Ficha de partido: 06.11.1977: Real Madrid 1 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

Real Madrid
Real Madrid
1 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Juanito Gómez
14'
José Luis Manzanedo
17'
Juan Daniel Cordero
35'
Descanso
45'
Juan Daniel Cordero
70'
Santillana
70'
José PalmerDarío Felman
71'
Eufemio Cabral
76'
MartínezJensen
86'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Santiago Bernabéu
Aforo: 85.454 espectadores
Ubicación: Madrid / España 
Inauguración: 14/12/1947

Rival: Real Madrid

Records vs Real Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (13 goles)
Goleador rival: Raúl (17 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (09.06.1999)
Mayor derrota: 0 - 6 (25.12.1932)
Más repetido: 1-2 (26 veces)

Crónica

Tarde otoñal, con amenaza de lluvia que al fin cayó sobre Chamartín, aunqae no en gran cantidad. Lleno casi total en el estado madridista, con más de cien mil espectadores. La presencia en el palco del presidente madridista, Santiago Bernébeu, fue acogida con una fuerte ovación. No hubo ocasión para las famosas tracas valencianas, porque el equipo no dio motivo pera ello.

El Madrid ha vencido al Valencia por un gol a cero y este gol de penalty. Apresurémonos a añadir que el resultado es justo, porque el Madrid jugó más, seamos sinceros y añadamos que sólo un poquito más, que su rival y porque el penalty fue sanción merecida a una falta valencianista en su propia área. Todo lo demás ocurrido a lo largo de los minutos del encuentro (el penalty y en consecuencia el gol se marcaba al cuarta de hora de juego) no influyó en nada en el desarrollo de juego. Adelantemos, tras estas primeras palabras nuestras, que el juego realizado por uno y otro no ha correspondido en verdad a la categoría del encuentro y mucho menos a la calidad de los dos contrincantes, dos de nuestros más destacados equipos de Primera División.

Quizás esta misma rivalidad haya influido en esta falta de clase del fútbol realizano y, desde luego, también el estado del campo, demasiado húmedo, resbaladizo por la lluvia. Añadamos, también, que el Madrid ha jugado mejor en la primera parte, pero que el Valencia no le he superado en la segunda mitad, porque no es jugar al futbol dominar solamente, ni mucho menos atacar sin orden ni concierto.

Desde el momento en que puede decirse que el penalty, jugada crucial del partido, lo fue claramente para todos como lo fuera después en la segunda mitad, a la media hora da juego, otro de Carreta a Jansen y que no silbó o no quiso silbar el árbitro quizá por entender que con uno había bastante, no hay más que añadir a lo dicho sobre el resultado del partido en el que el Madrid marcó un tanto y el Valencia ninguno... ni siquiera en ocasiones perdidas, esa fórmula mágica que tienen algunos técnicos para juzgar la labor de los suyos, fallida a la hora de la verdad.

El Madrid saltó al campo con una enorme responsabilidad en parte del equipo, concretamente en sus hombres de atrás. Baja adelantada de García Remón y lesionado ayer mismo Miguel Ángel, la portería fue defendida por Amador, tercer portero del club, poco ducho en esta clase de contiendas tan difíciles. Por ello, los defensores madridistas debieron no solamente jugar en sus lugares y frente a sus contrincantes, sino además estar en constante vigilancia de lo que podía pasar en el área propia ante la inexperiencia de su meta.

Afortunadamente Amador respondió más que cumplidamente a la conlianza puesta por Molowny en él, confianza un poco forzada, claro está, y aún hay que destacarle de manera extreordinaria en una intervención en el primer tiempo a tiro espléndido de Castellanos, de lejos, pero por alto y fuerte, al que respondió con una parada de portero de categoría, curvándose en el aire para enviar el balón a córner. Aquella jugada tenía sello de gol, sello de empate.

Por lo demás, no hubo más ocasiones de gol en ninguna da las dos áreas, a excepción da la que perdiera de manera realmente incomprensible Santillana, pasando un minuto de tiempo reglamentario del partido, en un bálón entregado en bandeja por Roberto Martínez, tras jugada espléndida por el ala derecha. Santillana, a dos pasos de la línea de gol, batido ya el portero valancianista, totalmente solo, mandó el cuero a las nubes.

La expectación habida por ver e Kempes, no estuvo justificada. Kempes, como Diarte, fueron dos atacantes como Felman y como Juan Carlos, que precisamente atacaron, pero sin destacar en sus avances y jugadas. A Kempes hay que elogiarle por su disparo que es un trallazo auténtido, pero por poco más. El Valencia, en suma; no nos gustó y el Madrid un poco más, porque en raelided lo poco que hubo en el partido, en cuanto a fútbol asociación se refiere, estuvo por parte de los blancos, cuyo centro campo ayudó a los de atras y animó a los de delante, aunque en verdad que con escaso resultado práctico.