelona en Les Corts. El primer equipo que iba a visitar Mestalla iba a ser el Athletic Club de Bilbao, pero nunca lo hizo. Así pues, no se pudo iniciar esta Liga de la temporada 1936-1937 y quedó suspendida.

Pocos cambios en la plantilla
Al finalizar la temporada 1935-1936, el Valencia FC había iniciado las gestiones oportunas para configurar su plantilla de cara a la siguiente campaña. Después de haber jugado durante dos temporadas en el Valencia, Gaspar Rubio fichó por el Athletic de Madrid, aunque posteriormente volvería a Valencia cedido al Levante. Aquel año, el conjunto valencianista únicamente realizó dos nuevas contrataciones: la de Martínez Catalá, procedente precisamente del Levante FC, y la de Ferrando, delantero del Gimnástico FC. En agosto de 1936, el Valencia presentó en la Federación Española de Fútbol la relación de jugadores con contrato en vigor que, sin embargo, nunca llegaría a disputar ninguna competición oficial.

La incautación del Valencia FC
Con el inicio de la guerra, el Valencia FC fue confiscado por el personal de oficinas, acomodadores y técnicos del sindicato CNT-UGT. Sin embargo, el club estuvo rápido de reflejos y situó a jugadores y técnicos en el Comité de Dirección formado a tal efecto, lo que permitió su preservación identitaria. El 13 de agosto de 1936, en asamblea convocada por el Sindicato de Espectáculos Públicos de la CNT-UGT y celebrado en el Gran Teatro de la calle Marqués de Sotelo (luego cine Rex), quedó constituida la comisión gestora del club valencianista, siendo elegido presidente José Rodríguez Tortajada, que ejercería este cargo durante la Guerra Civil. Tres años en los que la entidad valencianista, lejos de esconderse de las bombas, multiplicó su actividad social y deportiva y se mantuvo como uno de los elementos claves para sostener la armonía cotidiana entre la sufrida población civil.

Durante el mes de agosto, la Comisión Gestora del Valencia FC admitió socios deportivos sin cuota de entrada, y el 20 de ese mismo mes fijó el precio de los abonos para la temporada 1936-1937: 5 pesetas al mes para socios deportivos y 3 pesetas al mes para infantiles y asociados. Entretanto, la Federación Valenciana de Fútbol también había sido incautada por el Sindicato. La primera medida fue deponer del cargo a su presidente, Antonio Cotanda, y a su comité provincial, para formar un nuevo comité ejecutivo presidido por Rienzi Barroso, que tomó posesión el 26 de septiembre de 1936.

El fútbol no se detiene en la región valenciana
Inicialmente, la actividad futbolística no decayó en Valencia a pesar de la guerra, como demuestra la celebración de varios partidos de pretemporada. El 22 de agosto, el Valencia jugó su primer partido durante la guerra contra el Levante en Mestalla (2-3), partido a beneficio de las Milicias Populares que iban a luchar en el frente. El 28 de agosto, derrotó al Gimnástico en su feudo (1-2) y el 6 de septiembre, repitió victoria ente el mismo rival (5-1) en Mestalla.

Después de disputar un par de amistosos contra la selección de Castilla-La Mancha, jugados en el Stadium de Albacete los días 9 y 11 de septiembre a beneficio de la Asistencia Pública, el Valencia acordó con el Athletic Club de Madrid la disputa de un partido amistoso, con el objeto de recaudar fondos para atender a los combatientes en el frente y a sus huérfanos. Este encuentro se jugó el 13 de septiembre en Mestalla. El 28 de septiembre, el Valencia FC jugó ante la SC Ruzafa el último partido amistoso de pretemporada en Mestalla, consiguiendo una abultada victoria por 6-2.

La guerra seguía causando estragos en muchas zonas del país, y los campeonatos en varias zonas habían sido suspendidos. El 27 de septiembre, Ricardo Cabot Montalt, secretario de la Federación Española de Fútbol, se desplazó el 27 de septiembre a Valencia con el propósito de negociar la incorporación del Madrid FC y el Athletic de Madrid al Campeonato Superregional valenciano, convencido de que la Federación Valenciana, presidida por Antonio Cotanda, daría su consentimiento. Sin embargo, se encontró con que la Federación había sido incautada y el nuevo Comité desestimó la participación de los equipos madrileños en la competición valenciana. Posteriormente, el señor Cabot negoció, también sin éxito, la inclusión de los equipos madrileños en la Liga Mediterránea y en la Liga Catalana.

Comienza el Campeonato Superregional y se suspende la Liga
El 4 de octubre de 1936, el mismo día que comenzó el Campeonato Superregional valenciano, la Federación Española de Fútbol, a través de su secretario general, Ricardo Cabot, había comunicado oficialmente la suspensión de los Campeonatos Nacionales de Liga y Copa de España.

El Valencia llegó a jugar el Campeonato Superregional donde se proclamó campeón con 13 puntos. En este campeonato jugaron seis equipos: Valencia FC, Hércules, Murcia, Levante, Gimnástico y Cartagena, aunque no todos los equipos pudieron jugar todos los partidos. El Valencia jugó nueve encuentros, de los que ganó 6, empató 1 y perdió 2. Consiguió 28 goles a favor y 15 en contra.

Valencia, capital del gobierno republicano
En octubre de 1936, Valencia se convirtió en la capital del Gobierno de la República, ante el avance de las fuerzas nacionales hacia Madrid. Esta medida alteró la vida de la ciudad y sus habitantes, que vieron aumentar considerablemente su población con la llegada del personal político y administrativo, de las delegaciones diplomáticas extranjeras, de los corresponsales de prensa y de los observadores políticos. Valencia dejó de ser la capital de la República el 31 de octubre de 1937, momento en que el Gobierno se trasladó a Barcelona.

Valencia y Barcelona inauguran el año 1937
Una vez finalizado el Campeonato Superregional, que concluyó poco antes de las Navidades de 1936, el Valencia FC y el FC Barcelona disputaron dos partidos amistosos, con los que se inició deportivamente el año 1937. El primer partido se disputó el 3 de enero en Les Corts, y los catalanes se impusieron por 5-3 en un encuentro marcado por la lesión de Iturraspe y la expulsión de Bertolí. Una semana más tarde volvieron a enfrentarse ambos equipos en Mestalla, con nueva victoria azulgrana por 2-3.

La creación de la Liga Mediterránea y la Copa de la España Libre
Mientras se celebraban estos encuentros amistosos, directivos y autoridades locales cerraron el acuerdo para organizar una Liga Mediterránea de fútbol, en la que se enfrentaron equipos valencianos y catalanes. El campeón de esta Liga fue el Barcelona, y el Valencia se clasificó en cuarto lugar. Los cuatro primeros clasificados obtuvieron el pasaporte para jugar la Copa de la República, pero el Barcelona no participó al salir de gira por América, por lo que participó el Levante, que derrotaría al Valencia en la final. Los partidos se jugaron entre junio y julio de 1937.

Un Campeonato Regional inconcluso
Una vez finalizadas las competiciones reseñadas, se reanudaron los partidos amistosos de tipo benéfico, en los que el Valencia se enfrentó a diversos equipos de la región. A pesar de que la guerra se iba extendiendo hacia la zona de Levante, de que cada vez resultaba más costoso desplazarse de un lugar a otro y de que los terrenos de juego comenzaban a estar en unas condiciones deplorables, el 17 de octubre de 1937 arrancó una nueva edición del Campeonato Regional valenciano, que resultó caótica. De hecho, el torneo finalizó el 1 de diciembre, quedando por jugarse cuatro partidos. Los equipos participantes fueron Valencia, Levante, Gimnástico y Sueca.

El final de la actividad futbolística
A la finalización de este campeonato estaba previsto el comienzo de la segunda Liga del Mediterráneo. Sin embargo, el frente republicano quedó cortado el 15 de abril de 1938, al llegar las tropas nacionales a Vinaroz. En consecuencia, desde mediados de 1938, en Valencia únicamente se celebraron algunos encuentros amistosos de forma esporádica, que muchas veces se suspendían antes de finalizar debido a los bombardeos que caían sobre la ciudad. De este modo, la actividad futbolística fue desapareciendo paulatinamente hasta ser inexistente.


Campeonato Superregional

A pesar de la guerra que se había declarado dos meses y medio atrás, el Campeonato Superregional arrancó el 4 de octubre de 1936, con la participación de Valencia FC, Levante FC, Gimnástico FC, Hércules FC, Murcia FC y Cartagena FC. Después de una segunda vuelta espectacular, el club valencianista se proclamó campeón de un torneo que se caracterizó por su irregularidad, ya que el Cartagena únicamente disputó tres partidos, y solamente uno contra el Valencia.

El Valencia jugó un total de nueve encuentros, de los que ganó seis, empató uno y perdió dos. Anotó 28 goles, 15 de ellos obra de Amadeo, y encajó 15. La competición no se resolvió hasta la última jornada, en la que el Valencia derrotó al Gimnástico en Mestalla por 1-0. El equipo debutó en la competición precisamente frente al Cartagena en Mestalla, con victoria local por 4-1. La alineación valencianista fue la siguiente: Antolí, Melenchón, Juan Ramón, Bertolí, Iturraspe, Conde, Doménech, Goiburu, Amadeo, Calatayud y Arín.

En la cuarta y quinta jornada, el Valencia fue vapuleado de forma consecutiva por el Murcia, en La Condomina (5-1), y por el Hércules en Mestalla (2-5). En este partido, disputado el 7 de noviembre de 1936 bajo el arbitraje de Tamarit Falaguera, llegó al descanso con un claro 1-3 favorable a los visitantes. Amadeo anotó el tanto valencianista, mientras que Aparicio y Blázquez (2) marcaron por parte de la escuadra blanquiazul. En la segunda mitad, Amadeo volvió a ver portería, pero dos goles más de Cervera y Tormo establecieron el resultado definitivo.

Tras las dolorosas derrotas encajadas ante murcianos y alicantinos, el Valencia inició frente al Levante en el campo del Camino Hondo (1-5) una remontada memorable que le llevaría a conquistar el Campeonato, ya que logró la victoria en los tres partidos restantes, con resultados muy favorables: 7-0 ante el Murcia, 0-3 en Bardín contra el Hércules y 1-0 contra el Gimnástico en el último partido del torneo que, a la postre, le daría el título de campeón, tres temporadas después, el 20 de diciembre de 1936. El equipo valencianista jugó aquel partido con Antolí, Villagrá, Juan Ramón, Bertolí, Iturraspe, Conde, Doménech, Goiburu, Amadeo, Calatayud y Richart.

Liga del Mediterráneo

Resuelto el Campeonato Superregional que ganó el Valencia FC a finales de 1936, y cerrado el acuerdo entre los clubes valencianos y catalanes, se abrió el telón de la nueva Liga Mediterránea. Valencia FC, Gimnástico FC, Levante FC, Hércules FC, FC Barcelona, CD Español, Gerona FC, CD Granollers, CD sabadell y Badalona FC eran los equipos que se iban a enfrentar inicialmente en esta novedosa competición. Pero tanto Sabadell como Badalona se retiraron del campeonato antes de su comienzo. Por su parte, el Athletic de Castellón ocuoó la plaza dejada por el Hércules, debido a la carencia de medios económicos y a la ausencia de alguno de los futbolistas alicantinos.

El equipo ganador de la competición fue el FC Barcelona, con 20 puntos. El Valencia quedó clasificado en cuarto lugar, con 17 puntos. De los 14 partidos disputados, el Valencia ganó 7, empató 3 y perdió 4, marcando 32 goles y encajando 23. Los cuatro primeros clasificados de esta competición, obtuvieron el pasaporte para pugnar por la Copa de la República.

El Valencia utilizó en este campeonato un total de 21 jugadores, muchos de los cuales fueron fundamentales para el club, tanto antes, como después de la guerra. El madridista Lecue jugó los dos últimos partidos con el equipo valenciano y consiguió dos goles. El primer once que debutó en esta liga, ante el Barcelona el 31 de enero de 1937 en Les Corts, fue: Antolín, Melenchón, Juan Ramón, Bertolí, Iturraspe, Conde, Doménech, Goiburu, Vilanova, Amadeo y Richart.

En el último partido, disputado contra el Español el 2 de mayo de 1937 en Mestalla, el Valencia privó con su victoria al equipo catalán del título, que fue a parar a las vitrinas del Barcelona. El equipo que participó en este último partido fue el formado por: Antolín, Villagrá, Juan Ramón, Bertolí, Iturraspe, Conde, Doménech, Goiburu, Amadeo, Richart y el madridista Lecue. Los goleadores valencianistas en la Liga del Mediterraneo fueron: Vilanova (11 goles), Goiburu (7 goles), Amadeo (5 goles), Richart (4 goles), Lecue (3 goles), Aparicio y Doménech (1 gol).

Copa de la España Libre

Como decíamos anteriormente, los cuatro primeros clasificados en la Liga Mediterránea lograron el acceso a la Copa de la República, también conocida como Copa de la España Libre. Por lo tanto Barcelona, Español, Gerona y Valencia fueron los equipos que inicialmente iban a pugnar en este torneo. Sin embargo, la renuncia del FC Barcelona a participar, al emprender una gira por México y Estados Unidos, permitió al Levante ocupar su puesto, en condición de quinto clasificado de la Liga Mediterránea.

La Copa de la República se jugaría en formato de liguilla, tras la cual los dos primeros clasificados disputarían la final. La competición comenzó el 6 de junio de 1937 y concluyó el 15 de julio de 1937, con la disputa de la final entre el Valencia y el Levante. En la jornada inaugural del torneo, el Valencia derrotó al Español en Sarriá por 0-2, con la siguiente alineación: Antolín, Alepuz, Juan Ramón, Bertolí, Iturraspe, Arín, Doménech, Goiburu, Vilanova, Mateo y Richart. Sin embargo, el Levante se postuló como favorito para alzarse con la Copa, después de vencer al Valencia en Mestalla, en la segunda jornada, por un contundente 0-4.

En la tercera jornada, el Valencia logró un empate (1-1) ante el Gerona en el estadio de Montilivi, y de vuelta en Mestalla, le endosó una goleada al Español en Mestalla (5-1) en el partido correspondiente a la cuarta jornada. En el siguiente partido, disputado en Vallejo el 4 de julio de 1937, el Levante volvió a vapulear al Valencia por 5-2. El último partido de la liguilla debía jugarse el 11 de julio en Mestalla, pero la Dirección General de Seguridad aplazó el encuentro, que terminó jugándose cuatro días más tarde. El empate a dos frente al Gerona otorgó al Valencia el pase a la final de la competición, al presentar mejor goal average que el Español, con el que había empatado a puntos.

El 18 de julio de 1937, cuando se cumplía justo un año del inicio de la Guerra Civil española, se disputó la final de la Copa de la República en Barcelona, en el campo de Sarriá, también llamado por aquel entonces Casa Rabia, aunque con una escasa asistencia de público. La final resultó un encuentro muy entretenido, en ocasiones bronco, en el que resultaron expulsados Juan Ramón, por el Valencia, y Martínez Catalá, por el Levante. Al final, el Levante logró la victoria por 1-0 con un gol de Nieto en el minuto 78 de partido.

Reseñar que el Gimnástico cedió a sus futbolistas Nieto, Tarín y Fraison al Levante para esta competición, una acción que constituyó la primera muestra pública de los deseos de fusión por parte de ambos clubes, que se materializaría en agosto de 1939. Tras la guerra, el régimen franquista declaró nulos todos los títulos deportivos obtenidos durante la contienda en la zona republicana, y dejó sin reconocimiento a los equipos campeones. Una iniciativa parlamentaria para la rehabilitación de este título fue estudiada en 2009 por la Federación Española de Fútbol, pero fue rechazada por su asamblea tras un informe desfavorable del Centro de Investigaciones de Historia y Estadística del Fútbol Español en el que se alegaba que este torneo no puede ser considerado oficial.

Plantilla durante la Guerra Civil (1936 a 1939)

Presidente José Rodríguez Tortajada
Entrenador Andrés Balsa
Porteros Antolín, Cano
Defensas Alepuz, Juan Ramón, Melenchón
Medios Bertolí, Blasco, Iturraspe, Lelé, Tonín Conde, Villagrá
Delanteros Amadeo, Arín, Doménech, Ferrando, Ferrer, Goiburu, Martínez Catalá, Richart, Vilanova

0
0
0
s2sdefault