Ficha de partido: 04.02.1990: Cádiz CF 0 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Cádiz CF
Cádiz CF
0 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Nando MartínezAsist: Lubo Penev
16'
Descanso
45'
ArteagaMontero
62'
Fernando Gómez
62'
RomoPoli
62'
Miguel Ángel BossioTomás González
73'
Emilio FenollEloy Olaya
78'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Ramón de Carranza
Aforo: 15.500 espectadores
Ubicación: Cádiz (Cádiz) 
Inauguración: 03/09/1955

Rival: Cádiz CF

Records vs Cádiz CF

Máximo goleador: Fernando Gómez (5 goles)
Goleador rival: Mágico González (5 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (06.05.1967)
Mayor derrota: 0 - 2 (08.12.1991)
Más repetido: 1-1 (3 veces)

Crónica

Flojísima entrada en el Ramón de Carranza, ya que sólo se decidieron a ir al estadio doce mil espectadores. La recaudación, flojita, flojita, dos millones setecientas cincuenta mil pesetas. La característica más reseñable es que el partido se jugó con fuerte viento a lo largo de los 90 minutos, teniéndolo en la primera mitad a favor del Valencia y, como es lógico, después el Cádiz. El respetable marchó descontento aunque entendió la derrota tras ver el pobre juego de los locales y la casi exhibición de un Valencia, que se llevó los dos puntos vitales en sus aspiraciones. Desde el minuto 55 se jugó con luz artificial.

Arbitró Soriano Aladrén, perteneciente al Colegio Castellano-Leonés. Lo cierto es que el trencilla internacional no tuvo el más mínimo problema, que el encuentro se disputó en medio de la máxima deportividad. No tuvo n cesidad de mostrar tarjeta alguna y aunque sus jueces de línea no estuvieron muy finos, el público no protestó ninguna de sus decísiones.

Goles: 01-, minuto 16. Internada de Penev, dribla a Barla y su perfecto centro es rematado por Nando. 0-2, minuto 69. Barullo ante la meta local, remata Fernando, rechaza Szendrel y el propio Fernando, ante el despiste del meta local, lo envía a placerf al fondo de las mallas.

El Valencia no ha tenido que esforzarse mucho para vencer a un Cádiz diezmado por las bajas en un partido aburrido donde la superioridad valenciansa se impuso netamente. Los blancos controlaron a los locales durante la primera parte con muchas serenidad implantando la superioridad técnica de sus hombres y sin esforzarse mucho ha esperado las jugadas dedafortunadas del equipo local para plantarse sin mucho esfuerzo ante los dominios de Szendrel. En cambio el Cádiz


tantas veces llegó a la meta valenciana lo hizo de forma torpe y nervioso; sólo las jugadas de Mágico dieron alguna sensación de categoría. Tras el gol valenciano se produce una espléndida jugada de Mágico y el remate de Montero obliga a Ochotorena a desviarlo a córner en felina estirada en el minuto 30, y dos minutos más tarde, de nuevo paradón del meta valenciano a falta lanzada por Mágico. Estas fueron las dos claras Ocasiones y unicas de todo el partido que tuvo el Cádiz.

En la segunda parte el Valencia daja hacer el desastre reforzando algo más su zaga y como en la primera Penev y Toni se mantuvieron atentos a çualquier desliz de los amarillos. En el minuto 60 un trallazo de Eloy lo rechazó el travesaño. Conseguido el segundo gol el Cádiz se muestra ya impotente y el Valencia incluso gozó de algunas ocasiones para haber aumentado.

Lo cierto es que poco se podía esperar de los hombres de David Vidal que, marcados por las ausencias, no supieron ni pudieron dar sensación de equipo en noventa minutos. ¿Y el Valencia? Si nos hemos de regir por lo visto en el estadio gaditano, lo cierto es que los hombres de Víctor Espárrago, viejo conocido de la afición amarilla, son serios aspirantes al título de Liga. Penev encandiló en Cádiz y demostró que es uno de los foráneos que juegan en esta competición que más van a destacar. Incluso hubo algún conato de aplauso para este búlgaro que ocasionó a la defensa local más de un temblequeo porque cada internada de Lubo constituía todo un peligro. En fin, que el Cádiz suma dos negativos que le colocan en una situación más que delicada, pero ante rivales como el de ayer tarde, poco más pueden hacer los de David Vidal. Eso sí, nadie les negará que cada domingo se dejan la piel en el campo.