Ficha de partido: 24.11.1996: Real Madrid 4 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Real Madrid
Real Madrid
4 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Enrique Romero
8'
Valery Karpin
9'
Suker
13'
Redondo
18'
Suker
21'
Seedorf
23'
Descanso
45'
Suker
60'
Pepe GálvezAntonio Poyatos
68'
AmaviscaSuker
74'
Raúl
74'
Iñaki HurtadoXabier Eskurza
80'
José Manuel SietesGabriel Moya
80'
Jorge Otero
82'
MillaRaúl
84'
Fernando SanzMijatovic
88'
Gaizka Mendieta
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Santiago Bernabéu
Aforo: 85.454 espectadores
Ubicación: Madrid / España 
Inauguración: 14/12/1947

Rival: Real Madrid

Records vs Real Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (13 goles)
Goleador rival: Raúl (17 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (09.06.1999)
Mayor derrota: 0 - 6 (25.12.1932)
Más repetido: 1-2 (26 veces)

Crónica

El Valencia quiso homenajear a Luis Aragonés en el Bernabéu y para ello marcó un gol y se dedicó a jugar como a él le gusta. El Madrid no estaba por otra labor que no fuera la de alcanzar el liderato y para ello le aplicó al Valencia la misma receta del contragolpe, la que gusta a Luis y la que está dando los triunfos a Fabio Capello.

La diferencia no estuvo en el modelo de juego sino en los encargados de darle valor. Suker y Raúl estaban del mismo lado. Davor no celebró su gol al Sevilla. Ayer hizo lo posible para evitarle a Pedja idéntico trance. Fusiló a Zubizarreta por los dos. Jorge Valdano quiere que le recuperen a Romario para su proyecto. Luis Aragonés quiso que le ficharan a Suker y que le conservaran a Mijatovic. Tenía razón, anoche le ganaron el partido al Madrid. Valdano es un soñador y cree en un hombre que se duerme y llega tarde a los entrenamientos y, como soldado enchufado, quiere rebaja de servicios mecánicos.

Anoche no se sentó en el banquillo valencianista Valdano porque no tenía sentido que lo hiciera. Si ganaba su equipo estaba claro que el triunfo iba a ser un homenaje al anterior técnico y si perdía era un mal modo de comenzar una faena. Valdano tiene por delante una difícil lidia. Esta vez está en el ruedo dispuesto a torear, pero sin capa. El Valencia de anoche tenía el ánimo bien dispuesto y un centro del campo luchador. Jugó bien, sin complejos, y puso en aprietos al Madrid. Hasta se podría decir que de los dos primeros goles de Suker hubo uno en posición de arranque en ligero fuera de juego y otro producto de la fortuna por el rebote del centro en Engonga. Pero la diferencia entre los equipos suele estar en esos momentos clave. Cuando un equipo tiene hombres capacitados para aprovechar los escasos momentos de gol es difícil que se le escape el triunfo. Tener a Mijatovic y Suker en el ataque es jugar con ventaja. Para ello los fichó el Madrid y de ello debe lamentarse el Valencia, que fue menos enemigo a medida que fueron consumiéndose los minutos. En su afán por recortar diferencias fue haciendo más ostensible su debilidad defensiva.

Sin Camarasa y Ferreira tuvo que improvisar un centro de la defensa en el que Poyatos no podía ser el sustituto idóneo por falta de oficio. Fue la zaga la que se rindió ante el Madrid aunque aparentemente nunca lo pareciera. El Valencia, además de la labor incesante de Engonga habría necesitado más acierto en lo defensivo y más presencia en los arranques por las bandas. El Madrid de Sanz ya es líder. El Madrid que ya ha superado al Barça sólo ha hecho felices a los madridistas en pocas ocasiones. Sin enamorar ya está en cabeza. Si con los próximos refuerzos de diciembre, además de ganar entusiasma, ya será para lanzar cohetes cada tarde.

Da la impresión de que la llamada Liga de las estrellas va a ser definida por éstas. Están teniendo más trascendencia las actuaciones individuales que las colectivas. Al Barça le ha valido más Ronaldo que su bien nutrida plantilla. Al Madrid le están dando más resultado Suker y Mijatovic que la también bien dotada nómina del primer equipo. Al Madrid, encima, le ayudan a resolver los problemas Roberto Carlos, Seedorf, Raúl, Hierro y, últimamente, Redondo, que ha encontrado posición en una zona en la que la recuperación de balones era una de las facetas menos felices del equipo. El Valencia tal vez tenga que modificar sus modos porque es de suponer que Valdano deseará otros. Quizá lo consiga en el vestuario, pero si todo intento se queda ahí estará dentro de nada como Luis Aragonés.