Ficha de partido: 08.02.1967: Valencia CF 0 - 2 Leeds United

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
0 - 2
Leeds United
Leeds United

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Johnny Giles
7'
Descanso
45'
Peter Lorimer
87'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia (Valencia) 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Leeds United

Records vs Leeds United

Máximo goleador: Juan Sánchez (2 goles)
Goleador rival: Johnny Giles (1 goles)
Mayor victoria: 3 - 0 (08.05.2001)
Mayor derrota: 0 - 2 (08.02.1967)
Más repetido: 1-1 (2 veces)

Crónica

La historia se repite. Y la historia de estos Valencia-Leeds ha tenido una segunda edicin corregida y aumentada. Ya el año pasado el Valencia que tuvo que enfrentarse en esta eliminatoria con el Leeds después de haber empatado en su campo a un gol perdio en Mestalla por uno a cero. En esta ocasión en que de nuevo la suerte enfrentaba a estos viejos conocidos se esperaba que no se repitiera el hecho y en efecto no se ha repetido. Ahora la victoria del Leeds ha sido aún más concluyente y rotunda: dos a cero. No deja de ser curioso que el Leeds sea precisamente el único equipo que ha conseguido batir al Valencia en su campo en partido del torneo internacional y ahora puede inscribir en su divisa que esa victoria la ha conseguido por partida doble.

En esta ocasión su triunfo por dos a cero es incuestionable. Una victoria por todo lo alto que le mantiene en competición mientras pone al Valencia fuera de combate. Una victoria que se ha producido con todas las de la ley, precisamente en un partido de gran tono defensivo por los ingleses que el Valencia no ha sabido romper y que ha venido a demostrar también la baja que repentinamente se ha producido en el equipo mestallero, derrotado el pasado domingo por el Atlético de Madrid y ahora ante este equipo inglés paradgma de defensa precisa y segura y de modos muy prácticos y eficaces.

El campo de Mestalla no se ha llenado totalmente pero habrá habido en él unos cuarenta y cinco mil espectadores. El partido se jugó como es lógico con luces. Arbitró el francés Robert Helles. Asistian al partido el seleccionador nacional y Francisco Román. El partido empezó y el Valencia mostró prisas por resolverlo a su favor lanzándose a una arrolladora ofensiva que le dio la iniciativa y le puso en contínuos choques con la defensa inglesa. Sin embargo el Leeds empleándose al contraataque y precisamente cuando más dominado era hizo una escapada rapidisima con un cambio de juego largo que llevó la pelota al extremo derecha Giles, éste la cogió junto a la banda, se internó zigzagueando entre contrarios que parecieron como hipnotizados ante su rápido dribling que le llevó hasta frenmte al marco, donde engañó también a Pesudo para batirle con un tiro cruzado desde el límite del área de penalty. Fue un gol sorpresa que dejó aturdidos a los valencianistas y llenó de júbilo a los ingleses. El empate en el mejor de los casos habría de obligar a una prórroga.

Pero el Valencia reaccionó pronto y persistió en su ofensiva. Pero una ofensiva alocada, torpe e impetuosa pero carente de sentido, canalizandoel juego por el centro, donde más densa y segura era la defensa inglesa capitaneada por el gigante Charlton, que lo despejaba todo. Claramunt fue el delantero más chutador pues Waldo, cuya baja forma está alarmando ya, pues casi ni juega, ni marca, como ya mostrara el domingo pasado ante el Atlético de Madrid, era marcado y anulado por su contrario. La vivacidad que le daba la delantera Claramunt se perdía en ese choque contra una defensa corpulenta como era la inglesa.

Mundo decidió de nuevo cambiar posiciones y situó a Claramunt de medio campista poniendo a Poli de extremo derecha. Esta solución que tan buenos resultados le ha dado en otros partidos, en ésta se mostró ineficaz. Es que el Leeds era bastante más de lo que fueron otros. El Leeds, en efecto, en cada contraataque ponía una nota de inquietud en el ambiente; como a los diecisiete minutos en que de nuevo una jugada de Giles al extremo derecha, proporcionó dos ocasiones de gol a Belfitt y a Lorimer que értos no aprovecharon. Decayó un poco el ritmo del partido pero mantuvo la iniciativa el Valencia y en los minutos finales de la primera parte anotamos una gran jugada de Guillot con entrega a Waldo y remate desafortunado de éste. Se alcanzó el descanso, con el uno a cero en contra, que ya era un mal presagio.

En la segunda parte el Valencia, que pareció haber recibido instrucciones y alguna que otra filípica en el vestuario, se mostró un poco más sereno e incisivo que antes, pero su juego siguió buscando los caminos del centro, que eran los más cerrados a sus objetivos. Allí la defensa inglesa que ahora contaba prácticamente con el equipo en bloque, pues sólo Belfitt, el delantero centro, se mantenía a la expectativa de algún balón que le llegara, no dejaba materialmente ningún hueco repitiendo el partido que en Leeds realizó el Valencia, con una defensiva de tonos heroicos en algunos momentos.

Ahora Guillot infiltrándose por el centro en muchos momentos para abandonar su demarcación izquierda en una desesperada búsqueda del gol tan necesario, movía mejor la delantera, pero ésta tampoco encontraba huecos. Waldo tuvo tres oportunidades; esta vez chuto pero le falló la puntería. Realmente el Valencia parecía chocar contra un muro en que rebotaban todos los balones.

Fue transcurriendo el tiempo y en los minutos finales cuando aún tercamente el Valencia insistia en su desordenado, torpe, pero voluntarioso y enérgico acoso, una escapada suelta del defensa derecho Madeley con remate de este mismo jugador que desvió Pesudo de puño lo alcanzó Lorimer con un trallazo cruzado que se coló entre un bosque de piernas y fue el segundo tanto del Leeds. Prácticamente la puntilla para el Valencia. Ahí quedaba consumado el partido y también su fuera de combate en esta Copa de Ferias que tan propicia le ha sido otras veces y que ya el año pasado y ahora le ha sido negada precisamente por el Leeds.

Mal partido del Valencia pero entusiasmo a raudales. No basta con mostrar entusiasmo y derroche de energías que eso si lo ha exhibido el Valencia con generosidad. Pero su juego ha sido terco y desordenado. Se ha vaciado materialmente en aquel choque estéril e infructuoso ante la muralla inglesa cuando con más habilidad, con más malicia quizás pudo intentar lo que en definitiva no consiguió. Por el contrario enfrente un equipo macizo que era un bloque perfecto tanto en la defensa como en el contraataque, que no ha tenido un solo fallo y en todo el partido se ha mostrado a la misma altura hasta el punto de hacer difícil entresacar individualidades en un todo tan perfecto como el que forma el Leeds. El arbitraje del francés Helles ha sido correcto y el partido se ha desarrollado con corrección y deportividad aunque con alguna chispa de dureza.