Ficha de partido: 18.09.2007: Schalke 04 0 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

Schalke 04
Schalke 04
0 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
David Albelda
26'
Descanso
45'
Carlos Marchena
51'
OzilAsamoah
61'
David VillaAsist: Miguel Brito
63'
Bordon
69'
GrossmullerRafinha
73'
LovenkrandsAltintop
73'
Joaquín SánchezMiguel Ángel Angulo
75'
Grossmuller
76'
Javier ArizmendiFernando Morientes
80'
Stephen SundayDavid Villa
89'
Emiliano Moretti
92'
Final del partido
93'

Estadio



Nombre: Veltins Arena
Aforo: 55.824 espectadores
Ubicación: Gelsenkirchen (Renania del Norte-Westfalia) 
Inauguración: 13/08/2001

Rival: Schalke 04

Records vs Schalke 04

Máximo goleador: Roberto Gil (2 goles)
Goleador rival: Farfán (2 goles)
Más partidos: Miguel Brito (3 partidos)
Mayor victoria: 1 - 0 (18.09.2007)
Mayor derrota: 0 - 2 (04.03.1997)
Más repetido: 1-1 (2 veces)

Crónica

Un gol de Villa (63’) puso fin a la maldición que ha mantenido al Valencia 41 años sin ganar en Alemania. El equipo de Quique sufrió durante la primera media hora, pero poco a poco se adueñó del partido hasta lograr una victoria justa que devuelve la tranquilidad y permite a los blanquinegros liderar su grupo (0-1). Para redondear la jornada, el Chelsea no pudo pasar del empate en casa ante el Rosenborg (1-1).

Quique y Villa se fundieron en un abrazo cuando el árbitro holandés señaló el final del partido. Un abrazo con el que ambos dieron rienda suelta a sus sentimientos y a lo que, con amargura, llevaban semanas guardando y sufriendo en su interior. El técnico, tremendamente contestado por la grada de Mestalla. El asturiano, peleado con su mejor estado de forma y con el gol, del que vive todo delantero y, por ende, su equipo. El triunfo de anoche fue un bálsamo para ambos y debe serlo para el crispado sector de la afición valencianista.

De la mano de Quique, el Valencia ganó en Alemania 41 años después. Ya ha llovido. Y lo hizo merced al buen planteamiento táctico. Rácano, si se quiere; exento de espectáculo, con calidad en cuentagotas, pero efectivo como el que más. Tres puntos, primer pellizco económico y liderato del grupo de la Champions. No está mal.

Quique tiró de experiencia y de físico para iniciar el encuentro ante un rival con futbolistas rocosos y cuyas principales armas eran las jugadas de estrategia y el juego aéreo. De ahí la presencia de Helguera y Albiol en la zaga, con Albelda y Marchena en la medular. Sin Baraja y con Silva pegado a la banda izquierda, se prescindía de creatividad, al menos de salida, con la intención de frenar al rival.

El planteamiento hizo que la posesión del esférico fuera escasa y, por lo tanto, sólo cabía esperar a algún robo de balón para montar la contra rápida. Cuando hubo alguna opción de llevarlo a la práctica se desvaneció siempre porque Morientes estaba excesivamente solo arriba y el veterano ariete no dispone de la velocidad de Villa, más retrasado.

Los alemanes tenian el partido como deseaban. Con Ernst como pivote, recuperando infinidad de balones, Jones iniciaba la distribución en la zona ancha; y lo hacía bien, a pesar de que Rakitic, la revelación, no entraba en juego. Silva estaba más preocupado de tapar las subidas de Rafinha, su marcador, mientras Asamoha por la derecha y Altintop por la izquierda hacían trabajar a destajo a los valencianistas.

Kuranyi, la punta de ataque local, pudo marcar en los minutos 29 y 30, en los que un Valencia excesivamente metido atrás se salvó de la debacle. La alarma saltó y fue para bien. Los de Quique se estiraron a partir de ahí, se hicieron el ánimo de ir hacia adelante y primero Villa y después Marchena tuvieron opciones de gol. El descanso se afrontó con mejor perspectiva.

En el segundo acto, con los locales medio fundidos, el Valencia jugó casi a placer, sobre todo tras el gol de Villa. Cañizares contribuyó a crear incertidumbre en los diez primeros minutos, pero cuando ocho después marcó el asturiano, tras servicio de Miguel, hubo sentencia. Villa volvió a ser el de antes: controló, dribló al meta y cruzó con la zurda. Y el Valencia vuelve al buen camino. Primer paso esperanzador.