Ficha de partido: 15.05.1988: CE Sabadell 1 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

CE Sabadell
CE Sabadell
1 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
VillarroyaBarbará
7'
Celayeta
17'
Carlos Arroyo
24'
Fradera
42'
Descanso
45'
Villarroya
45'
Pedro Alcañiz
48'
Jon GarcíaCarlos Arroyo
63'
Antonio MontesPedro Alcañiz
75'
PinkiNacho
75'
Kizanovski
79'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Nova Creu Alta
Aforo: 20.000 espectadores
Ubicación: Sabadell (Barcelona) 
Inauguración: 20/08/1967

Rival: CE Sabadell

Records vs CE Sabadell

Máximo goleador: Mundo Suárez (14 goles)
Goleador rival: - (4 goles)
Mayor victoria: 6 - 1 (09.10.1966)
Mayor derrota: 1 - 4 (27.12.1921)
Más repetido: 2-1 (5 veces)

Crónica

Unos tres cuartos de entrada en la Nova Creu Alta (unos 16.000 espectadores). Poco antes d comenzar el partido descargó una tremenda tromba de agua que luego fue amainando hasta cesar por completo y volver a salir el sol. Pero dejó el césped prácticamente inundado, lo que hizo necesario volvera pintar las líneas del áreas y del terreno. Eso retrasó el comienzo del partido aproximadamente unos 20 minutos. Pes Pérez, en persona, salió a comprobar si se veían las líneas y ordenó repintarlas. En el palco, el alcalde de Sabadell, Antoni Farré, junto a los presidentes de ambos clubs y el de la Federación Catalana, Antoni Guasch. Manzanedo y Rubio necesitaron atención de los masajistas. El Sabadell cometió 16 faltas por 12 el Valencia, diez córners botó el bando local por sólo 4 el Valencia.

Arbitró el internacional aragonés Pes Pérez. Para mí estuvo bastante bien, aunque la gente, cosas de los nervios, se metiera con él a raíz de que uno de sus ayudantes, Gracia (de segunda) señalara algunos fueras de juego consecutivs a la delantera local, en cambio su otro ayudante, Ortin (de tercera) estuvo perfecto. Mostró tarjetas amarillas a Celayeta y Arroyo (por desconsideración mutua), a Fradera (por agarrar a Madjer), a Alcañiz (por juego peligroso) y a Kitanovski (por pérdida de tiempo). Se le reclamó un penalty a Villarroya, en la primera parte, que no concedió. El único gol del partido llegó en el minuto 46 en una falta que saca Maestre casi en el lateral del área. Lo haca a media altura pero la suficiente para que Villarroya, en escorzo, se lance en plancha y conecte un cabezazo que entra rozando el poste derecho de la meta del sorprendido Sempere.

El Sabadell dio ayer otro paso importante en su búsqueda desesperada de los puntos necesarios para eludir el descenso a Segunda A. Los arlequinados se impusieron al Valencia gracias a un gol marcado por Villarroya en los minutos de descuento que el colegiado Pes Pérez aplicó al término de la primera mitad. El partido se jugó sobre un terreno blando y muy resbaladizo como consecuencia del tremendo chaparrón que cayó sobre la ciudad vallesana en los instantes previos al comienzo del trascendental encuentro. Pese a que la lluvia pudo restarle público a la contienda, la afición arlequinada respondió a la llamada de una directiva que, como los técnicos y jugadores de la plantilla, se había pasado toda la semana haciendo cálculos en torno a los resultados que más le convenían al Sabadell en la trigésimoséptima jornada para tener más fácil el acceso a la salvación. Eran unas cuentas complejas, especialmente a partir de la victoria que el Mallorca, uno de sus rivales en la lucha por eludir el descenso, obtuvo el sábado ante el Español.

El 3-0 del Lluís Sitjar complicaba las cosas, porque los hombres de De la Cruz no tenían bastante con vencer al Valencia para seguir alimentando sus esperanzas. Empatado el golaverage particular con el Mallorca, el general presentaba un déficit de ocho goles para los vallesanos. Por eso, porque el Sabadell estará perdido en el caso de un empate simple con aquel rival, era aconsejable que el Las Palmas ganara ayer en Vigo, como sucedió, y que se llegue al final del campeonato con el triple empate de una salvación que no hace demasiadas semanas parecía imposible.

Los aficionados que acudieron a la Nova Creu Alta lo hicieron con una bandera arlequinada en una mano y el transistor en la otra, dispuestos a empujar a su equipo a gritos y a vibrar un poco más con lo que sucediera en los otros campos, especialmente en Balaídos. Estaban con la vista puesta en el césped y el oído, en la radio, deseando que diera comienzo la contienda para dar rienda suelta a sus deportivas pasiones. La confrontación entre los vallesanos y los levantinos empezó con diez largos minutos de retraso.

La tromba de agua que cayó momentos antes de iniciarse el partido borró las líneasdel campo y Pes Pérez, con buen criterio, ordenó que volvíeran a pintarse las líneas de las áreas. El colegiado quería discernir con claridad si un derribo o una mano hipotéticos se producían dentro o fuera de la zona de penalti y quiso ahorrarse el riesgo de una equivocación. A la hora de la verdad, los jugadores pisaron muy pocas veces el área y sólo hubo una acción difícil de discernir, con una caída de Villarroya entre su compañero Sala y el central Giner. El árbitro estaba muy cerca y optó por ordenar que siguiera eljuego. Era el minuto 29 del encuentro y aunque el Sabadell dominaba territorialmente, pasaba apuros para controlar el contragolpe visitante y no encontraba el camino del gol.

Hasta el momento en que Villarroya, que había sustituido al lesionado Barbará a los 7 minutos de juego, marcó el gol que significaría la ansiada victoria, el Valencia había llegado dos veces al portal de Manzanedo y el Sabadell había creado peligro una única vez. El guardameta arlequinado tuvo que echarse a pies de Arroyo a los 8 minutos y salvó un disparo de Alcañiz a los 10, mientras Sempere sólo intervenía a los 12 para, en una intervención extraordinaria, desviar a comer un remate a bocajarro de Alcelay.

En la segunda mitad, los locales insistieron en su entusiasta pelea por conseguir la victoria y, a ser posible, por el mayor margen posible de goles. Lograron el primer objetivo a base de luchar hasta la extenuación sobre un suelo que cargaba sus piernas por momentos, controlar el balón en el centro del campo y aprovechar el más pequeño hueco para probar fortuna en el disparo. Pero no pudieron conseguir ningún gol más, a pesar de que Kitanovski tuvo dos claras oportunidades, en los minutos 10 y 21. El Valencia, que quería pero no podía, se quedó en nada y con la necesidad de empatar el próximo domingo ante el Mallorca si quiere eludir el riesgo de jugar la promoción.