Ficha de partido: 25.09.2002: Spartak de Moscú 0 - 3 Valencia CF

Ficha de partido

Spartak Moscú
Spartak Moscú
0 - 3
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Miguel Ángel AnguloAsist: Pablo Aimar
5'
Moisés
14'
Mitreski
36'
Kebe
44'
Descanso
45'
BaranovKovtun
46'
Flo EssienDanishevskiy
53'
Miguel Ángel MistaJohn Carew
58'
Francisco RufeteVicente Rodríguez
66'
Miguel Ángel MistaAsist: Francisco Rufete
70'
Juan SánchezMiguel Ángel Angulo
73'
Juan SánchezAsist: Pablo Aimar
84'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Dynamo Stadium
Aforo: 36.540 espectadores
Ubicación: Moscú (Moscú) 
Inauguración: 1928 (Demolido en 2008)

Rival: Spartak Moscú

Records vs Spartak Moscú

Máximo goleador: Juan Sánchez (3 goles)
Goleador rival: Novicov (2 goles)
Mayor victoria: 3 - 0 (25.09.2002)
Mayor derrota: 1 - 5 (05.08.1987)
Más repetido: 3-0 (2 veces)

Crónica

Un gol de Angulo a los seis minutos marcó el devenir de un partido que ha supuesto la segunda victoria del Valencia en esta Champions League y que le confirma como el gran candidato del grupo B para acabar en primera posición. Mista y Juan Sánchez, en el último cuarto de hora, rubricaron la goleada al Spartak y dejaron el definitivo 0-3 en el marcador. Todo comenzó muy bien para los hombres de Benítez, ya que apenas se habían situado ambos conjuntos sobre el terreno de juego, cuando Angulo aprovechó la principal característica del Spartak, es decir, su ingenuidad, para entrar en el área rusa, como Pedro por su casa, y batir a Cherchesov con la zurda y a media altura. A partir de ahí, el campeón español impuso su aplomo y su seguridad defensiva para transitar por el encuentro con total comodidad. Incluso Aimar, en dos ocasiones, una de ellas en una soberbia falta directa a la que respondió muy bien el meta moscovita, y Baraja, en una gran llegada, pudieron establecer ya el 0-2.

El Spartak empezó a estirar líneas, principalmente por el amor propio de un hombre como Bestchastnykh, que demostró la misma pelea y ganas de incordiar que le caracterizó en el Racing de Santander hace años. Especialmente peligrosos fueron los cinco minutos que transcurrieron en torno a la primera media hora, ya que los hombres de Romantsev gozaron hasta de cuatro claras ocasiones para devolver la igualdad al marcador, ayudados por cierto conformismo en el Valencia.

Primero fue el ex del Racing el que obligó a Baraja -inconmensurable arriba y abajo- a emplearse a fondo en su área; después Koudriasov limpió las astillas del poste de Cañizares con un tiro envenenado; a renglón seguido fue Carboni el que tuvo que cruzarse dentro del área cuando Danishevski se disponía a rematar a gol; y un minutos después fue el propio Cañizares el que puso suspense en el encuentro, al dejar pasar por debajo del cuerpo, pese a estar en posición de rodilla en tierra, un disparo lejano de Kalynychenko. El meta valencianista, eso sí, se giró rápido y veloz y detuvo el esférico cuando se disponía cruzar la línea de gol.

La decoración no cambió en la reanudación del partido. El Valencia siguió controlando el juego, pero de forma cansina, es decir, sin clara vocación de sentenciar. El Spartak seguía a lo suyo, o sea, queriendo y nunca pudiendo. Sólo tuvo cerca el empate cuando Cañizares volvió a dejar escapar el balón entre sus manos, esta vez en un salto. Pero Baranov, fiel a la falta de instinto asesino del equipo ruso, no supo aprovechar el balón muerto en el área visitante.

El encuentro se acabó cuando Benítez decidió introducir cambios. Al igual que ocurrió el pasado domingo en La Rosaleda, los hombres que entraron al campo le dieron otro aire y otra ambición al equipo. Si entonces fueron Mista y Angulo los que levantaron el choque saliendo desde el banquillo, en esta ocasión el propio Mista, Rufete y Juan Sánchez saltaron al campo para firmaron los dos goles que sentenciaban el encuentro. El primero tras una perfecta combinación entre los dos primeros, aprovechando una gran asistencia de Baraja, el mejor del encuentro sin duda, y el segundo tras una jaimitada de Cherchesov, que dejó pasar el balón por encima de su pie como si del meta del Aston Vila se tratase.

Lo dicho, segundo triunfo del Valencia en la Champions League, que le allana el camino de la siguiente liguilla y le deja con seis puntos al frente del grupo, cinco goles a favor y ninguno en contra.