Ficha de partido: 12.04.2009: Sporting de Gijón 2 - 3 Valencia CF

Ficha de partido

Sporting Gijón
Sporting Gijón
2 - 3
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
David Silva
18'
Míchel Herrero
23'
Raúl Albiol
26'
Barral
34'
Carlos Marchena
34'
Iván Hernández
39'
Neru
39'
Descanso
45'
José Ángel
50'
Rubén BarajaMíchel Herrero
51'
David Villa
55'
D. Camacho
60'
BilicLuis Morán
63'
Bilic
70'
Joaquín SánchezPablo Hernández
71'
Kike MateoMichel
80'
Miguel BritoRaúl Albiol
80'
Kike Mateo
84'
Raúl CámaraCarmelo
85'
Juan Mata
87'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: El Molinón
Aforo: 30.000 espectadores
Ubicación: Gijón (Asturias) / España 
Inauguración: 1908

Rival: Sporting Gijón

Records vs Sporting Gijón

Máximo goleador: Antonio Fuertes (7 goles)
Goleador rival: Quini (13 goles)
Mayor victoria: 8 - 0 (29.11.1953)
Mayor derrota: 1 - 6 (08.04.1923)
Más repetido: 1-1 (15 veces)

Crónica

El regreso de Villa, el hijo pródigo, a El Molinón acabó siendo eclipsado por Mata, quien se encargó de dar la victoria al Valencia (2-3) y, de paso, el cuarto puesto de Champions, ante un Sporting que mereció mucho más y que se mantiene fiel a sí mismo, ya que sigue sin conocer el empate, pese a que esta vez estuvo cerca.

Y es que el ojito derecho de la afición sportinguista parece no haber olvidado todo el cariño recibido cuando era jugador rojiblanco y, en su regreso al campo que le vio crecer como futbolista, se llevó una victoria más que agridulce. El asturiano llegó a marcar en la que fuera su casa (el 1-2) y, mientras los titulares de los periódicos ya apuntaban al delantero valencianista como verdugo de los de Preciado, llegó incluso a perdonar el tercero para su equipo en un gran error de la zaga local que incomprensiblemente desaprovechó, traicionado quizás por el subconsciente.

Sentimentalismos al margen, lo cierto es que tanto Sporting como Valencia quisieron en todo momento que el tan citado regreso de David Villa a casa no restara importancia a lo que estaba en juego. Así las cosas, los de Manolo Preciado salieron con mucha fuerza desde el minuto uno y se hicieron con el control en el centro del campo ante un conjunto visitante que daba muchas facilidades en defensa y hacía sudar a Emery en banda, empeñado en técnico visitante en que su equipo se relajara para bajar el fuerte ritmo.

Justo cuando peor lo estaba pasando el cuadro ché apareció la magia de Silva y del propio Villa. El delantero valencianista puso un gran balón para su compañero canario, quien marcó un auténtico golazo tras recoger el esférico en el borde del área e irse de tres defensores en pleno slalom hasta hacerse hueco para ejecutar un gran zurdazo angulado que entró perfecto a gol.

Gol 1000 del Sporting en El Molinón
Lejos de hundirse por el marcador adverso, el conjunto local se vino arriba tras el gol y no dejó de presionar a su adversario. Así, en el minuto 32 llegó su recompensa en forma de un más que riguroso penalti de Albiol sobre Carmelo -le agarró por la cintura en el área- que Fernández Borbalán no dudó en señalar. Barral lo trasformó con absoluta precisión merced a un disparo raso perfectamente centrado, quizás algo ariesgado, que César no fue capaz de atajar, en lo que suponía el gol 1000 del Sporting en El Molinón.

Mata y Silva, controlados por la defensa local en todo momento, fueron precisamente los protagonistas de la jugada que daría pie al 1-2 tras la reanudación. El primero, muy activo durante todo el partido y autor de más de un quebradero de cabeza sobre la zaga rojiblanca, encaró a Saste en el área y éste cometió un inocente penalti.

En cuanto Fernandez Borbalán lo señaló todas las miradas se centraron en Villa y en saber si sería capaz de marcar ante su ex equipo. Así lo hizo, con un buen disparo angulado y raso que Lafuente adivinó, aunque no llegó a atajar.

Era su séptimo gol de penalti, siendo el jugador que más marca desde la pena máxima. No lo celebró el asturiano, que se quedó quieto mientras su compañeros acudían a abrazarle.

Y justo unos minutos después, Villa perdonó a su ex equipo. Satre intentó ceder a Lafuente y, por error, dejó en bandeja el balón al delantero ché en el área. Pero el guaje no se esperaba el regalo y a su vez lo devolvió al Neru al querer pasar a Silva en boca de gol.

El segundo gol Valencianista había dejado un poco tocados a los locales, que esta vez tardaron más de la cuenta en volver a venirse arriba. Pero entonces apareció en escena Bilic, por obra y gracia de un arriegado Preciado, y, cuando apenas llevaba unos minutos sobre el terreno de juego, enganchó un perfecto centro de Diego Castro y, de cabeza, batió de nuevo la meta de César.

Al final fue otro asturiano, Mata (burgalés que criado en Oviedo), el que decantó la balanza para el Valencia en una jugada en la que los rojiblancos se quedaron protestando una falta de Marchena que Fernández Borbalán no señaló, de lo que se aprovechó el jugador ché para internarse con velocidad y, al borde del área, lanzar un potente disparo que superó a Lafuente en medio de las protestas del público.