Ficha de partido: 16.04.1989: Cádiz CF 1 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

Cádiz CF
Cádiz CF
1 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Mágico González
4'
Lucho Flores
27'
Fernando Gómez (Pen.)
33'
Bermell
38'
Descanso
45'
Ricardo Arias
61'
Linares
65'
Javier SubiratsCarlos Zurdi
68'
OnésimoVilla
71'
Nando MartínezMiguel Ángel Bossio
78'
Barla
80'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Ramón de Carranza
Aforo: 15.500 espectadores
Ubicación: Cádiz (Cádiz) 
Inauguración: 03/09/1955

Rival: Cádiz CF

Records vs Cádiz CF

Máximo goleador: Fernando Gómez (5 goles)
Goleador rival: Mágico González (5 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (06.05.1967)
Mayor derrota: 0 - 2 (08.12.1991)
Más repetido: 1-1 (3 veces)

Crónica

Tres cuartos de entrada, catorce mil espectadores. Aplausos para Víctor Espárrago, ex-técnico del Cádiz, que saludó a la afición. Tiempo espléndido. Recaudación de algo más de tres millones de pesetas. Arbitró Enríquez Negreira, catalán. Descarado arbitraje, hasta romper los nervios del Cádiz. Bronca continua del público con muestras de inquietud y exaltación, al ser ya el segundo partido tras el robo de García de Loza. Tarjetas amarillas a Barla, Linare sy Bermell, del Cádiz y a Flores y Arias, del Valencia.

Goles: 1-0, minuto 5. Colada por la izquierda de Barla, con remate que rechaza el meta y "Mágico" lo remacha a la red. 1-1, minuto 35. Internada de arroyo en pugna con linares y cuando ya el balón se le va y lo para Bermell, Enríquez Negreira decreta penalty que, lanzado por Fernando, vale el empate.

La concesión de un discutido penalt y y un arbitraje con claros tintes anticaseros en las jugadas clave por parte del catalán Enríquez Negreira, llevaron el desasosiego y la indignación a las gradas del Ramón de Carranza. Para el publico gaditano, la labor del colegiado significó, como se diría en términos taurinos, toda una faena para su equipo, que a lo largo de los noventa minutos hizo más méritos para llevarse los dos puntos que su oponente, con el que se alió la suerte y algún que otro importante factor más.

Lo cierto es que el choque reunió toda una serie de ingredientes positivos para la emoción, el entretenimiento y la trascendencia. El Cádiz, de un lado, necesitaba la victoria para escapar un poco más de esos puestos de peligro en la parte baja de la clasificación y el Valencia, por su parte, buscaba los dos positivos para seguir en su privilegiada posición, que le puede catapultar nuevamente a la competición continental. Por si fuera poco, otro acicate mas quedaba centrado en la presencia de Víctor Espárrago en el banquillo visitante.

Los primeros compases del partido fueron fulgurantes de juego para el Cádiz, qué trenzó jugadas de pases cortos sorprendiendo de salida a un Valencia, que llegaba con la vitola de equipo menos goleado de la Primera División. Ya en el minuto inicial, Barla perdió una clarísima ocasión cuando marró un balón tras quedarse absolutamente solo ante Ochotorena. Poco después, el mismo jugador protagonizó una jugada muy similar, pero esta vez "Mágico" sabría aprovechar el rechace para inaugurar el marcador.

El choque no podía empezar mejor para los locales, mientras los valencianistas se las veían y deseaban para poder contener las acometidas de sus inspirados rivales. Ochotorena tuvo que multiplicarse y anduvo muy fino en dos excelentes intervenciones tras remates de José y Villa. Los peligros se fueron sucediendo casi sin respiro y en esta fase del encuentro, el Cádiz pudo y debió sentenciar ya que al margen de su abrumador dominio, los levantinos apenas si podían acercarse con cierto peligro a las inmediaciones de Bermell.

Pero lo que son las cosas del fútbol, con todas estas circunstancias que parecía que iban a determinar la suerte del partido, llegó el increíble penalty que Enríquez Negreira quiso ver, con la transformación de la pena máxima por parte de Fernando, llegó el empate y diez minutos después el final de un primer tiempo ciertamente increíble en cuanto a ese resultado parcial.

En la segunda parte, no variaron las cosas en cuanto a planteamiento. Un Valencia con muchos hombres en el centro del campo y en el primer minuto otro paradón de Ochotorena, tras un fuerte lanzamiento de Oliva, tras unos comienzos del Cádiz como en la primera parte. El Valencia fue aguantando a trancas y barrancas el temporal, muy fuerte atrás y trabajador en el centro del campo, pero roto y totalmente romo en ataque. En el minuto 14, Negreira hizo otra vez una de las suyas, pitando un libre indirecto dentro del área a Bermell y siguiendo con su frenesí tarjetero, en una jugada increíble. A medida que avanzó el tiempo, el Cádiz fue perdiendo fuelle y el Valencia reforzando aún más sus líneas de atrás.