Manuel Llorente, nuevo presidente del Valencia CF, con Unai Emery

El panorama social durante el verano de 2009 sigue siendo agitadísimo y la pretemporada volverá a ser, una vez más, un hervidero de luchas políticas. Unos meses antes de finalizar la temporada, en marzo de 2009, la influencia de Bancaja, máximo acreedor del club, empieza a ser mayor con el nombramiento de Javier Gómez como consejero delegado de la entidad, dejando a Vicente Soriano en una incómoda posición. Sin acciones y sin apenas credibilidad, Soriano se mantiene con los títulos prestados de Juan e incumple una a una sus promesas de vender las parcelas del viejo Mestalla. La liquidez en el club es nula y el 4 de junio de 2009, Vicente Soriano presenta su dimisión como presidente.

La ampliación de capital
El 8 de junio Bancaja designa a Manuel Llorente como nuevo presidente para buscar la viabilidad económica del club. Javier Gómez se convierte en el único vicepresidente, cargo que deja Fernando Gómez para pasar a ser director deportivo. Pero la situación económica del Valencia es tan complicada que, para evitar la ley concursal (antigua suspensión de pagos), es necesario acometer una ampliación de capital de 92 millones de euros. La ampliación de capital arranca el 8 de julio en su primera fase, destinada a los pequeños accionistas, cuya respuesta es inmediata, recaudándose el 20% del capital total.

La Fundación, nuevo dueño del club
En agosto la Fundación Valencia CF toma el protagonismo al llegar a su presidencia el ex-consejero Társilo Piles, también hombre de confianza de Bancaja. El 22 de agosto, un día después de cerrarse la primera fase de la ampliación, la Fundación recibe un crédito de 74 millones de euros de la entidad financiera, con el aval de la Generalitat a través del Instituto Valenciano de Finanzas, para adquirir el resto del capital social. Así se da por cerrada la ampliación y se le da un portazo definitivo a Juan Soler y Vicente Soriano.

La gran estafa de Dalport
Con la ampliación de capital a punto de comenzar, se produce uno de los hechos más grotescos en la historia del club. El 4 de julio, un mes después haber dimitido como presidente, Vicente Soriano aparece en escena como portavoz de Inversiones Dalport, una empresa uruguaya, que aglutina el 50,3% del capital social, tras adquirir las acciones de Soler y Soriano. Sin aportar ni una sola prueba, Soriano pide la anulación de la ampliación de capital y el relevo automático en el Consejo de Administración, comprometiéndose a obtener 500 millones de euros por la venta de las parcelas de Mestalla.

Sin embargo, todo resulta ser una gran estafa. Los principales bancos españoles rechazan los pagarés que presenta Dalport, al ser catalogados como bonos basura, y no se encuentra a nadie que los convierta en dinero líquido. El final de Dalport en el Valencia se firma certifica el 22 de agosto, el día que se cierra la primera fase de la ampliación de capital, al convertirse el paquete accionarial de la empresa uruguaya en el 5% del capital social.

Baraja y Angulo dejan el club
Durante el verano de 2009 dejan el equipo cuatro importantes futbolistas: Fernando Morientes, Curro Torres, Raúl Albiol y Miguel Ángel Angulo. Los dos primeros acaban contrato mientras que Albiol es traspasado al Real Madrid por 15 millones de euros. Angulo, por su parte, pone punto y final a su carrera en el Valencia tras 12 años en el club y siete títulos a sus espaldas y ficha por el Sporting de Lisboa. Por su parte, llegan al equipo Miguel Ángel Moyà, Ángel Dealbert, Jeremy Mathieu y Bruno Sáltor. Pese a la delicadísima situación económica por la que atraviesa el club, el Valencia se reforzaría durante el mercado de invierno fichando a Alejandro “Chori” Domínguez del Rubin Kazan, uno de tantos fichajes sonados que no quedaría en nada.

Al finalizar la temporada, será Rubén Baraja quien dejará el Valencia CF tras anunciar el presidente, Manuel Llorente, que no renovaría el contrato del jugador. De esta forma, el vallisoletano puso punto y final a su histórica carrera en el club de Mestalla tras haber conquistado cinco títulos en 10 temporadas y haber sido el referente del equipo durante todos esos años. El 16 de mayo, en el último partido de Liga ante el Tenerife, Mestalla le tributa una despedida inolvidable.

Llorente decide no vender a sus estrellas
Paradójicamente, pese a que durante el verano la crisis económica es tal que el club parece tocar fondo, Manuel Llorente decide rechazar todas las ofertas que llegan por los jugadores más importantes. Barcelona y Real Madrid llegan a ofrecer 42 millones por David Villa, la Juventus ofrece 25 millones por Silva, 18 millones el Barcelona por Juan Mata, 7,5 el Stuttgart por Banega, 3 la Fiorentina por Miguel y 8 el Zenit de San Petersburgo por Zigic. En total, más de 100 millones de euros que superan al montante total de la ampliación de capital. El motivo de no vender a las estrellas no es otro que el de mantener el nivel del equipo para tratar de alcanzar el objetivo de la Champions League y conseguir los beneficios económicos de esta competición.

Firma con Mediapro y Kappa
En medio de una crisis galopante y con el club muy cerca de la quiebra, se alcanzan dos acuerdos vitales. El Valencia se compromete con Mediapro a la venta de sus derechos audiovisuales durante cinco años, por 240 millones, y casi al mismo tiempo se cierra la negociación para que la firma italiana Kappa suceda a Nike por 3,5 millones por tres años. También se firma el patrocinio principal con la empresa sueca de apuestas a través de Internet, Unibet, por dos años, por los que el Valencia percibe 3,2 millones por temporada.

El Valencia vuelve a la Champions
Tras gran arranque de temporada, el Valencia consigue meterse en los primeros puestos de la clasificación, cerrando la primera vuelta con 43 puntos. A principios de 2009, tras una victoria in-extremis en Mestalla contra el Espanyol, el equipo se encarama a la tercera plaza de la tabla para no abandonarla ya más en las 32 jornadas restantes, logrando el objetivo principal de la temporada: regresar a la Liga de Campeones sin necesidad de pasar por la fase previa.

En la Copa del Rey, sin embargo, las sensaciones no fueron nada buenas, ya que el equipo cayó eliminado en los octavos de final frente al Deportivo de La Coruña, pese a haber conseguido remontar la elimnatoria en Riazor. En una segunda parte esperpéntica, el Deportivo da la vuelta de nuevo a la elimnatoria y deja al Valencia fuera de la competición.

En Europa, el Valencia caería eliminado de forma injusta en los cuartos de final de la nueva Europa League ante el Atlético de Madrid. Tras haber empatado en Mestalla, el Valencia acudía al Calderón con la intención de lograr el pase a las semifinales. El árbitro alemán, Florian Meyer, dejó sin señalar un claro penalty a Nikola Zigic en el minuto 86, que acabó con la camiseta rota, dejando al conjunto che fuera de la competición continental.

Asolados por las lesiones
Las lesiones serán el capítulo más preocupante de la temporada. Hasta 18 jugadores de la primera plantilla caen lesionados y en marzo cuando se alcanza una situación extrema. Llegan a coincidir nueve futbolistas de baja (Bruno, Miguel, Mathieu, Navarro, Marchena, Dealbert, Alexis, Albelda y Pablo) y se concentran los problemas en la línea defensiva, en la que Emery se inventa a Fernandes como central y hace debutar a los canteranos Joel Johnson y Lillo. Hasta 12 jugadores se ven obligados a pasar por la retaguardia para solventar los problemas defensivos.

Unai Emery, renovado por los resultados
El contrato del entrenador finaliza en junio de 2010, y desde principios de año se abre el debate sobre la conveniencia o no de su renovación. No es hasta principios de mayo, con la clasificación para la Liga de Campeones asegurada, cuando el Consejo de Administración plantea a Emery su continuidad. Es el presidente quien se lo comunica y el técnico donostiarra apenas pone reparos. El día 13 de mayo se consuma la permanencia del entrenador por tercera temporada, con los mismos emolumentos y sólo hasta 2011.

Seis valencianistas en la selección
Nunca antes se alcanza la cifra de seis valencianistas convocados por España para un evento internacional de primer nivel. La Copa Confederaciones que se celebra en Sudáfrica, como antesala del Mundial 2010, es la cita. Vicente del Bosque se lleva a Albiol (aún valencianista), Marchena, Silva, Villa, Mata y Pablo Hernández.


Campeonato Nacional de Liga

Tras una buena pretemporada, las buenas sensaciones se fortalecen al inicio del Campeonato de Liga. El Valencia lleva a cabo un fulgurante arranque de campaña, muy similar al de la temporada anterior, consiguiendo cinco victorias consecutivas fuera de casa (en Santander, Almería, Málaga, Pamplona y Bilbao), algo que nunca había conseguido en sus 90 años de historia. Estos registros le convierten en el mejor equipo de la Liga lejos de su estadio y le aúpan a los primeros puestos de la clasificación y a acariciar el liderato.

Sin embargo, los resultados en casa se tuercen en los primeros partidos de la temporada. Los goles encajados en los últimos minutos contra Sporting de Gijón, Atlético de Madrid y RCD Mallorca lastran al equipo que regresa, por méritos propios, a la zona Champions. Así el año 2009 va cerrándose con buenos resultados y cierta euforia en los aficionados, aunque sin Silva durante el último mes por lesión. Vivos en todas las competiciones, y con los delanteros en plena forma, el año 2010 presentaba un excelente panorama, cerrando el equipo la primera vuelta con 43 puntos.

Es con el nuevo año cuando el equipo se encarama a la tercera plaza de la tabla para no abandonarla ya más en las 32 jornadas restantes. En un partido no apto para cardíacos en la jornada 16, un gol en el tiempo de descuento de Nikola Zigic ante el Espanyol coloca al Valencia en la tercera posición. Sin embargo, los registros del equipo en la Liga son igual de buenos que antagónicos. En la primera vuelta de la Liga se queda a sólo dos puntos de convertirse en el mejor visitante del campeonato. Logra 23 puntos lejos de Mestalla con siete triunfos, dos empates y una derrota. Sin embargo tras el ecuador, los números dan la vuelta. En casa el equipo de Unai Emery se hace intratable. Encadena 12 partidos sin perder como local, en los que saca 34 puntos sobre 36 posibles. Este fue su principal aval para regresar a la Liga de Campeones sin necesidad de pasar por la fase previa.

En el capítulo de goleadores, los números al finalizara la temporada fueron: David Villa (21 goles); Juan Mata (9 goles); David Silva (8 goles); Pablo Hernández (5 goles); Nikola Zigic (4 goles); Carlos Marchena, David Navarro, Joaquín Sánchez y Éver Banega (2 goles); Alexis Ruano, David Albelda, Jordi Alba y Jeremy Mathieu (1 gol).


Copa del Rey

El transcurrir del Valencia CF por la Copa del Rey no fue en absoluto plácido. El primer rival en el campeonato es el CD Alcoyano, contra quien se cumplen los pronósticos aunque con más apuros de lo esperado. El partido de ida se disputó el 28 de octubre de 2009 en el Collao, y el conjunto valencianista se impuso por la mínima. Un gol de Joaquín en los primeros compases del partido dio una victoria al Valencia que parecía encarrilar la eliminatoria, tras un encuentro anodino y de baja calidad, en el que el equipo local llevó la iniciativa.

Todo apuntaba a que el partido de vuelta sería un mero trámite, pero nada más lejos de la realidad. La buena trayectoria del equipo en la Liga no se vio refrendada con una buena actuación en la Copa, y los hombres de Unai Emery pasaron muchos más apuros de lo que se podía imaginar ante un equipo de la Segunda División B que puso más entusiasmo e ilusión que los blanquinegros. Ya sea por el exceso de confianza, las rotaciones o la expulsión de Alexis, se vio con la soga al cuello en los últimos minutos pese a haberse adelantado en el marcador con goles de Marchena y Zigic en la primera parte. El Alcoyano tiró de moral y remontó el partido, poniéndo el 2-2 en el marcador en el minuto 83 y llevando el miedo a unas gradas que no creían lo que estaban viendo. Al final, todo quedó en un susto y el Valencia pasó la eliminatoria.

En los octavos de final, el susto pasó a pesadilla. En el partido de ida, disputado el 6 de enero de 2010, el Deportivo de La Coruña le complicó mucho la vida a los ches al ponerse 0-2 en los primeros minutos de la segunda parte debido a los ya habituales problemas defensivos. La inseguridad en el juego pusieron muy cuesta arriba la eliminatoria, aunque un gol de Silva a qjuince minutos del final abrió la esperanza de cara al partido de vuelta.

En el encuentro de vuelta, el Valencia hizo lo más difícil. En una primera parte fascinante, los de Unai Emery le dieron la vuelta a la eliminatoria y se fueron al descanso con un 0-2 en el marcador que ponía las cosas de modo inmejorable. Dos goles de Nikola Zigic parecían dejar más que encarrilada la clasificación. Sin embargo tras el descanso, un incomprensible pájara de los valencianistas permitió a los gallegos poner las tablas en el marcador y dejar al Valencia fuera de la competición. Éste fue el primer gran palo de la temporada. Las críticas arreciaron contra los jugadores por su escasa intensidad, pero también contra el entrenador por su falta de reacción.

Europa League

La participación del Valencia CF en la nueva Europa League, anterior Copa de la UEFA, estuvo plagada de polémicas arbitrales que le perjudicaron hasta el punto de provocar su eliminación en los cuartos de final. En la fase previa de clasificación, el conjunto che tuvo que superar el obstáculo del Stabaek noruego, al que derrotó en el partido de ida, celebrado en el Telenor Arena el 20 de agosto de 2009 por 0-3, con goles de Pablo Hernández, David Villa y Joaquín, en un partido en el que los nórdicos aguantaron a los ches poco menos de media hora. En el partido de vuelta, que se disputó una semana más tarde en Mestalla, el Valencia cumplió y se impuso sin dificultades y jugando a medio gas a un inofensivo Stabaek, con el canterano Miku como gran estrella con su triplete goleador. El resultado global de la eliminatoria, 7-1 a favor del Valencia, pone de manifiesto la enorme superioridad en ambos partidos del equipo valencianista.

En la fase de grupos inicial, el equipo de Mestalla queda encuadrado en el grupo B junto a Génova, Lille y Slavia de Praga. La trayectoria del equipo en esta fase inicial es impecable, clasificándose como como líder e invicto. En la primera jornada, el Valencia visita el Stade Metropole para medirse al Lille, sumando un punto al empatar a uno en un encuentro de fuerzas parejas, pero que el equipo español tuvo en sus manos tras adelantarse en el marcador con un gol de Mata en el minuto 77. Sin embargo, una jugada de infortunio a cinco minutos del final le privó de la victoria.

En la segunda jornada, el Valencia se impuso por 3-2 al Génova en Mestalla en un encuentro de locos que tuvo cuatro goles y dos penaltis en una segunda mitad trepidante. Los valencianista comenzaron perdiendo el choque, lo remontaron con goles de Silva y Zigic, y luego vio como el Génova empataba de penalty. No fue hasta el minuto 80 cuando el Valencia volvió a ponerse por delante en el marcador gracias a otro penalty marcado por Villa. Este resultado dejaba al conjunto valencianista como líder del grupo.

La tercera jornada trajo al Slavia de Praga a Mestalla. En un encuentro muy duro, el no pudo pasara del empate ante los checos que dejó un sabor muy amargo. Se perdió la oportunidad de encarrilar el pase a la siguiente ronda ante el rival más débil del grupo con un juego que dejó mucho que desear. Las carencias del Valencia sin Silva, Mata y Villa quedaron al descubierto, y el gol de David Navarro en la segunda parte no hizo más que maquillar un pobre resultado.

El equipo sabía que tenía que reaccionar cuando, el 5 de noviembre, le devolvió la visita a los checos. Todo empezó bien, el equipo funcionaba y lo que parecía una plácida victoria se truncó de la forma más dura e inexplicable posible. Los hombres de Emery ganaban por 0-2 a falta de diez minutos gracias a los goles de Joaquín y Maduro, contaban con un hombre más sobre el terreno de juego y acumulaban ocasiones para certificar la goleada, pero en un abrir y cerrar de ojos se produjo el diluvio universal y el Slavia de Praga empató el encuentro a falta de ocho minutos para el final. Una película que empezaba a repetirse con demasiada frecuencia.

El Valencia enderezó el rumbo en las dos últimas jornadas. El 2 de diciembre recibía la visita del Lille en Mestalla y los de Emery se pusieron las pilas, derrotando con meridiana claridad a los franceses, que llegaban a Valencia como líderes del grupo y se marcharon goleados por 3-1 con dos goles de Joaquín y uno de Mata. La clasificación para la siguiente ronda se atisbaba con más tranquilidad, a pesar de tener que viajar a Génova en la última jornada.

En la última jornada el Valencia logró, con muchísimo sufrimiento, una agónica clasificación para los dieciseisavos de final al ganar por 1-2 en Génova en un partido en el que David Villa fue protagonista al fallar un penalty a cinco minutos del final y lograr el 1-2 en la prolongación. El Valencia, que se había adelantado poco antes del descanso con un gol de Bruno, no hizo un partido brillante pero supo estar a la altura de un partido áspero de principio a fin.

En las eliminatorias el bombo emparejó al Valencia con el Brujas belga. La ida se disputa en el estadio Jan Breydel el 18 de febrero de 2010, y el choque en sí es un despropósito. El colegiado francés, Tony Chapron, se encarga de castigar con dureza a los ches y de retirar la mirada ante la violencia de los locales. El central belga, Carl Hoefkens, destroza el ligamento de uno de los tobillos de Jeremy Mathieu y ni siquiera se lleva una cartulina, mientras que Silva fue expulsado por una acción menor. Un incomprensible error del guardameta Miguel Ángel Moyá propició el único gol del partido y supuso su salida de la portería valencianista. Emery nunca le perdonó aquel fallo.

En el partido de vuelta, el conjunto blanquinegro tiró de garra y coraje para superar el resultado de la ida. El Valencia se adelantó nada más empezar el partido con un gol de Juan Mata, pero el Brujas se mostró como un equipo rácano que logró su objetivo de llegar a la prórroga, aunque nunca llegó a inquietar a un Valencia que fue el que puso el juego y las ocasiones. Ya en el tiempo de prolongación, dos goles de Pablo Hernández certificaron el pase a la siguiente ronda.

En los octavos de final, el rival fue el Werder Bremen alemán. El partido de ida se disputó en Mestalla, el 11 de marzo, y los germanos se adelantaron con un inexistente penalty que sólo vio el árbitro Martin Atkinson, quien además expulsó a Banega por una supuesta agresión sobre Marin. A base de mucho esfuerzo, el Valencia logró empatar gracias a un gol de Mata mediada la segunda mitad. Pese a intentarlo, todos los factores estuvieron en contra del Valencia para lograr la victoria.

El Weserstadion acoge el partido más alocado y fantástico de la campaña. El 18 de marzo, en plenas Fallas, el Valencia necesita marcar en Alemania para pasar y se lo toma al pie de la letra. 0-1, 0-2, 1-2, 1-3 para acabar empatando a cuatro con hat-trick de Villa y un gol de Mata. La Nit del Foc adelantó unas horas su eclosión y Valencia ardió con tamaña exhibición que suponía el pase a los cuartos de final de la Europa League.

El colegiado alemán Florian Meyer sería el verdadero protagonista de la eliminatoria de cuartos de final entre Valencia y Atlético de Madrid, que tuvo sus prolegómenos en Mestalla el 1 de abril de 2010. El resultado final de 2-2, con goles de Fernandes y Villa, dejaba muy cuesta arriba la clasificación, que se decidiría una semana más tarde en el Vicente Calderón.

Es cierto que el Valencia se mostró temeroso en la ribera del Manzanares, pero no es menos real que el gran protagonista del duelo fue el árbitro Florian Meyer, que escatimó dos claros penalties al Valencia, aunque lo del segundo en el minuto 86 no tiene ni perdón, ni explicación. Con seis árbitros sobre el césped y dos encargados de las áreas, es inconcebible cómo nadie vio, o prefirió o no ver, un agarrón escandaloso sobre Nikola Zigic. Pese a que el serbio mostró al colegiado su camiseta rota a la altura del pecho, nadie quiso ver nada y el encuentro finalizó con el empate sin goles inicial. La Europa League termina para el Valencia con la certeza de que el fútbol, ese 8 de abril, se dejó buena parte de la justicia arbitral pisoteada en el camino.

Plantilla de la temporada 2009-2010

Presidente Manuel Llorente
Entrenador Unai Emery
Porteros César, Moyà
Defensas Alexis, Bruno, David Navarro, Dealbert, Marchena, Mathieu, Miguel, Jordi Alba
Medios Albelda, Baraja, Banega, Joaquín, Maduro, Manuel Fernandes, Míchel, Pablo Hernández, Vicente
Delanteros Chori Domínguez, Mata, Miku, Silva, VillaZigic

0
0
0
s2sdefault