Ficha de partido: 30.08.2008: Valencia CF 3 - 0 RCD Mallorca

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
3 - 0
RCD Mallorca
RCD Mallorca

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
David Silva
12'
Emiliano Moretti
19'
Manuel FernandesRubén Baraja
19'
David VillaAsist: Pablo Hernández
33'
Juan Mata
37'
Descanso
45'
David Albelda
52'
AdurizWebó
61'
C. SantanaVarela
61'
Miguel Ángel AnguloPablo Hernández
62'
Vicente RodríguezDavid Silva
72'
Gonzalo CastroOscar Trejo
74'
Alexis Ruano
80'
Vicente RodríguezAsist: Miguel Ángel Angulo
82'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia (Valencia) 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: RCD Mallorca

Records vs RCD Mallorca

Máximo goleador: Silvestre Igoa (7 goles)
Goleador rival: Luque (3 goles)
Mayor victoria: 8 - 0 (07.05.1950)
Mayor derrota: 0 - 4 (19.02.1961)
Más repetido: 1-0 (10 veces)

Crónica

El Valencia quería ser un bólido en el arranque de la Liga y acabó siéndolo. El equipo de Unai Emery se convirtió en un fórmula con mejor puesta a punto que el rival, que aunque le costó entrar en juego, cogió la directa con facilidad y el equipo acabó gustándose y agradando a los aficionados, que disfrutaron. Nadie se acordó de la decepción de la Supercopa. Los titubeos defensivos de hace una semana quedaron en el olvido.

La sorpresa del debut de Renan en la portería valencianista contrastó con la presencia de Moyà, el pretendido durante todo el verano, en el área opuesta. De entrada, el morbo estaba servido. Las comparaciones y las apuestas iban de boca en boca y al final el neófito brasileño ganó la mano.

En el ambiente se palpaba que había ganas de fútbol y los blanquinegros ofrecieron un recital, con variedad de jugadas. Unas ensayadas, otras repletas de imaginación. Para todos los gustos. Con Silva, Villa, Mata, Pablo, Fernandes... Muchos protagonistas y, desde luego, numerosas ocasiones para aumentar la ventaja.

En un abrir y cerrar de ojos el Valencia dejó el partido visto para sentencia. Sufrió para alcanzar la ventaja en el marcador, pero apenas la tuvo la remachó, y para que no hubiera dudas en la segunda parte dejó claro que no iba a permitir sorpresas.

David Villa abrió la lata para, como había "prometido", celebrar la ampliación de su contrato y, a la vez, romper el maleficio de no haber marcado nunca en el partido inaugural del campeonato. De un plumazo saldó los dos objetivos, arropado por la brillante asistencia de Pablo Hernández, que vino precedida de una genialidad de Silva.

Cuatro minutos después el Guaje quiso sentenciar, lanzó un obús que Moyà sólo acertó a despejar y Mata, atento como siempre, cabeceó el rechace llevando el balón a la red. Era el 2-0, el delirio en las gradas, el que muchos llaman gol de la tranquilidad.

Un sosiego que al Valencia le vino de perillas, porque hasta el 1-0 el partido había sido un correcalles, con el Mallorca incluso más entonado en la zona medular donde a Albelda se le amontonaba la faena ante la presión de Martí y Jurado, porque Baraja iba con una marcha menos y, además, antes de la media hora tuvo que retirarse aquejado de lo que en un principio parece que se trate de un simple bocadillo en la zona de los isquiotibiales.

La presencia del portugués Manuel Fernandes en el mediocentro dio otro aire al equipo de Emery. El portugués iba a disfrutar de una buena oportunidad para dejar claro que es una alternativa. Tiene potencia y desparpajo y el equipo lo agradeció. Hasta entonces la excesiva distancia entre líneas obligaba a buscar siempre el pase en profundidad, con ventaja para los defensores rivales. Con el luso al lado de Albelda el Valencia jugó más arropado y además ganó en fluidez su carácter ofensivo.

El segundo tiempo se reanudó con idéntico decorado al de la parte final del primero. El Mallorca perdía fuelle, aunque Webó y Trejo buscaron la sorpresa. Pero hubo mayor control de los blanquinegros, que jugaron muy cómodos.

El Valencia se acercaba al área defendida por Moyà a base de paredes, con repetidas aperturas a las bandas y centros desde uno y otro lado. Desde la derecha primero con Pablo Hernández, que entre aplausos fue sustituido por Angulo mediada la segunda parte, y desde la izquierda con Mata. Todo ello sin olvidar que los laterales Miguel y Moretti se desdoblaron repetidas veces.

El Valencia no tuvo prisa. Jugó buscando asegurarse la posesión, con un tuya-mía, tuya-mía, y de pronto colocar un pase rápido para ganar la espalda a los zagueros del equipo balear. Por momentos el equipo jugó a placer. Quiso lucirse, pero sin perder de vista el repliegue porque un gol del contrario hubiera metido en el partido a los de Gregorio Manzano.

Y para redondear la noche, dos jugadores que salieron como reservas, Angulo y Vicente, se erigieron en protagonistas del 3-0 con el que el Valencia devolvía al Mallorca la goleada que en la temporada pasada le endosó en el mismo escenario. La única derrota de la historia frente al conjunto balear.