Ficha de partido: 23.11.1975: Valencia CF 0 - 0 Sporting de Gijón

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
0 - 0
Sporting Gijón
Sporting Gijón

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Descanso
45'
Salif KeitaRafael Barrero
45'
HerreraFanjul
75'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Sporting Gijón

Records vs Sporting Gijón

Máximo goleador: Vicente Seguí (7 goles)
Goleador rival: Quini (13 goles)
Mayor victoria: 8 - 0 (29.11.1953)
Mayor derrota: 1 - 6 (08.04.1923)
Más repetido: 1-1 (15 veces)

Crónica

Hoy tocaba la de arena, y el Valencia flamante vencedor en la anterior jornada de Liga en Zaragoza y que esperaba afianzar su clasilicación con el partido de hoy y los próximos, animado por aquel triunfo, ha visto perder esta tarde, en su propio campo, y ante su hinchada, el único positivo que tenía, liquidando esta, cuenta y dejándola a cero. Se ve que a los «merengues» no les van las interrupciones que en la Liga producen los partidos internacionales. En otra ocasión similar, en octubre, a raíz de aquel fenomenal éxito que tuvo en Las Palmas, le ocurrió tres cuartos de lo mismo. Habrá que pensar que su ritmo se ve cortado con estas interrupciones en la Liga. Pero el caso concreto es que hoy no puede apelarse más que a sus propios deméritos la razón de este empate que ha sufrido ante el Gijón.

Un empale que queda como buen resultado para lo que el juego ha sido y para el mejor fútbol que practicó el Gijón én la primera parte. En cambio, en la segunda, fue al revés, el Valencia, llevó la pauta del juego, puso mucho más interés, pero no consiguió romper la buena defensiva gijonesa, y en definitiva quedó la cosa en un empate a cero, que de nuevo ha vuelto a producir una cierta desilusión en la hinchada que está viendo que no puede depositar gran confianza en este Valencia actual.

El Gijón con un planteamiento flexible, un 4-3-3 como el del Valencia, pero con más penetración en su delantera compuesta por Quini, Churruca y Ferrero, que permutaban frecuentemente de posiciones, se mostró más inquietante que el conjunto «merengue» en la primera parte. El dominio territorial ejercido por los blancos no tenían ninguna efectividad porque la defensa asturiara bien desplegada en torno a su área, cortaba en flor todos sus intentos, y el ex-portero del Valencia, Abelardo, apenas sí tuvo que intervenir en unas cuantas ocasiones. Por el contrario, las incursiones de Quini, Churruca y Ferrero, supusieron más peligro para el marco de Basauri, que vio lanzar contra él cuatro saques de esquina en situaciones de cierto peligro. El Valencia no acababa de enderezarse ni siquiera por el esfuerzo desplegado por hombres acometedores como Barrachina y Cordero, en la defensa, y Claramunt en la media. El ataque, en una palabra, no funcionó.

En la segunda parte, con el cambio de Keita que sustituyó a Barrero, mejoró un poco la acción ofensiva del equipo, que de todas maneras se desenvolvió con más actividad y mayor vivacidad que lo hiciera en la fase anterior. Esto originó un continuo ataque del Valencia, mientras el Gijón sacrificaba sus aspiraciónes ofensivas para dedicarse casi exclusivamente a contener y defender, a veces con una gran acumulación de hombres ante su área en situaciones conflictivas ante ella. El Valencia tuvo una buena oportunidad a los ocho minutos cuando escapó rápidamente y por el centro Sancayetano, y fue objeto de una falta, un «penalty» que Guruceta pasó por alto ganándose una bronca por parte del público. Siguió la presión valencianista con intermitencias, pero su juego carecía de claridad, y sobre todo, de verdadera penetración.

Hubo un par de ocasiones peligrosas para Abelardo, sobre todo, por producise cerca de la puerta, pero los delanteros blancos no tuvieron visión clara de la jugada y esos lances ocurridos a los 13, 20 y 35 minutos, tampoco dieron resultado. A los 38 minutos, Sancayetano fue objeto de una falta fuera del áréa de penalty y el tiro indirecto fue malogrado por Cordero al chutar mal. En los últimos instantes, con cierta emoción por la posibilidad de que el Valencia lograra lo que buscaba, ese gol que le diera una victoria difícil, no se produjo y quedó la cosa en un empate al que no se le pueden poner pegas. Ha sido el mejor resultado que podía darse dado lo poco que hizo uno y lo bien que lo defendió el conjunto asturiano.

Volvemos, pues, a estar en ese eterno compás de esperar en cuanto al Valencia, si se rehace o no. El encuentro de hoy no ha sido nada satisfactorio en bloque, dejando una impresión mortecina en cuanto a las posibilidades del equipo local. Por el contrario, el Gijón ha causado buena impresión, con una defensa muy acertada y flexible, y un ataque siempre peligroso. El arbitraje de Guruceta ha estado bien salvo en la omisión de la falta cometida contra Sancayetano.