Ficha de partido: 23.11.1958: Valencia CF 2 - 0 Sporting de Gijón

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 0
Sporting Gijón
Sporting Gijón

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Descanso
45'
Ricardo AlósAsist: Joel Martins
79'
Ricardo AlósAsist: José Antonio Tercero
84'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia (Valencia) 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Sporting Gijón

Records vs Sporting Gijón

Máximo goleador: Vicente Seguí (7 goles)
Goleador rival: Quini (13 goles)
Mayor victoria: 8 - 0 (29.11.1953)
Mayor derrota: 1 - 6 (08.04.1923)
Más repetido: 1-1 (15 veces)

Crónica

De nuevo ha ganado el Valencia a un modesto, pero mediante un tanto pobre y una actuación de calidades ínfimas, que ha dejado al público con un mal sabor de boca evidente. Durante el primer tiempo, el Gijón llevo la ventaja en juego y dominio territorial, no marcando, por tirar desde excesiva distancia sus delanteros, y tambiñen porque Goyo lo envió realizando una gran parada a un remate de Rodríguez II. El Valencia jugó con lentitud desesperante y falta de decisión en sus medios y delanteros, de manera que los gijoneses se salían con la pelota, hasta en muchas jugadas en que estaban en desventaja. El público exteriorizó su disgusto continuamente, premiando al Gijón con aplausos.

Llegóse de esta forma al segundo tiempo, en que el Valencia puso más voluntad, y aprovechándose del cansancio del Gijón, dominó territorialmente pero éste, el Gijón, jugando al contraataque, puso en peligro varias veces la puerta de Goyo, salvando un gol clarísimo al cuarto de hora, por mediación de Mestre, cuando ya la pelota iba a traspasar la línea de puerta. Fue una jugada decisiva en el partido, puesto que con ventaja en el marcador, los gijoneses se hubieran crecido, y hasta a partir de ese momento crucial, fue el Valencia quien intensificó su esfuerzo para marcar en el minuto 34 de la segunda parte su primer gol, cuando sólo faltaban once para el final. Ricardo recibió un balón de Joel, fusilando desde cerca el gol valenciano. Ya entregado el Gijón, tres minutos más tarde, el propio Ricardo aseguraba la victoria en jugada parecida, con entrega esta vez de Tercero.

El 2-0 favorable dejaba insatisfechos a los seguidores del Valencia, y más aún que por la escasa diferencia, por el paupérrimo partido del equipo y los desaciertos de algunas de sus figuras, con Joel y Sendra a la cabeza. No puede haber siquiera excusa en la táctica adoptada en el equipo entrenado por Mundo, que ha realizado siempre un juego abierto, pese a retrasar al interior izquierda Ortiz, en ayuda de la cobertura, mientras que Pla adelantaba su posición de medio para contribuir al ataque. De esta forma, en el primer tiempo, anuló por completo a la media valenciana y en especial a Sendra, a quien se le llevaba todas las pelotas por velocidad. Un flojísimo partido el del Valencia, que pudo sacarlo adelante gracias a la decisiva intervención de Mestre y también a la oportunidad de Ricardo, quien jugando toda la tarde al "off-side", tuvo en cambio la suerte de recibir en dos ocasiones la pelota, encontrándose en buena posición para el disparo, y el acierto de saber meter el pie con serenidad y puntería, hasta batir a Madriles. Victoria in extremis, que apenas atenúa el mal partido del Valencia, a quien el Gijón le superó claramente en los primeros cuarenta y cinco minutos, haciéndose acreedor a un empate final.

El equipo está dando una paupérrima impresión de juego, por la lentitud que imprimen sus volantes y delanteros. La mala colocación de éstos sobre el terreno, la imprecisión de sus avances y entregas, con abuso de los pases laterales y retrasados, que todavía hacen más lentas sus jugadas. Y lo peor del caso, es que habiendo puesto voluntad casi todos ellos, mostrábanse impotentes ante la decisión y veloz juego de los asturianos. Individualmente Goyo cumplió, Quincoces ha hecho un magnífico partido, sometiendo al peligroso Iborra a un cuidado marcaje, mientras que Sócrates fallaba continuamente ante Bienpica. En la media, Sendra ha estado fatal, sobre todo en el primer tiempo, cubriendo Piquer sus fallos, con mucho marcaje, pero poca cabeza. El ataque, muy flojo como tal línea, puesto que no han sabido superar las dificultades que oponían la zaga adversaria para construir sus avances. Joel ha sido el poer, con todo y mejorar algo, espoleado por las protestas del público. Muy voluntarioso Mañó y Tercero, pero poco eficaces. Bullidor Ricardo, cumpliendo su papel de estar siempre en la brecha, hasta acertar las jugadas del triunfo. Walter se ha limitado a cumplir el expediente, con unas cuantas intervenciones vistosas pero carentes de eficacia, siempre en retaguardia y tirando poco y mal sobre puerta.

Por el contrario, la actuación del Gijón ha sido muy meritoria, subrayándola el público con frecuentes ovaciones. A fuerza de entusiasmo y valiéndose en ocasiones de ciertos ardides reglamentarios, pero poco lucidos, han sabido compensar su inferioridad técnica, pero así y todo, su conjunto ha realizado una labor muy meritoria, llevando la mejor parte durante el primer tiempo, para decaer en el segundo, tras el esfuerzo realizado y la pesadez del campo, muy blando a causa de la lluvia. De sus individualidades, han destacado el portero Madriles, con unas cuantas magníficas intervenciones en su cuenta. La defensa, segura, rápida y valiente, ha recibido gran ayuda del interior izquierda Ortiz, que ha batallado incansablemente toda la tarde. Magníficos los volantes, sobre todo Pla, que ha hecho un primer tiempo imponente, poniendo en evidencia a los que le dejaron marchar del Valencia, sin saber aprovechar su clase, y algo parecido puede decirse respecto a Iborra, si bien a éste no le ha dejado lucirse Quincoces, a quien sólo ha burlado, por excepción, para realizar algunas buenas entregas a sus compañeros, pero sin poder rematar a puerta. Los dos extremos, en especial Bienpica, han sido los más peligrosos de la delantera, a los que sólo cabe alegar que no apuraron sus avances, tirando casi siempre a puerta desde fuera del área.

El partido ha tenido mucho que arbitrar, sobre todo por los frecuentísimos "off-sides" que se han producido en los dos campos y el juego recio puesto en práctica por el Gijón. Pese a ello, el aragonés Lacambra, con muy buena ayuda en sus líneas, ha cumplido bien su misión, con meticulosa y fiel interpretación del reglamento.