Quique y Carboni vivieron una tempestuosa relación La temporada 2006/2007 quedó marcada, en el plano extra-deportivo, por dos temas principales: los continuos problemas internos entre el entrenador y el director deportivo, y la plaga de lesiones que sufrió el equipo a lo largo de las competiciones. Pese a ello, en el plano deportivo, el equipo completó una buena campaña, sobreponiendose a las adversidades, que le permitió soñar en Europa y pelear por la liga hasta las jornadas finales.

Los problemas entre Quique y Carboni
En el verano de 2006, el presidente del club Juan Soler decide nombrar máximo responsable del área deportiva a Amedeo Carboni, cargo al que accedió tras su retirada como futbolista del equipo che. Muchos vieron en esta decisión un grave error, primero porque el italiano no reunía la experiencia necesaria, y segundo, por el hecho de pasar de ser un jugador infravalorado por el entrenador a convertirse en su jefe. El enfrentamiento con Quique se escenificó especialmente en el capítulo de fichajes. Carboni le ganó la partida y, excepto en la contratación de Joaquín (que costó 25 millones de euros y se convirtió en el fichaje más caro de la historia del Valencia) y Morientes, aprobadas también por Quique, el resto de fichajes no contaron con el beneplácito del técnico madrileño. El resultado, además, fue muy pobre.

Los controvertidos fichajes de Tavano y Del Horno
Su principal apuesta fue Tavano, delantero procedente del modesto Empoli, que no había sido internacional y que no contaba con ofertas de ningún gran equipo italiano. Se pagaron casi 9 millones por él para jugar 44 minutos en liga, y dos partidos intrascendentes en Copa y Liga de Campeones, llegándose finalmente a un acuerdo con la Roma en Enero para su cesión sin contraprestación económica para el Valencia. Asier Del Horno costó 7 millones y vino lesionado. Cuando medio año después se recuperó no quiso adaptarse y fue una mala influencia en el vestuario. La errática política de fichajes del nuevo director deportivo dio demasiados tumbos y la relación con el entrenador empeoró con el paso del tiempo con declaraciones cruzadas y más de un toque de atención a ambos por parte del presidente. Era obvio que los dos no podrían seguir en el club la temporada siguiente.

Silva se queda en el primer equipo
Además de los mencionados fichajes, el Valencia recuperó a dos jugadores cedidos, Jaime Gavilán y David Silva. El rendimiento de ambos fue bueno, pero especialmente el del segundo, quien se convirtió en la gran revelación del equipo por su calidad y capacidad goleadora. Sus grandes actuaciones, especialmente en la Liga de Campeones consiguieron, en poco tiempo, hacer olvidar a la afición de Mestalla la marcha de uno de sus ídolos, Pablo Aimar, que había sido traspasado al Real Zaragoza.

Una temporada muy irregular
Centrándonos en el aspecto puramente deportivo, el arranque de la temporada 2006/07 se caracteriza por la irregularidad que muestra el Valencia. Lo mismo se pasa cinco partidos sin conocer la derrota, que pierde en Huelva contra un recién ascendido. Además, una impresionante plaga de lesiones (hasta once jugadores del primer equipo quedan fuera de combate durante el mes de Noviembre) deja al equipo muy mermado. En el arranque de 2007 hay estadísticas que parecen pertenecer a equipos distintos. Mientras en Liga el Valencia se queda a sólo un triunfo del récord de las siete victorias consecutivas, en la Copa del Rey el Getafe le sonroja la cara en los octavos de final.

En el torneo de la regularidad el Valencia está a un paso de lograr la proeza, hasta la fecha inédita, de permanecer siete jornadas ganando. Y al mismo tiempo, en la Copa tras empatar a uno en el Coliseo Alfonso Pérez, en la vuelta el equipo madrileño le da una lección en toda regla al Valencia al que golea por 2-4. 80 años tienen que pasar para ver a un equipo haciéndole cuatro goles al Valencia en Mestalla en la Copa. Paradójicamente es su propio feudo el que mantiene al equipo arriba en la clasificación liguera durante el primer tercio del año.

Entre febrero y marzo el Valencia gana todos sus partidos como local y, sin embargo, sólo es capaz de sacar dos puntos a domicilio. Se afianza en la cuarta plaza y nunca pierde de vista al líder. Esta dinámica se mantiene prácticamente hasta el final del campeonato. En concreto hasta que los de Quique obtienen el pasaporte para disputar la fase previa de la Liga de Campeones 2007/2008 faltando tres jornadas para acabar la temporada con una victoria en Mallorca que le daba opciones remotas de conseguir el título.

Pero pese a las esperanzas de la afición, ahí se acabó la Liga 2006/2007. Los últimos tres partidos, ya sin nada en juego, se convierten en un esperpento. Dos derrotas dolorosas contra vecinos (4-2 ante el Levante y 2-3 frente al Villarreal) y un insípido empate contra la Real le ponen el punto y final al curso.

Gran papel en Europa
Y si la Liga no ofrece excesivas alegrías, justo lo contrario sucede en la Champions. Tras un arranque frenético con tres victorias seguidas, el equipo se dispara y logra la clasificación para octavos mucho antes de acabar la fase de grupos. Tras una tensa eliminatoria de octavos que acabó con tangana en Mestalla, el Valencia tiene el privilegio de ser el único equipo español que accede a los cuartos de final de la Liga de Campeones, fase en la que cayó eliminado de forma muy digna ante el todopoderoso Chelsea inglés, tras encajar un gol en Mestalla en los minutos finales del encuentro de vuelta con el equipo volcado al ataque en busca de la victoria. No menos importante es el capítulo de los ingresos, ya que el club se embolsa 27 millones de euros por su participación continental (22,6 directamente de la UEFA y 4,4 en taquillas).

El lastre de las lesiones
Como dato significativo, mencionar que debido a la plaga de lesiones sufrida por el equipo, llegaron a jugar 24 de los 25 futbolistas de la primera plantilla (todos excepto Mora) y hasta cinco jugadores del filial tienen minutos (Cerra, Pallardó, Guerra, Córcoles y Nacho Insa). También cabe destacar que hasta ocho futbolistas del Valencia participan en la clasificación la selección española de cara a la Eurocopa de 2008: Villa, Albelda, Marchena, Joaquín, Silva, Angulo, Morientes y Albiol. Es más, de los 23 goles logrados por España, más de un tercio son obra de futbolistas ches.


Campeonato Nacional de Liga

Resulta dificil valorar la trayectoria del Valencia CF en la Liga 2006/2007. Por una parte, el hecho de lograr la clasificación para la Liga de Campeones a falta de tres jornadas para el final, puede ser considerado un éxito habida cuenta de los gravísimos problemas de lesiones que sufrió el equipo a lo largo de la campaña (llegando a contar hasta con 11 lesionados del primer equipo en el mes de Noviembre). Por otra parte, el mal juego y la falta de ambición en momentos puntuales de la temporada, especialmente en los tres últimos partidos, con los deberes hechos aunque con opciones lejanas de optar al título, dejaron en la afición un ligero sabor agridulce.

La temporada comenzó, como la anterior, con una sufrida y trabajada victoria en casa frente al Betis. Posteriormente, tres victorias (Atlético, Getafe y Nàstic de Tarragona) y un meritorio empate en el Camp Nou, lanzaban al equipo a la segunda posición. Sin embargo, el siguiente partido supuso una nefasta derrota ante el Celta, y a partir de ahí, llegaron los malos resultados y las lesiones en cadena que culminaron con una derrota frente al Recreativo, recién ascendido, que relegaba a los ches a la novena posición. Pero el equipo tira de orgullo y casta y, en un final de año excepcional, culmina el 2006 con tres victorias consecutivas ante Deportivo, Zaragoza y Mallorca.

Así las cosas, el Valencia se planta en el mes de Enero de 2007 demasiado lejos de la cabeza de la clasificación (a 11 puntos) y en la sexta plaza. En el arranque de 2007 hay estadísticas que parecen pertenecer a equipos distintos. Mientras en Liga el Valencia se queda a sólo un triunfo del récord de las siete victorias consecutivas, y la capacidad de Villa y Morientes permite mantener al Valencia con opciones de pelear con los más grandes a falta de muchos meses para la conclusión del campeonato, en la Copa del Rey el Getafe le sonroja la cara en los octavos de final.

Después de las tres victorias al cierre de 2006, el Valencia se impone consecutivamente a Villarreal, Levante y Real Sociedad y está únicamente a un paso de hacer historia en el Ruiz de Lopera. Después de adelantarse en el marcador con un gol de Villa, el Betis le da la vuelta al partido y deja para otra ocasión la proeza, hasta la fecha inédita, de las siete jornadas consecutivas ganando.

Entre febrero y marzo el Valencia gana todos sus partidos como local y, sin embargo, sólo es capaz de sacar dos puntos a domicilio, ante Gimnàstic de Tarragona y Osasuna. El equipo se afianza en la cuarta plaza y nunca pierde de vista al líder. Esta dinámica se mantiene prácticamente hasta el final del campeonato, con cuatro nuevas victorias consecutivas, esta vez ante Recreativo, Deportivo, Zaragoza y Mallorca. La victoria en Son Moix en la jornada 35, no solo daba la clasificación para la siguiente edición de la Liga de Campeones, sino que mantenía al equipo con ciertas opciones de pelear por el título de Liga en las tres últimas jornadas.

Inexplicablemente, y pese a la ilusión del valencianismo, el mensaje transmitido por entrenador y jugadores era el de que el objetivo ya estaba cumplido y ahí pareció acabar la Liga 2006/2007 para el Valencia. Los últimos tres partidos se convirtieron en un esperpento. Especialmente dolorosa fue la derrota en casa por 2-3 ante el Villarreal, que dejaba al Valencia definitivamente sin opciones de alzarse con el título de Liga. Una nueva derrota ante el Levante y un insípido empate contra la Real, que condenaba al equipo vasco al descenso de categoría, pusieron punto y final a una temporada que dejó a la afición la impresión de que se hubiera podido hacer algo más de no haber sido por las lesiones y por los problemas internos en el club.

Los goleadores del Valencia CF durante esta temporada fueron: Villa (15 goles), Morientes (12 goles), Angulo (6 goles), Joaquín (5 goles), Silva y Vicente (4 goles), Ayala, Moretti y Hugo Viana (2 goles) y Albiol, Baraja y David Navarro (1 gol).


Copa del Rey

Esta temporada tiene lugar una nueva decepción copera para el Valencia CF. Tras superar sin excesivas dificultades el trámite de la primera eliminatoria ante el Racing Portuense, el equipo ché se medía ante un primera como era el Getafe. Tras un flojo partido de ida en el que lo mejor fue el empate obtenido, el conjunto azulón le dió un baño al Valencia en Mestalla, dejando fuera de la Copa a los ches.

Tal y como hemos comentado, el sorteo de los diesiseisavos de final de la Copa del Rey emparejaron al Valencia con el Racing Portuense del Puerto de Santa María (Cádiz), cuidad natal de Joaquín, fichado por el Valencia CF esta temporada, pero que a estas alturas todavía no contaba con toda la confianza del técnico valencianista. El partido de ida se disputó en tierras gaditanas el 25 de Octubre de 2006, y el Valencia logro vencer 1-2, dejando casi sentenciado el acceso a la siguiente ronda copera. El rival, que salió al campo con mucho desparpajo, consiguió adelantarse en el marcador, pero dos goles de Angulo inclinaron la balanza a favor de los ches. Lo más significativo del encuentro fue que Quique se vio obligado a sacar a Joaquín en la segunda parte ante la insistencia del público local, que recibió al jugador a su salida como un héroe. El partido de vuelta fue un mero trámite. Se disputó en Mestalla dos semanas después y el Valencia, sin excesivos problemas, se impuso por dos goles a cero (Silva y Hugo Viana).

En los octavos de final el Valencia debía medirse a un equipo de primera división, el Getafe CF. La eliminatoria no llegaba en un buen momento, dado que el equipo de Quique atravesaba por uno de los peores baches de la temporada. Una increible plaga de lesiones unida a unos irregulares resultados en la Liga, hacían afrontar la eliminatoria a los valencianistas con ciertas dudas. Pese a todo, y a pesar de realizar un partido muy flojo en la ida, que se jugó en Getafe el 10 de Enero de 2007, el once valencianista logró encarrilar la eliminatoria gracias a un gol de Silva en el último minuto del encuentro. Pese al empate a uno final, el Valencia ofreció una de sus peores caras y su juego fue muy criticado.

Pero lo peor estaba por llegar sólo una semana después. El Valencia quedó apeado de la Copa tras caer goleado en Mestalla en el partido de vuelta por 2-4. El conjunto de Quique realizó su peor partido de la temporada y se vio desbordado por un animoso conjunto madrileño. Un gol en propia meta de Tena adelantó a los blanquinegros, pero luego Güiza, en dos ocasiones, Nacho y Casquero voltearon el marcador. Al final anotó Albiol para maquillar un resultado que, una vez más, dejaba al Valencia fuera de la Copa a las primeras de cambio.

Champions League

El mejor recuerdo que el aficionado del Valencia se lleva a casa en la temporada 2006/2007 es, sin duda, el paso firme del equipo mostrado en la Liga de Campeones. La andadura del equipo valencianista en la máxima competición continental comenzó en Austria, frente al Salzburgo en la fase previa de clasificación. Los de Quique consiguieron salir vivos en el partido de ida, disputado el 9 de Agosto de 2006, después de pasar muchos apuros durante todo el encuentro. La derrota mínima fue un mal menor, porque el conjunto austríaco apretó de lo lindo, y tuvieron a los de Quique contra las cuerdas. En la vuelta, disputada en Mestalla el día 22 del mismo mes, el Valencia cumplió con el guión y Morientes, Villa y Silva firmaron el 3-0 final. Un marcador que equivalía al pasaporte para estar en la élite del fútbol continental.

El sorteo de la fase de grupos fue benévolo con el Valencia, que quedó encuadrado en el grupo D junto a la AS Roma italiana, el Olympiakos griego y el Shakhtar Donetsk ucraniano. El Valencia arrancó en la competición de forma admirable con una trepidante goleada en grecia, el 12 de Septiembre de 2006, imponiendose por 2-4 al Olimpiakos en un partidazo en el que Morientes firmó un hat-trick espectacular y Albiol redondeó el triunfo. El equipo de Quique, que supo sobreponerse a los goles griegos, continuó su buena trayectoria con una victoria en casa ante la Roma, diez dias después, por 2-1 (goles de Angulo y Villa), en uno de los mejores partidos desde que el técnico madrileño había tomado las riendas del equipo.

En la tercera jornada de la fase de grupos, el Valencia recibía al Shakhtar Donetsk en Mestalla. El partido se disputó el 18 de Octubre, y el Valencia se impuso por 2-0. David Villa fue el encargado de sentenciar el choque y de acercar a los ches a los octavos de final en dos zarpazos, uno de pillo y otro de saber estar en el sitio adecuado. Dos semanas después, el Valencia le devolvió la visita al equipo ucraniano en un partido que se complicó muschísimo y en el que el emergió de los infiernos en cuestión de cuarenta y cinco minutos. Tras un primer tiempo lamentable, en el que estuvo perdido, sacó la casta y, sin hacer un gran fútbol, limitándose tan solo a dejar constancia de su potencial, logró el empate a dos (con goles de Morientes y Ayala) que le metía directamente en los octavos de final.

Ya clasificados para la siguiente ronda, el Valencia ganó con comodidad al Olympiakos en Mestalla en la quinta jornada, disputada el 22 de Noviembre de 2006, por 2-0 (goles conseguidos por Angulo y Morientes). El equipo che se impuso a los griegos con más ganas que buen juego, logrando un resultado que, unido a la derrota de la Roma en Ucrania, aseguraba al equipo de Quique el primer puesto de su grupo en la Champions, a falta de la última jornada en la que los de Mestalla visitarían la capital italiana sin nada en juego. En este partido, disputado en el Estadio Olímpico de la capital italiana el 5 de Diciembre, un Valencia repleto de jugadores de la cantera dio la cara ante una Roma que necesitaba puntuar para lograr su clasificación, aunque acabó perdiendo por 1-0.

Tras acceder a los octavos de final con una autoridad insultante y como primero del grupo, no hay fortuna en el sorteo de las eliminatorias. El rival más complicado del bombo dos es el que le corresponde en suerte al conjunto de Quique: el Inter de Milán. El partido de ida se juega el 22 de Febrero de 2007 en un San Siro desierto por imposición de la UEFA y el Valencia, que sigue haciéndose fuerte ante la adversidad, se recompone a las dos ventajas de los italianos y termina empatando, gracias a los golazos marcados por Villa y Silva. La vuelta en Mestalla, disputada el 6 de Marzo de 2007, acaba sin goles y pasa a los anales por los lamentables acontecimientos a la conclusión del choque al producirse una pelea entre los jugadores de ambos equipos. De esta manera y, gracias al valor doble de los goles fuera de casa, el Valencia tiene el privilegio de ser el único equipo español que accede a los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Y una vez más el caprichoso bombo depara una eliminatoria fraticida en los cuartos de final contra el todopoderoso Chelsea, con el factor campo a favor de los ches. El equipo sale con vida de Stamford Bridge en el partido de ida, jugado el 4 de Abril, merced a un gol estratosférico de Silva en el que sólo falta que el guardameta Cech aplauda. Minutos más tarde, el genial delantero Didier Drogba hace el empate. En el choque decisivo disputado en un abarrotado Mestalla seis dias después, el Valencia vuelve a adelantarse en el marcador gracias a Morientes, pero poco a poco el Chelsea va engrasando su apisonadora y no da opción. Primero un tanto de Shevchenko y más tarde un gol de Michael Essien al borde del final del choque dejan KO a los de Quique con toda la amargura del mundo y posiblemente con una gran dosis de injusticia.

Algunas lecturas positivas que se han de hacer del brillante paso europeo del Valencia por la Champions tienen que ver con el crecimiento de algunos de sus futbolistas. Villa, que logra cinco goles en esta competición, es nominado a jugador de la temporada por la UEFA y Silva se convierte en candidato a formar parte del mejor once continental.

Plantilla de la temporada 2006-2007

Presidente Juan Bautista Soler
Entrenador Quique Sánchez Flores
Porteros Cañizares, Mora, Butelle
Defensas Albiol, Ayala, Cerra, Curro Torres, David Navarro, Del Horno, Marchena, Miguel, Moretti
Medios Albelda, Angulo, Baraja, Edu, Gavilán, Hugo Viana, Joaquín, Jorge López, Regueiro, Pallardó, Vicente
Delanteros Morientes, Silva, Tavano, Villa

0
0
0
s2sdefault