Ficha de partido: 09.02.1995: Real Madrid 1 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Real Madrid
Real Madrid
1 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Raúl
11'
Oleg Salenko
27'
Antonio Poyatos
34'
Iomar Mazinho
35'
Alkorta
40'
Alkorta
45'
Descanso
45'
Martín VázquezDubovsky
46'
Carlos ArroyoAntonio Poyatos
49'
Oleg Salenko
55'
AlfonsoRaúl
62'
Jorge Otero
68'
Roberto FernándezÁlvaro Cervera
83'
Carlos Arroyo
87'
Fernando Hierro
90'
Final del partido
91'

Estadio



Nombre: Santiago Bernabéu
Aforo: 85.454 espectadores
Ubicación: Madrid / España 
Inauguración: 14/12/1947

Rival: Real Madrid

Records vs Real Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (13 goles)
Goleador rival: Raúl (17 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (09.06.1999)
Mayor derrota: 0 - 6 (25.12.1932)
Más repetido: 1-2 (26 veces)

Crónica

La noticia es lo primero: el Real Madrid volvió a perder en competición oficial después de más de tres meses. Lo segundo es que los octavos de final de la Copa se le ponen feos, pero menos de lo que se hubiese podido esperar tras ver el partido. El Valencia, temeroso de todo, poco generoso, nada ambicioso, se conformó con el 1-2 jugando con uno más desde el minuto 45 y deja la eliminatoria abierta, porque no le sobra nada. Salenko, por partida doble, y Raúl, fueron los autores de los goles.

Enseguida se supo a qué quería jugar Carlos Parreira, el técnico campeón del mundo con la selección brasileña. Metido atrás, el Valencia esperó que la magia de Mijatovic hiciera eclosión y que Salenko se pusiera las pilas. Pero la bien plantada defensa madridista, bajo la batuta de un Sanchis impecable, cerraba todos los caminos. Laudrup estaba de frac y chistera: pases, croquetas, túneles... lo mejor de su repertorio para mover al Real Madrid hacia adelante. Amavisca añadía vértigo, Raúl era la movilidad y Dubovsky... Dubovsky sigue defraudando. Tuvo una ocasión de oro a los nueve minutos, cuando remató de zurda, fortísimo, pero Zubizarreta impidió el gol y se rehizo para tapar el siguiente disparo, de Raúl. Se olía el 1-0. Y llegó a los 11 minutos, cuando Amavisca rompió por la izquierda y sacó un centro con rosca, pasado, para que Raúl le robara la cartera a Romero y cabecear a la red.

El Madrid siguió apretando, pero sin llegadas claras. Mientras tanto, el Valencia continuaba metiendo el trasero muy cerca de Zubizarreta. Cuesta entender por qué su entrenador es tan mezquino, cuando cuenta con hombres como Fernando, Mazinho, Poyatos, Álvaro o Mijatovic para mover la pelota y hacer más bello el fútbol. Mijatovic ensayó una vez más su teoría: yo no soy un hombre-punta, dijo, y se fue a buscar el balón unos metros más atrás. Cambió el panorama. El Valencia recuperó todo lo perdido, ganó en presencia y se arrimó hasta Buyo.

Otero puso un "ay!" en las tribunas cuando envió al palo un derechazo tras romper el fuera de juego a pase de Álvaro. Buyo paró una vaselina de Mijatovic cuando se cantaba el gol. Y llegó el empate: Fernando dio un toque de crack para que Salenko se fuera de un desprevenido Alkorta y batiera al guardameta cruzando el esférico a la izquierda.

La expulsión de Alkorta (vio la segunda amarilla por una entrada absurda sobre Mijatovic) rompió el partido. Valdano tuvo que recomponer su esquema: Hierro volvió a la defensa y Martín Vázquez pasó de pivote en el mediocampo y Dubovsky al vestuario. Esos movimientos resultaron definitivos, porque Martín Vázquez nunca consiguió mandar en la zona ancha. Sin embargo, el Valencia sólo se acercó hasta Buyo en una ocasión clara, y fue gol: perdió la pelota Martín Vázquez (una de las tantas que regaló), Salenko encaró la portería y sacó un derechazo brutal que se coló por encima de Buyo.

Parecía todo preparado para que el Valencia cerrara la noche con fiesta. Pero no fue así. Parreira volvió a mostrar de qué pie cojea, y por qué le va como le va en su aventura española. Se fueron Poyatos y Álvaro, entraron Roberto y Arroyo. Mucho toque en el medio, poca gente arriba, nada de mención. Amavisca tuvo el empate en su bota izquierda a los 68 minutos, pero definió mal y paró Zubi. La vuelta será peliaguda para los dos equipos.