Ficha de partido: 25.05.1924: Valencia CF 4 - 1 Real Murcia

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
4 - 1
Real Murcia
Real Murcia

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Porcel
5'
Eduardo CubellsPenalty fallado
19'
Eduardo Cubells
20'
Arturo Montes
35'
Montoro
35'
Eduardo Cubells (Pen.)
40'
Descanso
45'
Eduardo Cubells
50'
Rino Costa
75'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia (Valencia) 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Murcia

Records vs Real Murcia

Máximo goleador: Amadeo Ibáñez (15 goles)
Goleador rival: Zamora (7 goles)
Más partidos: Rino Costa (15 partidos)
Mayor victoria: 7 - 0 (06.12.1936)
Mayor derrota: 0 - 5 (25.05.1933)
Más repetido: 2-0 (10 veces)

Crónica

Largo tiempo hacía que el Murcia no pisaba los campos valencianos, por lo que la conjetura de ver frente a frente a los dos ex-campeones levantinos, hizo que el público acudiese en considerable cantidad al campo de Mestala. Con exactitud, y a las órdenes del señor Sanchís, se alinearon los equipos a las seis en punto de la tarde.

A los pocos minutos de juego, sobrevino el único goal del Murcia, al parecer nuestro en manifiesto offside conseguido, que el árbtiro lo pasó desapercibido, y lo que motivó que el público se enojase justificadamente y se engreyesen los murcianos por instantes. Contestó el Valencia con juego y empuje, cosa que no pudo contrarrestar el Murcia, que recurrió, a partir de ese momento, a toda clase de medios. Peral y Cubells avanzaron junto con Montes rápidamente, llegando al área de castigo forastera.

Peral, desmarcado y con el balón, se situó ante Jusep, cuando se le zancadilleó ostensiblemente. El árbitro concedió penalty contra el Murcia, que tiró Cubells deficientemente, parando el balón Jusep, que no pudo impedir que Cubells rematase a las mallas el balón. Los murcianos protestaron injustificadamente el empate, que no admiten, y empiezan a desarrollar un juego violento, haciendo blanco en los jugadores valencianos.

Encolerizado Montes, arranca con el balón, acometiendo a Montoro; el árbitro castiga al jugador valencianos, que se toma la justicia por su mano, lo que origina unos mutuos mamporros, la expulsión de ambos jugadores y la bronce por parte del público. Sigue el dominio del Valencia, cada vez más pertinaz, así como también los desplantes y feo juego por parte de los murcianos. Vuelve a ser víctima Peral de una hazaña murciana, y el árbitro señala un segundo penalty, que Cubells transforma en goal. Y con protestas del público y juego cada vez más violento, llegamos al medio tiempo.

La segunda fase de este encuentro recrudece la nota de violencia de la primera, dedicándose los del Murcia a buscar el cuerpo del jugador y a dejar la pelota. Ante todo, hemos de consignar la falta de autoridad y de energía del árbitro, que toleró en principio los desmanes de uno y otro bando, especialmente del Murcia, perdiendo la disciplina los contendientes, dando ocasión al espectáculo que desde aquí lamentamos y protestamos. La incorrección e irrespetuosidad de los murcianos, agravó estos incidentes que, a no ser por la excelente cordura del público valenciano, hubieran tenido más graves consecuencias.

Apenas comenzado el segundo tiempo, el Valencia marcó nuevamente, en un largo y sostenido ataque a la puerta murciana, en la que destacó la labor personal y de conjunto. Cubells, seguido de Reverter, que mantuvo constantemente la situación peligrosa, hasta que el balón llegó a la red impelido por Cubells. Martínez y Peral, junto con Costa, secundaron , secundaron también la labor de los antes mencionados, maravillando al público con un juego de pases largos e inesperados cambios, que produjeron desconcierto en las filas del Murcia, obligando a sus jugadores a mantenerse en desesperada defensiva.

Peral lanzó un tiro a distancia que dio en el larguero; siguió a esta poco afortunada jugada otra casi idéntica, que terminó en un chut cruzadísimo que rozó el poste. Martínez repitió la misma jugada, desviando el balón Jusep a los mismos pies de Costa, que incrustó el balón en las mallas. Siguió el juego, mejor dicho, la lucha violenta y repugnante de la que es culpable el Murcia, por su manifiesta incorección, al no respetar al público y no saber perder como todo deportista.

Nos ratificamos en nuestra opinión sobre el árbitro; en cuando del Murcia, citaremos solamente a Pagán, como excepción entre sus compañeros, por su comportamiento dentro y fuera del campo. Por el Valencia cumplieron todos, sobresaliendo Reverter, Estevan y Cubells.