Cañizares no pudo contener las lágrimas tras la segunda derrota consecutiva en la final de la Champions League Si triste fue la temporada anterior con la derrota del Valencia CF en la final de la Champions League, la temporada 2000/2001 se puede calificar como una auténtica pesadilla, una de las más trágicas de la historia de nuestro equipo. Lo que empezó como el sueño del subcampeón de Europa que aspiraba a todo, se convirtió en un absoluto desastre con la eliminación del Valencia de la Copa del Rey frente a un rival de Segunda División B y la pérdida de la segunda final de la Champions Legue consecutiva. Por si esto fuera poco, el Valencia perdió su plaza para disputar la Liga de Campeones de la temporada siguiente en los últimos minutos del último partido de Liga frente al FC Barcelona. Pero el destino nos guardaba más sorpresas. En un verano muy caliente, Gaizka Mendieta, capitán y símbolo del Valencia, dejó el equipo que tanto le había dado. Su marcha provocó la dimisión de un gran presidente, Pedro Cortés. Una temporada para olvidar.

La marcha de Claudio López
El Valencia CF apostó fuerte, e intentó formar un gran equipo  volver a intentar la hazaña europea de la temporada anterior. Héctor Cúper quiso mantener el bloque, pero hubo grandes jugadores que, por unos motivos u otros, abandonaron el club de Mestalla. Tres de las grandes estrellas valencianistas se fueron: Claudio López fue vendido a la Lazio, Farinós marchó al Inter de Milán y Gerard se fue al FC Barcelona. Otras bajas importantes fueron las del defensa francés Alain Roche, el delantero croata Goran Vlaovic, el lateral izquierdo argentino Faggiani, el delantero catalán Óscar, y los defensas valencianos Javi Navarro y Paco Camarasa.

Rubén Baraja llega al Valencia
Ante tal cantidad de bajas, sobre todo de las tres grandes figuras que dejaron el club, surgieron muchas dudas acerca del futuro del Valencia CF en esta temporada. Pero el Valencia supo fichar y se reforzó bastante bien. En verano llegó Rubén Baraja, procedente del Atlético de Madrid (que acababa de descender a segunda división), que se convertiría en poco tiempo en una referencia indiscutible del centro del campo valencianista. Otro fichaje sonado fue el de Didier Deschamps, un vetereano jugador francés que había logrado ser campeón del mundo y de europa. Para el centro del campo llegó también Zlatko Zahovic, un jugador esloveno muy seguido en las últimas temporadas por el Valencia. Para el ataque, se incorporaron al equipo dos jugadores de muchas envergadura, el uruguayo Diego Alonso y el noruego John Carew.

El fichaje de Pablo Aimar
Pero sin duda el fichaje más sonado del Valencia CF llegaría en Diciembre. Con el equipo plagado de dudas tras la eliminación copera y la titubeante marcha en la liga, llegó el argentino Pablo César Aimar. Un jovencísimo jugador lleno de futuro, precedido de magníficos informes a nivel periodístico. Su llegada fue una revolución, el Valencia ya tenía su crack, y no defraudó. En Diciembre se incorporó también al equipo el joven lateral izquierdo brasileño Fabio Aurelio, que debía reforzar la banda cubierta únicamente por Carboni tras la marcha de Gerardo.

Se pierde el cuarto puesto en la última jornada
La temporada liguera comenzó bien. Pese a la polémica derrota inicial en el Santiago Bernabeu frente al Real Madrid, el Valencia consiguió ponerse líder en la sexta jornada. Tras una gran primera vuelta, el Valencia sufrió el sindrome de las alturas y perdió tres partidos seguidos frente al Deportivo, Barcelona y Real Madrid, lo que le hizo caer en la clasificación. El Valencia se mantuvo en los puestos de Liga de Campeones hasta la última jornada, en la que perdió frente al FC Barcelona en el Camp Nou y tuvo que conformarse con un puesto para la Copa de la UEFA.

En la Copa del Rey, el Valencia volvió a hacer el ridículo, pero esta vez aún más que la temporada anterior, puesto que el equipo de Héctor Cúper fue eliminado por el Guadix CF, último clasificado del Grupo IV de la Segunda División B. Peor imposible.

El Valencia cae de nuevo en la final de la Champions League
Pero lo peor estaba aún por llegar. Tras una magnífica campaña europea, en la que el Valencia CF volvió a brillar y a ser la admiración de todo el continente, el Valencia perdió su segunda final de la Copa de Europa de forma consecutiva, esta vez frente al Bayern de Munich alemán. En una trágica final, el valencianismo vió cómo se escapaba el sueño de la forma más cruel en la tanda de penalties, tras un intenso partido en el que el entrenador valencianista abusó del conservadurismo una vez más, y le pasó factura. Una noche dolorosa e imborrable en la mente de la afición, que terminó con las lágrimas y los lamentos de Santiago Cañizares.

Mendieta abandona el Valencia
Cuando todo parecía haberse calmado, y la afición valencianista comenzaba a recuperarse del terrible golpe que había sufrido, llegó el mazazo definitivo. Gaizka Mendieta, capitán del Valencia CF y auténtico ídolo de la afición, anunciaba el 15 de Julio de 2001 su intención de abandonar el club. Sus motivos eran, según él, deportivos. Quería aspirar a más y además no se sentía respaldado por la afición de Mestalla, aunque el supuesto interés del Real Madrid provocó el recelo en los aficionados che.

Pedro Cortés presenta su dimisión
El cambio de actitud de Mendieta provocó la dimisión irrevocable del presidente del Valencia, Pedro Cortés, que le había defendido siempre a ultranza, calificándole incluso como el murciélago del escudo. Su dimisión se produjo en una tensa rueda de prensa en la que el máximo mandatario acabó rompiendo a llorar. La afición valencianista no podía creer lo que estaba ocurriendo. Jaime Ortí tomó las riendas del club y evitó la fuga de Mendieta al Real Madrid. Pero el mal estaba hecho, y Gaizka tenía que irse del Valencia. El ex-capitán valencianista acabó fichando por la Lazio dejando una ausencia difícil de llenar para el valencianismo.

Una temporada realmente aciaga, que terminó con la moral de la afición por los suelos. El verano pasó lleno de dudas e incertidumbres, pero el destino del Valencia CF iba a cambiar de la forma mas inimaginable posible.


Campeonato Nacional de Liga

En el Campeonato Nacional de Liga, el Valencia CF estuvo a la altura del resto de competiciones. Al igual que en la Champions League, los de Cúper tiraron por la borda el trabajo de todo un año en el último partido, al perder contra el FC Barcelona en el Camp Nou y quedar fuera de la Champions League de la temporada siguiente.

El comienzo de la liga no podia ser más excitante, puesto que el Valencia CF visitaba el Santiago Bernabeu unos meses después de haber perdido la final de la Champions League frente al Real Madrid. El Valencia cayó derrotado tras realizar un gran partido, con un más que polémico arbitraje de Daudén Ibañez, que se repetiría en la jornada 27 frente al Celta de Vigo en Balaídos, con un arbitraje escandaloso.

Después del tropiezo frente al Madrid, el Valencia mejoró y logró el liderato en la sexta jornada tras vencer al Zaragoza en Mestalla. El Valencia inició entonces un camino espectacular en el que permaneció imbatido hasta la jornada 18 y se mantuvo lider durante varias semanas. La ilusión por la clasificación era grande, pero en el fondo, el juego del equipo dejaba mucho que desear, y las dudas merodeaban el ambiente. El público no estaba del todo conforme con las decisiones de Héctor Cúper, y los partidos difíciles estaban por llegar.

Y así fue, en las jornadas 18, 19 y 20, el Valencia debía pasar su prueba de fuego. Enfrentarse a Deportivo, Barcelona y Real Madrid de forma consecutiva. El Valencia inició esta serie de partidos como líder, pero perdió los tres encuentros y cayó en picado en la clasificación. El ambiente en Mestalla se enrareció, y pese a la buena trayectoria del equipo en Europa, el entrenador nunca contó con el beneplácito de la afición.

Pese a todo, el Valencia nunca dejó los puestos que le daban derecho a jugar la Liga de Campeones la temporada siguiente, y pasó sin pena ni gloria el resto de los partidos de Liga, esperando ansiosamente los partidos de Liga de Campeones. En la jornada 35, el Valencia venció al Athletic de Bilbao en Mestalla, y se fue a Milán a disputar la final de la Copa de Europa.

Tras la debacle, el Valencia tenía que sumar tan sólo dos puntos para asegurarse la participación en la Champions League del siguiente año. Parecía fácil, pero todo salió mal. El Valencia no pasó del empate frente al Racing de Santander, que estaba a punto de descendar, perdió en casa injustamente tras un error defensivo frente al Deportivo de la Coruña, y luego llegó el partido inimaginable. El Valencia se la jugaba frente al Barcelona en el Camp Nou, le bastaba un empate para lograr la clasificación. A falta de 1 minuto para el final, con empate en el marcador, Rivaldo marcó un gol de chilena desde fuera del área, dejando al Valencia fuera de la máxima competición europea. Increible, pero cierto.

Los goleadores del Valencia esta temporada fueron: Juan Sánchez (12 goles), John Carew (11 goles), Gaizka Mendieta (10 goles), Vicente Rodríguez (5 goles), Rubén Baraja (4 goles), Kily González, Zlatko Zahovic (3 goles), Pablo Aimar, Diego Alonso (2 goles) y Roberto Fabián Ayala (1 gol).


Copa del Rey

Una vez más, el Valencia de Héctor Cúper volvió a fracasar en la competición de la Copa del Rey. Por primera vez desde hacía muchos años, las primeras eliminatorías se disputarían a partido único en el campo del rival de menor categoría. Este hecho provocó que los equipos que se encontraban disputando competiciones europeas dejasen la Copa del Rey en un segundo plano.

En la primera ronda, el Valencia CF tuvo que enfrentarse a la Unión Deportiva Atlético Gramanet, equipo de la Segunda División B. El partido no estuvo exento de polémica, puesto que el Valencia se negó a jugar en el Estadio Nou Camp Municipal de Santa Coloma de Gramanet, al tratarse de un campo de hierba artificial. La ley estaba de parte del equipo che, y el partido se disputó finalmente en el Estadio Narcís Sala de Barcelona. En un malísimo partido, el Valencia se llevó la victoria gracias a un solitario gol de Miguel Ángel Angulo que le daba la clasificación para la siguiente ronda.

En la segunda ronda se produjo la debacle. El Valencia CF debía medirse en un único partido al Guadix CF, equipo granadino de la Segunda División B, un equipo que sin apenas presupuesto ni infraestructura, le hizo la vida imposible al Valencia. El partido se disputó en un abarrotado estadio Municipal Isleño, frente a unos 4.500 espectadores llenos de ilusión. Lo que parecía un mero trámite se tornó en pesadilla. El Valencia, subcampeón de Europa y líder de la liga en ese momento, vivió otra jornada negra que pasará a formar parte de su historia, puesto que el equipo de Héctor Cúper quedó apeado de la Copa del Rey por el colista del grupo IV de Segunda B.

La primera mitad fue un suplicio. El Valencia, sin la mejor actitud para jugar una eliminatoria de solo noventa minutos, dobló la rodilla ante el Guadix. Sin un hombre que tomara el mando en el centro del campo, el Valencia recibió tres goles. Tan mal vio las cosas Cúper que realizó dos cambios en el descanso. En un minuto la decoración cambió, y el Valencia puso un 3-2 en el marcador. Cuando parecía que había partido, un gol de Samuel (4-2) dejó prácticamente sentenciado el choque. El Valencia, a la desesperada, lanzó un tremenda ofensiva contra la portería rival. A falta de tres minutos, Zahovic marcó el 4-3. El colegiado Carmona alargó el partido otros seis minutos, y en ese momento llegó un penalti sobre Angulo. Zahovic, sobre la bocina, empató la eliminatoria.

En la prórroga, y con las fuerzas escasas, Sánchez mandó el balón al palo en dos ocasiones consecutivas. Fue mala suerte. En los penaltis, auténtica lotería, el gordo le cayó al Guadix. Angulo lanzó muy muy alto el último disparo del partido. Fue un triste adiós a la Copa.

Champions League

La trayectoria del Valencia CF en la Champions League 2000/2001 no puede ni debe considerarse como decepcionante, sino todo lo contrario. El Valencia realizó una competición muy brillante, siendo la admiración de todo el universo futbolístico del continente. Lo ocurrido en la final frente al Bayern de Munich fue considerado una injusticia por casi todo el mundo, perder la segunda final consecutiva en los penalties, fue sin duda una desgracia, pero en el fondo, hay que estar orgullosos de la temporada europea que realizó el Valencia.

Al igual que el año anterior, el Valencia CF no había conseguido la clasificación directa para la competición. Antes, debía jugar una eliminatoria previa contra el Tirol Innsbruck austríaco en pleno verano. El partido de ida se disputó el 9 de Agosto de 2000 en el Tivoli Stadion de Innsbruck, donde el Valencia no pasó del empate a cero. La vuelta fue un paseo para el Valencia, y se jugó el 23 de Agosto en un abarrotado Mestalla, ante más de 50.000 espectadores. El Valencia se impuso por 4-1 y lograba la clasificación para la Champions League.

Al partir como cabeza de serie, la suerte sonrió al Valencia en los sorteos mucho más que la temporada anterior. En la primera liguilla el Valencia debía enfrentarse a Olympique de Lyon (Francia), Olimpiakos (Grecia) y SC Heerenveen (Holanda). El Valencia realizó una gran primera fase y logró la clasificación matemática a falta de dos partidos. El 12 de Septiembre de 2000, venció por 2-1 al Olympiakos en Mestalla, con goles de Baraja y Diego Alonso. En la segunda jornada, disputada el 20 de Septiembre de 2000, el Valencia visitaba el Abe Lenstra Stadium en Heerenveen, Holanda. Los de Cúper pasaron su primer examen con buena nota, al imponerse gracias a un solitario gol de Kily González. En la tercera jornada, el Valencia volvía a imponer su potencial y vencía por 1-0 al Olympique de Lyon en Mestalla, al culminar Zahovic solo ante el portero un magnífico pase de Juan Sánchez.

El 17 de Octubre de 2000, el Valencia visitaba el Estadio Municipal de Gerland en Lyon, Francia. En un sensacional encuentro, ante los ojos de toda Europa, el Valencia CF se aseguraba matemáticamente la clasificación para la segunda fase, siendo el único equipo de Europa que había ganado todos sus partidos. Estaba claro que el Valencia iba a por todas. Sin embargo, en el siguiente partido disputado el 25 de Octubre de 2000, el el Valencia perdió su primer partido en Europa frente al Olympiakos, en el Estadio Spiros Louis de Atenas. A los de Cúper les bastaba un punto en el último partido para ser primeros de grupo, por lo que la visita del SC Heerenveen a Mestalla el dia 7 de Noviembre de 2000 fue un mero trámite en el que el Valencia empató a 1 gol.

Llegaba la segunda liguilla, y tras el sorteo el Valencia quedó encuadrado en el Grupo A. Los de Cúper deberían volver a enfrentarse al Manchester United y además al SK Sturm Graz austriaco y al Panathinaikos FC de Grecia, equipo en el que militaba el ex-valencianista Goran Vlaovic. Era un grupo asequible, exceptuando a los ingleses, pero en una nueva demostración de poderío, el Valencia no sólo se clasificó para cuartos de final, sino que lo hizo como primero de grupo. En el primer partido disputado en Mestalla el 21 de Noviembre de 2000, el Valencia vencía al Sturm Graz por 2-0 con goles de la pareja atacante del Valencia Carew-Sánchez. El 6 de Diciembre de 2000, el Valencia rendía visita a los griegos del Panathinaikos, pero no pasó del empate sin goles en Atenas. Tras el parón navideño, el 14 de Febrero de 2001 llegó el primer plato fuerte. El Manchester United, plagado de estrellas, volvía a Mestalla un año después. Estuvo Aimar, estuvo el fútbol, estuvo el público, un gran ambiente... Pero faltó el gol en un gran partido con el Valencia in crescendo en la segunda parte, y el partido terminó empate a cero.

En el siguiente partido, disputado el 20 de Febrero de 2001, el Valencia volvía al teatro de los sueños, a Old Trafford. En un partido inolvidable, el Valencia sacó un punto en los últimos minutos tras una gran jugada de Vicente. El Valencia realizó un magnífico partido en el que mereció la victoria. Quedaban dos partidos y el Valencia lo bordó. En su visita al estadio Arnold Schwarzenegger en Graz (Austria), el Valencia demostró ser un grande de Europa, tras lograr una goleada por 5-0 frente al Sturm Graz en un espectacular partido. En el último partido, disputado el 13 de Marzo de 2001, con las Fallas ya preparadas, Mestalla vivió una fiesta con los goles de Sánchez y Anglomá, que permitieron al Valencia remontar y vencer el partido por 2-1, logrando la clasificación para cuartos de final como primeros de grupo.
En los cuartos de final el Valencia CF tuvo que vérselas con otro equipo inglés, el Arsenal FC, viejo conocido de la afición valencianista por ser el rival de la final de la Recopa de 1980. El Arsenal estaba en forma y parecía un rival muy superior al Valencia. Pero el Valencia se adelantó en el partido disputado en el Highbury Park de Londres el 4 de Abril, gracias a un cabezazo de Ayala. Sin embargo, el Arsenal consiguió remontar con goles de Henry y Parlour en un partido apoteósico. El Valencia tenía que remontar en Mestalla.

Con todas las apuestas en contra, Mestalla se llenó el 17 de Abril de 2001 para presenciar uno de los partidos más emocionantes de la historia del valencianismo. El resultado de 0-0 dejaba fuera al Valencia, los de Cúper tenían oportunidades pero no lograban marcar. Los nervios se apoderaban de todo Mestalla, hasta que apareció John Carew y logró un golazo al batir de cabeza a Seaman. El estadio explotó de júbilo y el Valencia lograba el acceso a las semifinales de la Liga de Campeones. En las semifinales, esperaba otro equipo inglés que estaba muy en forma, el Leeds United. El buen estado de forma de los ingleses, les hizo afrontar la eliminatoria con cierto aire de superioridad, pero el Valencia tenía las ideas muy claras, y supo muy bien cómo y cuándo golpear. En el partido de ida, disputado en Ellan Road el 2 de Mayo de 2001, el Valencia supo aguantar y pese a la insistencia de los ingleses, se trajo a casa un valioso 0-0. En Mestalla, el 8 de Mayo de 2001, el Valencia CF fue un vendaval, y barrió del campo al Leeds con dos goles de Sánchez y uno de Mendieta. El 3-0 daba al Valencia el pase a su segunda final consecutiva de la Copa de Europa, y provocaba una de las mayores fiestas que se recuerdan en la ciudad de Valencia.

Y llegó el gran día, la gran final. El 23 de Mayo de 2001, el valencianismo vivió una de las noches más amargas de su historia, incluso peor que la de la temporada anterior. Todo estaba preparado, la ilusión se había apoderado de nuevo de la ciudad, miles de aficionados acompañaron al equipo en el Estadio de San Siro en Milán. Un rival de entidad, el Bayern de Munich que no asustaba al Valencia. Pero nadie podía imaginar cómo iba a terminar aquella aventura. El partido empezó bien para el Valencia CF, puesto que en el minuto 2 de partido, conseguía adelantarse en el marcador gracias a un gol de penalty de Mendieta. A los pocos minutos, el árbitro holandés Dick Jol señalaba otro penalty en contra del Valencia que paraba Cañizares. La ilusión crecía y el título parecía más cercano, pero al principio de la segunda parte, el Bayern conseguía empatar mediante otro penalty dudoso. Cúper había decidido sacar del campo a Aimar para dar entrada a Albelda, todo un manifiesto de intenciones. De aquí al final, miedo por parte de ambos equipos y pocas ocasiones de gol. Sólo en los veinte minutos finales el Valencia, con Zahovic en el terreno de juego, recuperó algo de vida e incluso el esloveno tuvo una clara ocasión. Ninguno de los dos equipos cometió errores graves que pudiera aprovechar el contrario y así se llegó al final.

La prórroga fue un partido en el que nadie quería encajar. A pesar de eso, el Valencia tuvo las mejores ocasiones, pero no acertó. El Bayern buscaba el gol de oro con todo el equipo. Pero ya no era cuestión de delanteros. Los alemanes estaban físicamente mejor, y el Valencia bastante hacía con aguantar al borde del colapso. Y aguantó hasta los penaltis.

Los lanzamientos de penalty no pudieron ser más emocionantes. Siete penas máximas lanzó cada equipo hasta que se llegó al final. Primero Paulo Sergio la tiró fuera y Mendieta marcó (0-1). Salihamidzic marcó y también lo hizo Carew (1-2), Zickler transformó su penalty pero a Zahovic se la paró Kahn (2-2), el lanzamiento de Andersson lo paró Cañizares, pero también a Carboni se la paró Kahn, en un penalty que fue el colmo de la mala suerte, pues despúes de pararla el portero, dió en el larguero y a punto estuvo de entrar. Fue el penalty decisivo (2-2). Effenberg marcó y después también Baraja (3-3), Lizarazu marcó y también Kily González (4-4). Y llegó la ronda fatídica, Linke transformó su penalty, pero Pellegrino no pudo transformar el suyo. Kahn detuvo el penalty (5-4) y convirtió al Bayern de Munich en el nuevo campeón de Europa. La tragedia asoló al valencianismo, nadie podía creer lo que había ocurrido, dos finales consecutivas perdidas, pero esta, si cabe, con más dolor. Cañizares fue la viva estampa de la desesperación al recoger la medalla de subcampeón. Sus lágrimas y lamentos, conmovieron a la afición valencianista, que se dio cuenta que tenía la obligación de levantarse con más fuerza que nunca, como lo hacen los campeones. Y así lo hizo, el valencianismo reaccionó, porque se dió cuenta de que había conseguido un lugar entre los grandes. Los títulos, jugando a ese nivel, llegarían tarde o temprano.

Plantilla de la temporada 2000-2001

Presidente Pedro Cortés García
Entrenador Héctor Cúper
Porteros Cañizares, Palop, Jonathan
Defensas Anglomá, Ayala, Björklund, CarboniDjukicFabio Aurelio, Gerardo, Pellegrino
Medios Aimar, Albelda, Baraja, Deschamps, Kily González, Milla, Mendieta, Vicente, Parri, Zahovic
Delanteros Angulo, Carew, Diego Alonso, Ilie, Sánchez

0
0
0
s2sdefault