Ficha de partido: 02.01.2011: Valencia CF 2 - 1 RCD Espanyol

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 1
RCD Espanyol
RCD Espanyol

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Alvaro R.Osvaldo
15'
Aritz Aduriz
28'
Forlin
31'
Didac
38'
Descanso
45'
Ricardo Costa
45'
Ricardo Costa
54'
Aritz Aduriz
61'
DátoloMárquez
66'
Mehmet Topal
66'
Dátolo
67'
Éver BanegaMehmet Topal
70'
Vicente RodríguezJoaquín Sánchez
78'
Bruno SaltorMiguel Brito
81'
S. GarciaCallejón
81'
Juan Mata
91'
Final del partido
92'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: RCD Espanyol

Records vs RCD Espanyol

Máximo goleador: Mundo Suárez (20 goles)
Goleador rival: Martínez (9 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (19.10.2003)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.06.1928)
Más repetido: 2-1 (24 veces)

Crónica

Un providencial gol de Mata, en fuera de juego y en el último minuto, dio la victoria al Valencia frente al Espanyol por dos goles a uno. El equipo de Emery se sobrepuso a la rigurosa expulsión de Aduriz y consigue aventajar en tres puntos a un rival directo.

Castigado por las adversidades, con un gol en propia puerta y una rigurosa expulsión en contra; limitado por su juego irregular y con un contrincante de fuste enfrente, el Valencia, en un partido muy reñido, recurrió a la épica para acabar llevándose ante el Espanyol una agónica victoria, en el último minuto —igual que contra la Real Sociedad en la jornada precedente—, en un gol de Mata en clarísimo fuera de juego. El postrero tanto tiene una importancia crucial, ya que el conjunto de Emery se distancia en tres puntos en la cuarta plaza del Espanyol, un rival al que probablemente deberá tener en cuenta hasta final de temporada.

El partido, falto de vistosidad, anduvo sobrado de intensidad. Aduriz, muy suelto al no compartir espacios con Soldado (ayer sancionado), fue el primero en salir al rescate del Valencia cuando parecía que la primera mitad iba a estropearse. Justo cuando el Espanyol, ambicioso y con las ideas claras, estiraba líneas dirigido por Verdú y los desplazamientos de Javi Márquez. Ni la tempranera lesión de su referencia goleadora, Osvaldo, había amilanado al equipo de Pochettino. El buen arranque de partido del Valencia, con Mata y Joaquín muy participativos, se había evaporado. Pero un córner botado por Joaquín fue conectado de cabeza, en un espléndido salto y remate, por Aduriz, que cruzó su testarazo al palo largo e hizo inútil la estirada de Kameni. El tanto, además, servía para reparar el error cometido por González González, que no vio un claro derribo de Kameni al propio Aduriz. A pesar de la alegría posterior al gol, Mestalla no se olvidó de recriminar al colegiado su grave fallo.

La ventaja en el marcador no restó emoción al partido. El Espanyol continuó con la misma valentía y el Valencia se replegó. El conjunto de Unai Emery adolecía de brío en la creación con el doble pivote en la medular formado por Maduro y Topal, que sólo rindieron a buen nivel defensivo. Una elección con la que Emery lanzaba un nuevo aviso a Banega, que pese a arrastrar problemas físicos se pensaba que sería la primera alternativa para la titularidad, y más teniendo en cuenta que Tino Costa está lesionado. El Espanyol reaccionó de la manera más insospechada. La primera mitad se acercaba a su fin cuando un centro sin aparente peligro de Callejón fue rematado en plancha, en su propia portería, por Ricardo Costa, sorprendiendo por completo a Guaita. El central portugués, el jugador valencianista que más minutos acumula en el campeonato, continúa mostrando cierta precipitación en muchas de sus decisiones. Todo el trabajo de la primera mitad quedaba en nada.

El empate era un mensaje para el Valencia, que en la segunda parte debía mostrar más argumentos. Mata, Joaquín y Pablo tenían que abandonar su excesiva intermitencia en el primer acto. El Espanyol, sin embargo, cerraba espacios y no daba facilidades. Era necesario algún revulsivo para reactivar el encuentro y Emery movió el banquillo. Ante el enfado de un buen sector de Mestalla, el técnico retiró a Joaquín para dar entrada a Vicente. El envite, bloqueado, acabó empeorando definitivamente cuando González González, a instancias de uno de sus asistentes, expulsó con roja directa a Aduriz después de interpretar un débil manotazo, típico de un forcejeo en las marcas, como una hipotética agresión del delantero vasco a Chica, que dramatizó el lance. El enfado por la decisión arbitral tuvo un efecto motivador en el equipo valencianista y en su afición, demasiado frías hasta el momento. Las adversidades unen y, por momentos, el Valencia jugó mejor con diez. Vicente desbordó por la izquierda y Mata, en una volea que le salió mordida, exigió a Kameni una palomita para evitar el gol. Sin un «9» al que aferrarse, Emery introdujo a Banega en busca de más creatividad.

El Espanyol contrarrestó esas buenas intenciones con mayor peligro real. Además, Pochettino se fue a por el partido con sustituciones atrevidas. Dátolo superaba sin dificultades a un Miguel fundido, que tuvo que ser cambiado, y Guaita, sin mucho trabajo hasta la recta final, tuvo que intervenir para desviar con una mano milagrosa un disparo a quemarropa de Callejón. Si el Valencia se estiraba, como lo intentó buscando a Pablo, situado de improvisado delantero, el Espanyol respondía con contragolpes en superioridad numérica. En esa ruleta rusa, el Valencia no desistió y acabó, por segunda jornada consecutiva, dando la vuelta al marcador en el último minuto. En una jugada de estrategia al saque de un córner, Mata acabó rematando a gol fuera de juego. González González no había dado una a derechas. Se repetía la historia del duelo de la pasada campaña, también tras el parón invernal, también en el último minuto y contra el mismo rival. Una victoria tan agónica como crucial en la clasificación.