La presidencia de Francisco Vidal Muñoz duró solo dos meses, desde el 23 de julio hasta el 1 de octubre de 1922. En esta fecha, muy pocos días antes de que comenzara la temporada futbolística oficial, se nombró como nuevo presidente del Valencia FC a Don Ramón Leonarte Ribera, que había sido, juntamente con Octavio Augusto Milego, fundador del Colegio Valenciano de Árbitros de Fútbol, y que por entonces era colegiado en activo.

El primer título oficial y la primera participación copera
Esta temporada fue un éxito total, primeramente por proclamarse el Valencia campeón regional por primera vez en su historia, y segundo, y más importante, por lograr clasificarse para jugar la ansiada Copa de España (como campeón regional), también por primera vez, aunque no se pasó de la primera eliminatoria, quedando eliminado por el Sporting de Gijón.

Como no, Montes y Cubells jugaron un papel importantísimo en los dos campeonatos llegando a conseguir entre los dos treinta de los cuarenta goles marcados entre las dos competiciones, 38 en el Campeonato Regional y dos en la Copa de España.

Inauguración de los campos del Camino Hondo y Bancario
El fútbol iba ganando cada vez más adeptos en la ciudad de Valencia, conforme proliferaban los enfrentamientos entre equipos locales y con la visita de los primeros rivales nacionales e internacionales a nuestra ciudad. Como resultado de esta expansión futbolística, los principales clubes de la ciudad comenzaron a trasladarse a terrenos de juego más confortables. El primero de ellos fue el Levante FC, que el 3 de septiembre de 1922 inauguró el campo del Camino Hondo, situado en lo que hoy se conoce como calle Islas Canarias, con un partido ante el Valencia FC, que finalizó con victoria valencianista por 1-4, con dos goles de Cubells (uno de penalty), Rino y Montes.

El 3 de abril de 1923, fue el campo del Bancario el que abrió sus puertas. Ubicado entre las calles de San Valero, Pintor Salvador Abril y Maestro Aguilar, su partido inaugural lo disputó el CD Bancario, que estuvo reforzado por el portero internacional del RCD Español, Ricardo Zamora, contra el Valencia FC, flamante vencedor del Campeonato Regional y de Levante, finalizando éste con empate a dos.

Un Valencia muy internacional
Los encuentros más destacados de la temporada, además de los pertenecientes al Campeonato Regional y levantino, y al duelo copero contra el Sporting de Gijón, fueron los protagonizados por los equipos extranjeros que desfilaron por Algirós entre octubre de 1922 y mayo de 1923. Grandes conjuntos como FC Nüremberg, FC Wacker, Karlin de Praga, Verein für Rassenspiele, UTE Budapest o Racing de Bruselas trajeron a Algirós la magia del fútbol europeo.

El Valencia FC disputó en Algirós un total de catorce partidos internacionales durante la temporada, cinco de los cuales finalizaron con victoria, dos con empate y siete con derrota. Marcó 26 goles y encajó 40. El balance global no era demasiado halagüeño, pero lo verdaderamente importante era que Algirós se había convertido en un campo a la altura de San Mamés en Bilbao, de Les Corts en Barcelona o del Metropolitano en Madrid, por donde ya habían desfilado los mejores equipos del viejo continente.

Además de estos amistosos, el Valencia disputó 31 partidos amistosos de carácter nacional antes de la inauguración de Mestalla, que incluyeron dos encuentros en Madrid, lo cual supuso el debut del Valencia FC en la capital de España. Estos dos partidos los disputó el Valencia el 12 de abril de 1923 frente al Racing de Madrid, con victoria por 2-3, y el 13 de abril ante el Athletic de Madrid, también con victoria por 1-2.

La construcción de un nuevo campo
Como vemos, esta fue la temporada más brillante del Valencia FC en su corta historia, tanto en el terreno deportivo como en el económico y social. Todo ello dio paso a un desarrollo orgánico y funcional que situó al Valencia como el equipo más importante de la región. Y aunque las instalaciones del campo de Algirós se habían ido perfeccionando año tras año, antes de acabar esta gran temporada, la junta directiva del Valencia decidió que el campo del Algirós se había quedado pequeño y se necesitaba un campo nuevo y de mayores dimensiones urgentemente. En el partido de Copa ante el Sporting de Gijón acudieron a Algirós 8.000 personas, y en otros amistosos de la temporada también se había conseguido el lleno total.

Ramón Leonarte y su junta directiva adquirieron un solar de uso agrícola cerca de Algirós, por donde discurría la acequia de Mestalla. Los terrenos, pertenecientes al Barón de Bellver ocupaban una superficie de 10.000 metros cuadrados. La escritura de compraventa se firmó el día 16 de enero de 1923, y dado que el Valencia no disponía de suficientes recursos como para quedarse las tierras en propiedad, tuvo que firmar un contrato de arrendamiento con opción de compra. El valor de la transacción quedó fijado en 316.439,20 pesetas, si bien el gasto final ascendió a 588.304,20 pesetas, una vez construidas las gradas y acondicionado el suelo para la práctica del fútbol. El Valencia FC tardaría 10 años en abonar la cantidad pactada.

La realización del proyecto se encargó a Francisco Almenar Quinzá, arquitecto y socio del club y las obras de construcción se llevó a cabo por Ramón Ferrer Aguilar, también socio del club. El diseño de Mestalla preveía inicialmente una capacidad para 17.000 espectadores, con unos palcos de pista alrededor del terreno de juego situados a la misma altura del campo, con cinco filas de sillas, todas ellas de madera, en el sector de Preferencia, y diez en el sector de General. El servicio de vestuarios y el botiquín se ubicaron en el noroeste del ángulo de unión de la Preferencia y el llamado Sol pequeño.

Cuando finalizaron las obras de edificación, los graderíos de Mestalla estaban preparados para albergar a 14.000 espectadores, cantidad que se amplió hasta las 17.000 localidades con la tribuna cubierta estrenada cuatro años después, el 23 de enero de 1927. Las dimensiones del terreno de juego también superaban ampliamente a las de Algirós: 100 metros de largo por 59 de ancho.

La inauguración de Mestalla
Mestalla fue erigido en solo tres meses y medio. En un primer momento, la inauguración del nuevo campo del Valencia FC iba a celebrarse el 6 de mayo, y el equipo invitado para la ocasión era el RCD Español. Sin embargo, la visita del Rey Alfonso XIII a la ciudad, prevista para esa misma fecha, obligó a modificar el programa originalmente establecido. En consecuencia, la puesta de largo de Mestalla tuvo lugar, finalmente, el 20 de mayo de 1923, con el Levante FC como rival.

En el partido posterior a la ceremonia inaugural, el Valencia venció al conjunto levantinista por 1-0, gol obra de Montes. Arbitró el partido Octavio Augusto Milego. Los precios de las localidades oscilaban entre una peseta que costaba la general hasta las seis pesetas que se pagaban por las localidades numeradas de tribuna. La recaudación se destinó íntegramente a beneficio de la Asociación Valenciana de la Caridad. 

Un final de temporada repleto de amistosos
La inauguración de Mestalla no supuso, ni mucho menos, la conclusión de la temporada 1922-1923 para el Valencia FC. Más bien todo lo contrario. Desde el 20 de mayo, fecha de apertura, hasta el 31 de julio, cierre oficioso del año futbolístico, el Valencia disputó hasta dieciocho partidos amistosos, incluido el inaugural contra el Levante, de los que dieciséis tuvieron como escenario el rutilante nuevo campo valencianista.

La primera, aunque breve, incursión del Valencia en la Copa, había situado al equipo presidido por Ramón Leonarte Ribera en la primera fila del fútbol regional valenciano, pero también supuso el inicio de una incipiente etapa plagada de éxitos, en la que el equipo capitaneado por Cubells y Montes comenzó a codearse, sin complejos, con los mejores clubes españoles. Asimismo, el nombre del Valencia FC traspasaba nuestras fronteras merced a la proliferación de los enfrentamientos contra equipos de talla internacional, que representaban un éxito de taquillaje y una excelente repercusión mediática y social en nuestra ciudad. Mestalla fue escenario de siete encuentros contra equipos extranjeros en el periodo de un mes, con cuatro derrotas, dos empates y una victoria, encajando 17 goles y marcando 16. Los rivales fueron el Dundee de Escocia, el SK Meteor de Praga, el Florente de Genova y el Olympique de París.


Campeonato Regional

Por primera vez en su historia el Valencia FC se proclamó campeón regional, y buena parte de la culpa la tuvieron Montes y Cubells. El campeonato comenzó el día 8 de Octubre de 1922, y participaron seis equipos: Valencia FC, Gimnástico FC, Levante FC, España FC, Athletic de Valencia y CD Castellón. Con la presencia del equipo de Sequiol, se abría la competición regional a equipos no pertenecientes a la ciudad de Valencia.

El Valencia ganó todos sus partidos, por lo que finalizó en primera posición, seguido de Gimnástico, Levante, España, Atlético Valencia y Castellón. La participación del Valencia en este campeonato fue casi perfecta, logrando grandes goleadas como el 8-1 contra el Castellón o el 7-1 ante el Athletic de Valencia, ambos en Algirós. El balance fue de 32 goles a favor por 8 en contra. Los máximos goleadores del equipo fueron, una vez más, Eduardo Cubells, que marcó 14 goles, y Arturo Montes, que marcó 11. Tras ellos, Bellver, con 3 tantos, Rino, con dos, Estevan y Estellés, con una diana, completaron la lista de goleadores valencianistas.

Un mes después del Campeonato Regional, se procedió a jugar la eliminatoria contra el campeón murciano, el Real Murcia, para determinar qué equipo sería el campeón de Levante y participaría, por tanto, en la Copa de España. El 18 de febrero se jugó en Algirós el partido de ida, con victoria valencianista por 3-0. Cubells, en dos ocasiones, y Montes, dejaron prácticamente sentenciado el Campeonato de Levante y, en consecuencia, la clasificación del Valencia para participar en la Copa de España por primera vez en su historia.

En la vuelta, celebrada en La Condomina, el resultado final fue de empate a un gol, tanto conseguido por Montes para los valencianistas en un encuentro marcado por el escandaloso arbitraje del Señor Montero Román, que anuló dos goles al Valencia, uno a Montes y otro a Cubells, y dio como válido el gol murciano que fue claramente derribado por los delanteros contrarios. Pese a todo, el Valencia cosechó el mayor éxito obtenido hasta la fecha. La euforia era extraordinaria y toda la ciudad salió a festejarlo. El Valencia empezaba a ser grande.

Copa de España

Tras imponerse al Real Murcia en el Campeonato de Levante, el Valencia había logrado clasificarse por primera vez en su historia para disputar la Copa de España. El rival que le tocó en suerte era el poderoso Sporting de Gijón, campeón de Asturias, que había sido semifinalista en la edición anterior, y en cuya eliminatoria le ganó el FC Barcelona. Un equipo de gran categoría, donde jugaba el medio centro internacional Manolo Meana.

El club preparó ansiosamente la participación en esta competición hasta que por fin llego el esperado 25 de marzo, fecha en la que debía jugar su primer partido de Copa. Sin embargo, aquel día el terreno de juego estaba casi impracticable por las fuertes lluvias caídas en la ciudad durante las horas anteriores al choque. El presidente, Ramón Leonarte, ordenó que se echara serrín sobre el terreno de juego, pero de poco sirvió. Además, Arturo Montes estaba en cama con cuarenta de fiebre, pero, aún así, apareció en Algirós para participar en la contienda, y su actuación acabaría siendo decisiva.

8.000 espectadores se dieron cita en Algirós para presenciar el encuentro. El Valencia FC estaba formó con Mariano, Llovet, Piñol, Marín, Hipólito, Esteban, Rino, Cubells, Montes, Estellés y Cordellat. El partido fue muy disputado, aunque sin goles. Sin goles... hasta el minuto 87, en el que Cubells hizo una jugada de las suyas y sirvió en bandeja un balón a Montes, que no desaprovechó y marcó el 1-0 definitivo.

El primer partido se había ganado, y la alegría era total. Pero un gol era poco para volver a enfrentarse en el segundo partido contra el Sporting en su estadio. El partido de vuelta se disputó el 8 de abril de 1923 en El Molinón, y el equipo asturiano barrió y goleó 6-1 al Valencia FC, aunque Montes puso el gran susto en el campo al adelantar a su equipo con un 0-1. Sin embargo, el colegiado vasco Echevarrieta expulsó injustamente a Marín e Hipólito. La situación fue tal que el guardameta valencianista Mariano se retiró del campo en protesta por el injusto arbitraje.

En definitiva, un partido ganado por cada equipo. Pero en aquel entonces no contaba la diferencia de goles, sino que era necesario para proclamarse pasar la eliminatoria, como mínimo, ganar un partido y empatar otro. Por lo tanto hubo de jugarse un tercer partido de desempate cuarenta y ocho horas más tarde. Este partido se jugó en el campo de Los Teatinos, en Oviedo. El Sporting, más inspirado, ganó por 2-0 y despertó del sueño al Valencia, que quedaba apeado de la competición copera, pero con la satisfacción de haber debutado en la competición nacional más importante. El Valencia tuvo que esperar dos años para volver a jugar la Copa, competición que no ha vuelto a abandonar hasta la fecha.

Plantilla de la temporada 1922-1923

Presidente Francisco Vidal Muñoz, Ramón Leonarte Ribera
Porteros Mariano, Hurtado
Defensas Bono, Julio Gascó, Piñol
Medios Bellver, Estevan, IrivasLlovet, Marín, Reverter, Salvat, Tarín
Delanteros Aliaga, CordellatCubells, Estellés, Irivas, Montes, Peral, PorcalRino, Salvat, Umbert

0
0
0
s2sdefault