Ficha de partido: 02.08.1997: FC Bocholt 1 - 3 Valencia CF

Ficha de partido

FC Bocholt
FC Bocholt
1 - 3
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
BurghammerVengels
45'
Curro TorresFernando Cáceres
45'
David AlbeldaGaizka Mendieta
45'
Descanso
45'
DrodgeBecker
45'
Fernando GómezAntonio Poyatos
45'
Javier OlivaJorge Bartual
45'
Jose Ignacio SáenzGerard López
45'
KiraFlur
45'
MiddelkampBubhoff
45'
MullerTebeck
45'
Moussa Saïb
51'
Goran Vlaovic
56'
Kruz
58'
Fernando Gómez
62'
Bubhoff
69'
Javier FarinósMoussa Saïb
75'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Stadium Am Hunting
Aforo: 16.500 espectadores
Ubicación: Bocholt / Alemania 
Inauguración: 1948

Rival: FC Bocholt

Records vs FC Bocholt

Máximo goleador: Goran Vlaovic (1 goles)
Goleador rival: Bubhoff (1 goles)
Mayor victoria: 3 - 1 (02.08.1997)
Mayor derrota: Ninguna
Más repetido: 3-1 (1 veces)

Crónica

El nuevo bolo del Valencia, esta vez en tierras alemanas, se saldó con una victoria ante un equipo que, esta temporada, ha descendido a la cuarta división. A pesar de la diferencia de categoría, el Valencia se tomó el partido como un entrenamiento y Jorge Valdano realizó numerosas pruebas, dando oportunidad a unos y otros jugadores. Lo mejor del encuentro de cara al técnico fueron los ensayos, peor de cara al aficionado, sin duda, la volea de Saib que supuso el primer gol del encuentro.

El Valencia pudo haber marcado más goles, pero lo que le preocupaba era más la disposición táctica establecida por Valdano. En el primer tiempo hubo una formación muy distinta a la que actuó en el segundo y precisamente, la de este periodo, fue más efectiva. La desenvoltura de Marcelino más adelantado, el trabajo de Saib, más entonado, resultaron determinantes en la reanudación.

Valdano ensayó en este nuevo amistoso un planteamiento de dos pivotes con Gerard y Saib en la zona central, aunque el marroquí más adelantado, quizá por su inercia. Marcelino se desenvolvió por el lado derecho y Poyatos por el izquierdo, con Ortega y Vlaovic en el ataque. El sistema defensivo fue una nueva prueba, o al menos, una nueva alternativa, respecto a lo que se está practicando en los entrenamientos de Zeist. Mendieta ocupó su posición natural en la derecha, Juanfran en la izquierda, mientras que en el centro de la zaga, jugaron Djukic y Cáceres.

El Valencia del primer tiempo no fue un equipo ni tan siquiera brillante, aunque dispuso de tres o cuatro oportunidades para haber abierto el marcador. El Valencia actuó con mucho toque, cerró bien en la zona de atrás, pero no acertó a romper el sistema de contención de los alemanes, que además supieron contragolpear, si bien en ningún momento hasta el extremo de que llegase a peligrar el marco valencianista, porque lo cierto es que Bartual no tuvo que intervenir en demasiadas oportunidades y ninguna decisiva para solucionar un peligro evidente.

La presión continua de la defensa servía para asfixiar al equipo rival, pero faltaba la cohesión que se dio en el primer tiempo del partido anterior, en Utrecht. Entonces el Valencia fue mas equipo. Moussa Saib, por delante de Gerard, es muy poco efectivo y Marcelino, que es un hombre todo habilidad, no ha alcanzado el momento óptimo; pegado a la banda es poco efectivo y cuando corre en diagonal hacia el área combinando con el argentino Ariel Ortega ofrece más peligro que en el puesto en que se desenvolvió.

Los cambios en la segunda parte fueron numerosos. Aparte de la presencia de Oliva en el puesto de Bartual, Valdano dio entrada a Albelda y Curro, situando al primero en el lateral derecho y al otro junto a Djukic. Juanfran siguió en la zona izquierda, que parece ir ganando poco a poco. En el medio campo José Ignacio hizo de pivote, mientras Fernando se desenvolvió por delante de éste, en tanto que en el tramo final, Farinós entró en el lugar de Saib.

El trabajo de Marcelinho Carioca, más adelantado que en la parte anterior, menos pegado a banda, fue determinante para el desarrollo final del encuentro. La movilidad de Ortega poco aportó por su excesivo egoísmo con la posesión. Saib estuvo más entonado en el tiempo que estuvo en el campo (los primeros 20 minutos) y luego el valenciano Farinós cumplió su cometido.