Ficha de partido: 15.02.1981: Real Madrid 2 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

Real Madrid
Real Madrid
2 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Gallego
21'
Miguel Tendillo
21'
Juanito Gómez
24'
Santillana
25'
Sabido
30'
Mario Kempes
31'
Descanso
45'
Daniel Solsona
47'
Del Bosque
55'
Del Bosque
65'
Pablo RodríguezPepe Carrete
74'
Ángel Castellanos
75'
Stielike
82'
IsidroHernández
85'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Santiago Bernabéu
Aforo: 85.454 espectadores
Ubicación: Madrid / España 
Inauguración: 14/12/1947

Rival: Real Madrid

Records vs Real Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (13 goles)
Goleador rival: Raúl (17 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (09.06.1999)
Mayor derrota: 0 - 6 (25.12.1932)
Más repetido: 1-2 (26 veces)

Crónica

Casi lleno en Chamartín, en tarde soleada aunque fría. Numerosa presencia de seguidores valencianistas, unos 5.000, que dejaron sentir sobre todo al principio, sus tracas y cohetes.

Goles: 1—0. Minuto 23. Angel se hace con un balón en la zona izquierda del ataque blanco y cede atrás a Juanito. El extremo dribla a Botubot en un palmo de terreno, y a la salida del regate larga un trallazo impresionante que entra por la escuadra. 2—0. Minuto 40. Balón largo para Juanito, que arranca en posición discutible, profundiza y dispara ante Sempere. El rechace del meta valencianista lo recoge Santillana que marca. 2—1. Minuto 31. Carrete se mete por la derecha, entra en el área y cae ante la entrada de Stielike. Evidentemente el lateral se tiró, pero el árbitro decretó penalty que transformó Kempes.

La torpe e ingenua autoexpulsión de un Vicente del Bosque, que este año no parece ser fiel e su fama de hombre tranquilo, estuvo a punto de costarle al Madrid un nuevo disgusto que hubiese supuesto la tercera espoleta retardada de una situación explosiva. No fue así porque el Valencia de esta tarde fue un equipo al que sorprendentemente le faltó ambición y una mayor agresividad en su ataque. Incluso cuando se vio en superioridad numérica a 25 minutos del final. El cuadro che perdió así una oportunidad de oro, más por su propia impotencia (nulo Kernpes y ausente Morena), y se vio a punto de encajar algún tanto que salvó la sensacional actuación de Sempere.

Fue un partido extraño, áspero, bronco y con jugadores que más parecían locutores radiofónicos que futbolistas. Desde la grada se observaban unos diálógos a veces claramente agresivos, incluse con el propio árbitro, al que debió gustarle la sintonía, porque jamás supo cortarla ni cambiar de onda. Lo del número de tarjetas resulta engañoso. Posiblemente hoy ambos equipos podrían haber acabado el partido con dos o tres jugadores menos.

Tácticamente la situación del choque en lo que atañe a marcajes defensivos en ambas zonas fue la usual, con Carrete sobre García Hernández, lo que sumaba dos hombres más a la ya poblada parcela del medio campo, sumados también Saura y Camacho en esta faena, en la que el madridista le ganó claramente por la mano, o
más bien por la fuerza de sus pies a su colega internacional. Fue en esta zona ancha donde se intentó desde el banquillo romper al rival. Así, Castellanos y Stielike se afanaban en su duelo de western, Angel se las veía con Solsona, y Subirats con Del Bosque, aunque en ataque valencianista el alemán se iba hacia Solsona, Angel por Subirats y Del Bosque por Castellanos. Todo un galimatías. Todo un jeroglífico táctico que nos montaron esta tarde los señores Boskov y Pasieguito.

Ante la mayor comodidad posicional del Valencia y su mejor manejo del balón, respondió el Madrid con un fútbol más vibrante, más ofensivo y de mayor empuje, aunque sin calidad. Juanito creó alguna ocasión clara para dar oportunidad a que comenzara el festival de la excelente actuación de Sempere, que estuvo esta tarde ágil, valiente y a veces genial. Los dos goles rapidísimos del Madrid le permitieron afrontar el partido con tranquilidad aparente. Porque volvió la incertidumbre cuando Kempes, que estuvo de mirón, transformó el regalo del penalty.

Mientras Sempere se había vuelto a jugar los bigotes ante Santillana y García Hernández. Cuando era de esperar que el Valencia saliera lanzado en la segunda parte, fue el Madrid quien con un derroche de coraje, consciente de sus limitaciones técnicas de este año, llegó a forzar hasta cuatro claras ocasiones de gol, resueltas como no, por el sempiterno Sempere. Un tiro de Solsona dejó constancia de que ahí había un equipo que debía luchar por el título, justo hasta que a Del Bosque se le cruzaron los cables y le arreó una patada sin balón a Solsona. Total, expulsión, el Madrid con diez, el Valencia con once, sale Pablo por Carrete, y el equipo valencianista que al fin intenta presionar, pero sin la convicción necesaria para aprovechar la ocasión. Surge entonces la figura mágica de García Remón, que atajó el empate a tiros de Pablo, Solsona (ésta en intervención magistral), Saura y nuevamente Solsona, mientras el Madrid había perdido la suya, en un atolondramiento de Santillana a pase de Juanito, con salida arriesgada de Sempere, que terminó así triunfalmente su tarde.

En resumen, y a modo telegráfico, podría decirse que flojo partido técnicamente, pero emocionante por lo incierto del marcador, excesiva dureza, mal arbitraje, suspiro madridista y decepción valenciana de cara al título.