Ficha de partido: 19.04.2003: Real Valladolid 1 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

Real Valladolid
Real Valladolid
1 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Gaspar
17'
CiricOlivera
45'
Descanso
45'
MarioGaspar
45'
Torres Gómez
57'
Antonio LópezPachón
63'
Juan SánchezMiguel Ángel Mista
63'
John CarewFrancisco Rufete
72'
Antonio López
75'
Fabio Aurelio
77'
Jaime GavilánPablo Aimar
77'
David Albelda
85'
Jaime Gavilán
92'
Final del partido
93'

Estadio



Nombre: José Zorrilla
Aforo: 26.242 espectadores
Ubicación: Valladolid (Valladolid) 
Inauguración: 20/02/1982

Rival: Real Valladolid

Records vs Real Valladolid

Máximo goleador: Fernando Gómez (9 goles)
Goleador rival: Benjamín (4 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (02.05.1948)
Mayor derrota: 0 - 4 (30.09.1956)
Más repetido: 1-1 (13 veces)

Crónica

El Valencia se asfixió y se ahogó en el impracticable campo del Nuevo Zorrilla ante el Valladolid. Un gol de Antonio López a quince minutos del final fue decisivo para dejar al equipo de Benítez en una posición de enorme inquietud, no sólo porque la moral de los jugadores debe de estar por los suelos de cara al partido del martes frente al Inter, sino porque de pendiendo de lo que hoy haga el Celta podría quedarse fuera de los puestos de Liga de Campeones. Los dos equipos se jugaban mucho. El Valencia, lo dicho, y el Valladolid, casi la vida para evitar la pérdida de categoría. Moré respirará una semana más pese a las críticas y Benítez deberá responder ante el equipo lombardo de Héctor Cúper para devolver la sonrisa a sus seguidores, ya que en la competición de Liga lleva sólo una victoria en los últimos siete partidos.

Vaya por delante que el campo del Nuevo Zorrilla, pese al buen drenaje que dicen que posee, y a que ofrecía un aspecto aceptable, imposibilitó a los dos equipos el manejo del balón, que continuamente se quedaba frenado por los charcos. Esto provocó desde el pitido inicial que tanto el Valencia como el Valladolid abusasen de los servicios largos, esperando no sólo desbordar a la defensa por la debilidad del atacante, sino también el error del contrario. Inicialmente el Valladolid pareció mejor asentado o con las ideas más claras, y tanto es así que la primera aproximación del Valencia al área de Bizzarri no se produjo hasta cumplido el cuarto de hora. Es cierto que hasta ese período y también después, Cañizares no tuvo que emplearse a fondo porque no hubo ningún remate que llegara a inquietarle. El equipo castellano, con una sólida defensa en la que Caminero ejercía funciones similares a las de líbero, se mostraba seguro y a través de Óscar y Peña buscaba las salidas enviando el balón una y otra vez tanto hacia Sales como Olivera para tratar de que Pachón pudiera culminar.

En el Valencia Benítez mantuvo el sistema del rombo con Albelda como único pivote, que encontró apoyo en Aimar y Mista, siendo Angulo el más adelantado. Poco a poco el equipo de Mestalla fue controlando y sacu diéndose el empuje del rival y en acciones a la contra estuvo muy cerca de sorprender. Angulo envió una vaselina en el minuto 25 aprovechando uno de los pocos errores de Caminero; en el 32 Angulo no pudo culminar un contragolpe iniciado por Fabio Aurelio; un minuto después Ayala cabeceaba de cabeza llevando el balón por encima del larguero y en los compases finales Aimar realizó un espectacular recorte al borde del área en una buena acción que no encontró el final adecuado. En el segundo período hubo más de lo mismo. Sobre el césped de Pucela era dificilísimo jugar y conforme pasaban los minutos se hacía más impracticable, en especial en las zonas próximas a las áreas, donde se acumulaba gran cantidad de agua. Pero el Valladolid se adaptó mejor al escenario y supo resolver para el disfrute de su parroquia.

La presencia de Aimar durante 77 minutos es algo que sólo entiende su entrenador. Un futbolista de sus características muy poco podía hacer en un terreno de juego como el de ayer. Se diluyó por momentos y sólo mostró un par de pinceladas en acciones que no llevaron a nada positivo. Así, el Valencia tuvo su Sábado de Pasión particular en Valladolid. Tras el partido no había más que ver las caras de los jugadores y del presidente Jaime Ortí cuando se acercó a la zona de vestuarios. La imagen del Valencia no es la de un equipo campeón de Liga, título que a pesar de todas las decepciones, sigue defendiendo. El Valencia se ahogó en el agua de Pucela y ahora ha de esperar a que las circunstancias le sean favorables, que es lo mismo que decir que el Celta no le supere hoy domingo en la clasificación.